Se habla de:

FC Barcelona

article title

La historia del Barcelona en el Mundial de Clubes

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El FC Barcelona se encuentra ante la posibilidad de ganar un título injustamente menospreciado como es el Mundial de Clubes de la FIFA, la Copa Intercontinental de toda la vida, ya saben, cosas de Blatter, el dinero y compañía. Pero un título al fin y al cabo. No muchos jugadores tienen la oportunidad en su carrera de ganarlo y el simple hecho de participar lleva implícito haber sido campeón de Europa. Así que, comencemos a reconocer la importancia que este torneo merece.

El Real Madrid y el Milán lo han ganado en 4 ocasiones, son los clubes que más veces lo han hecho (sumando Intercontinental y Mundialito). El Barça lo ha conseguido en 2 ocasiones y tiene por lo tanto la posibilidad de alcanzar su tercer entorchado y situarse en el segundo escalón igualando a como Boca, Peñarol, Sao Paulo, Inter de Milán y Bayern que tienen 3.

La primera participación del club blaugrana tuvo lugar en 1992 en Tokio. Eran ya muchos los años esperando ganar una Champions y el Dream Team lo consiguió al fin gracias al gol de Koeman en aquella mágica prórroga en Wembley. Sin embargo no corrió la misma suerte en Japón y cayó derrotado por 2-1 ante el Sao Paulo de Cafú o Raí (autor de los dos goles) entre otros. La primera Intercontinental debía esperar aún.

Tan larga fue la espera que no llegó nunca. La FIFA decidió cambiar el nombre por Mundial de Clubes y el formato (campeón de la Champions vs campeón de la Libertadores); tras varias pruebas, aumentó el número de equipos participantes de 2 a 7, incluyendo a los campeones de Asia, Concacaf, África, Oceanía y un invitado del país organizador. En el año 2006 el Barça de Rijkaard ganó épicamente la Champions en París con un gol de otro defensa, Belletti, y al igual que en el 92’ también perdió la final contra un equipo brasileño y también en Japón; el Internacional de Porto Alegre de unos jovencísimos Alexandre Pato y Luiz Adriano. El resultado fue de 1-0. Una nueva desilusión.

 

Sin embargo, una persona se empeñó en cambiar la historia del Barça, y vaya si lo hizo… Pep Guardiola cerró el histórico “sextete” del año 2009 con el Mundial de Clubes en Abu Dabi. Al contrario que la final de Champions donde ganó con holgura por 2-0 al Manchester United, corría el minuto 88 y el Barça caía ante el Estudiantes de La Plata de Sabella, Enzo Pérez y la brujita Verón. Los viejos fantasmas sobrevolaban la mente de los aficionados culés… pero el Barça de Pep era diferente a todos. El don de la ubicuidad de Pedrito y el corazón de Messi hicieron el resto. El Barça era campeón del mundo por primera vez en sus más de 100 años de historia, para darnos cuenta de la dificultad que entraña ganar este torneo “menor”. Las lágrimas de Guardiola lo dicen todo.

Dos años más tarde en 2011 el Pep Team tenía la oportunidad de volver a hacer historia. La cuarta Champions llegó de forma sublime tras derrotar al Manchester United por 3-1 en Wembley. En el estadio internacional de Yokohama (estadio de la final de este año), no menos sublime fue el 4-0 que le endosó el Barça al Santos de Neymar, quién quizá se enamorase del club en aquel partido, doble felicidad para los culés de ser así. El propio Pep Guardiola ha admitido que es el mejor partido del Barça con él como entrenador. La cima del fútbol.

Dos títulos de cuatro posibles descubren lo complicado de ganar dicho título. El viaje, el jet lag, la acumulación de partidos y los correosos equipos sudamericanos así lo confirman. Si todo marcha con normalidad, la final del Mundial de Clubes de la FIFA 2015 será FC Barcelona-River Plate. El Barça de Luis Enrique y de la MSN ha hecho, hace y quiere seguir haciendo historia. Bajo mi modesta opinión, es una oportunidad que no se puede (debe) desaprovechar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados