Baloncesto

article title

Moses Malone. El dueño de los tableros

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El pasado domingo fallecía a los 60 años en la ciudad de Norfolk, Virginia, uno de los mejores jugadores en la historia de la NBA, Moses Malone.

Instituto

Malone desarrolló su carrera colegial en el instituto de su ciudad natal, Petersburg (Virginia), de donde se despidió con dos últimos años (1973 y 1974) asombrosos. Petersburgh acabó dos temporadas consecutivas con un balance de 25-0 y, obviamente, quedó campeón estatal en ambas ocasiones.

ABA

Las universidades se lo rifaban pero Malone prefirió hacerse profesional desembarcando en la moribunda American Basketball Association. En el primer año jugó en los Utah Stars y, pese a un balance de 38 victorias y 46 derrotas se metió en playoffs (lo hacían ocho de los diez participantes) donde cayó en primera ronda ante Denver Nuggets.

Los Stars desaparecieron pero Malone, elegido en el quinteto de rookies de la temporada 1974/1975, disputó la siguiente edición de la ABA, la última de la historia, en el Spirit of Saint Louis que no logró jugar postemporada.

Cuatro equipos en dos meses

La absorción de la ABA por parte de la NBA provocó muchos cambios de jugadores. Uno de los más afectados fue Moses Malone que en agosto de 1976 era legalmente jugador de los New Orleans Jazz, luego pasó a ser de Portland Trail Blazers, debutó en la NBA el 21 de octubre de 1976 con Buffalo Braves y una semana después se estrenaba con los Rockets donde sí permaneció muchos años, nada menos que seis donde cimentó su leyenda reboteadora.

Houston Rockets

Malone estuvo seis años en Houston. En el primero los Rockets lograron 49 victorias, récord de la franquicia en ese momento y perdieron la final de conferencia, el segundo fue un desastre, con solo 28 victorias la peor marca de la franquicia en los últimos 45 años. En los cuatro siguientes, ya asentado como titular indiscutible, Houston jugó siempre playoffs pero se quedó sin el ansiado anillo al caer en la final de 1981 ante los Celtics de Larry Bird por 2-4 con una actuación extraordinaria de Moses Malone que fue el máximo anotador de su equipo en tres partidos y el máximo reboteador en total en los seis que se jugaron.

Fueron los últimos partidos de Malone en Houston, una franquicia que acusó mucho su marcha porque en la 1982/1983 solo logró 14 victorias, peor marca en la historia de los Rockets incluso en el día de hoy. Pero inmediatamente se recuperaron con la llegada de Olajuwon.

El anillo en Philadelphia

El destino de Malone fue Philadelphia, un equipo ganador gracias a Julius Erving o Maurice Cheeks entre otros pero que había perdido sus tres últimas finales (1977 ante Portland y 1980 y 1982 ante los Lakers).

Y en el primer año de Malone en el equipo consiguieron 65 victorias –segunda mejor marca en la historia de la franquicia tras las 68 en el anillo de 1967 con Wilt Chamberlain– y el título, el último logrado por los Sixers.

En las finales de 1983, donde Philadelphia barrió a los Lakers, Moses Malone fue el máximo anotador de su equipo en los cuatro partidos y el máximo reboteador de cada encuentro de la final lo que le hizo merecedor del MVP de las series.

Nueve años más

Traspasado por Philadelphia cuando ya tenía 30 años, entre otras cosas por la presencia de Charles Barkley en el equipo, Malone alargó su carrera durante casi una década. En dos temporadas en Washington, donde coincidió con Bogues y Manute Bol, jugó en ambas temporadas los playoffs. Los tres siguientes años los pasó en Atlanta junto a Dominique Wilkins participando en dos postemporadas y disputado su duodécimo All Star consecutivo (1978-1989).

Después tuvo dos temporadas perdedoras en Milwaukee y una más en Philadelphia para despedirse el 27 de diciembre de 1994 jugando en los Spurs de David Robinson y Dennis Rodman.

El dominio del rebote

Moses Malone fue el máximo reboteador en seis temporadas, tres con Houston y otras tres con Philadelphia, cinco de ellas consecutivas (1981-1985), récord solo superado por Dennis Rodman que lo fue siete veces seguidas entre 1992 y 1998.

Malone es el tercer máximo reboteador en la historia de la liga (tras Chamberlain y Russell) y el que más rebotes ofensivos ha capturado porque esa fue la faceta donde más destacó, de hecho tiene las tres mejores marcas en una temporada con un récord de 587 rebotes ofensivos en el curso 1978/1979.

Malone todavía conserva el récord de rebotes ofensivos en un partido de temporada regular (21 en 1982 ante Seattle) y de playoffs (15 en 1977 ante Washington), la segunda mejor marca de rebotes defensivos (28, Kareem Abdul Jabbar tiene el récord con 29) y sus 37 rebotes ante los Jazz en 1979 se mantiene como la mejor marca de la NBA en los últimos 45 años.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados