Miscelánea

article title

Moratti, el indonesio Thohir y una venta inevitable

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

REDACCIÓN – El Inter ya no será más propiedad de la familia Moratti. Después de prácticamente medio año de negociaciones, acercamientos y alejamientos, filtraciones y viajes, especialmente durante el verano, el presidente Massimo Moratti ha anunciado que la firma del traspaso de la mayoría de las acciones del Inter a manos del magnate indonesio Erick Thohir

Hombre de negocios con participaciones en numerosos campos empresariales, Thohir también posee parte de las acciones de los Sixers de la NBA y del DC United en la MLS, en el ámbito deportivo. Sin embargo, su entrada en el Inter será su primera gran aparición en la élite del deporte. Junto a sus socios Roeslani y Soetedjo, comprará el 70% de las acciones del club interista, por un valor aproximado de 250 millones de euros, que irán destinados en gran parte a subsanar deudas. Moratti, por su parte, mantendrá todavía alrededor del 23% de la sociedad.

Massimo Moratti había tomado las riendas del equipo en 1995, después de que su padre Angelo hubiera sido el dueño del Inter hasta 1968. Durante su época el frente del club, el Inter ha pasado por etapas de luces y sombras, siempre con la frenética agitación que un equipo de la entidad del Inter lleva siempre a su alrededor.

La Champions League y el triplete conseguido en 2010 representan sin duda el mayor éxito deportivo de estos 18 años, además de las cinco ligas consecutivas conseguidas con Mancini en el banquillo y Calciopoli de por medio. La enorme deuda generada, el fracaso de numerosos proyectos, especialmente a finales de los '90 y principios del nuevo siglo y la inestabilidad deportiva galopante, con el paso de numerosos jugadores y entrenadores sin pena ni gloria, son algunos de sus grandes debes en su gestión.

De todas maneras, no hay que despedir a Moratti tan pronto. A medida que se vayan cerrando las últimas gestiones para terminar el traspaso de la propiedad -todavía debe pasar por el trámite de la aprobación en la asamblea extraordinaria de socios del 28 de octubre-, se conocerá el nuevo papel, secundario esta vez, de Moratti en el club. Con Thohir como dueño absoluto, Moratti podría mantenerse como presidente, siempre a la sombra, eso sí, de las directrices del indonesio. 

La llegada de Thohir busca sanear económicamente el club, impulsar nuevos proyectos deportivos y extradeportivos, como la construcción de un nuevo estadio, y relanzar la imagen del Inter en el sudeste asiático, especialmente en la misma Indonesia, donde los fans pueden contarse en millones. Las dudas las genera el cambio, la entrada en el “sagrado” Calcio italiano de manos extranjeras, en un fútbol tan apegado a la tradición y a la familia. De hecho, Thohir es solo el segundo propietario extranjero en el fútbol transalpino, después de la compra de la Roma por parte de un 'holding' americano, al contrario que ocurre en otras grandes ligas, especialmente en Inglaterra, donde es práctica habitual.

“Disgusta el cambio, ya que por una parte está el amor, mío y de mi familia, al Inter. Pero por otro lado, está el alivio de dejar al club en buenos manos”. Moratti se “despedía” así de 18 años como dueño del Inter. El lado sentimental que deja paso en el Inter a la imperiosa necesidad del cambio para relanzar a un equipo al borde del abismo económico y devolverlo a su posición en la élite.

[Sigue toda la actualidad del Inter en @InterSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados