Champions League

article title

¿Y si la proeza se repite?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Protagonistas de la mayor sorpresa de la actual edición de la Champions -que le pregunten a Guardiola- el conjunto monegasco vive días felices: no en vano los líderes de la liga francesa ya están entre los ocho mejores equipos del continente.

El precoz Leonardo Jardim, que a los 24 años ya tenía el título de entrenador, es el director de orquesta de un Mónaco que tiene en su futbol ofensivo su principal cualidad. Los monegascos marcan una media de 3 goles por partido y se han convertido en el equipo más goleador del continente. Otro rasgo característico de los blanquirrojos es su interesante mezcla de juventud y experiencia. El máximo exponente de la juventud en el principado tiene nombre propio: Kylian Mbappe Lottin, la mayor promesa de la cantera monegasca de los últimos 20 años desde la aparición de Thierry Henry. Se trata de un hábil delantero que tiene en la movilidad y la astucia sus principales cualidades, un jugador de apenas 18 años llamado a marcar una época en el mundo del futbol de continuar con su progresión. Falcao y Joao Moutinho ponen la experiencia en una plantilla joven con una media de edad de apenas 25 años.

LEER MÁS: Mendy, una exhibición de dos caras

Jardim ha implantado en su Mónaco un sistema de juego 4-4-2 muy definido, destacando un futbol combinativo y de apoyos, un juego directo, así como el largo recorrido de los laterales llegando a menudo hasta línea de fondo para nutrir de ocasiones al futbol ofensivo del conjunto del principado. La portería del Mónaco está decentemente cubierta por el veterano croata Subasic. La línea defensiva es la más floja del equipo, Glik y Jemerson forman la pareja central mientras Sidibe y Mendy ocupan los laterales derecho e izquierdo respectivamente.

Bakayoko y Mbappe celebran uno de los goles contra el Manchester City | PASCAL GUYOT/AFP/Getty Images

En la media el prometedor Tiemoue Bakayoko es el pivote correkilómetros no exento de calidad, junto a él suele actuar el ex del Real Madrid Castilla Fabinho, disponiendo de buenos sustitutos como el portugués Joao Moutinho y el brasileño Boschilia. Por fuera por los costados es la zona por donde el Mónaco genera mucho peligro con Lemar en el extremo izquierdo y el codiciado Bernardo Silva por la derecha. En la línea ofensiva se da una interesante mezcla con la movilidad de Mbappe y el remate de Radamel Falcao. Germain y Guido Carrillo le dan profundidad a un excelente potencial atacante que es la seña de identidad del club.

Una plantilla construida principalmente para atacar antes que para defender por las características de sus jugadores, lo cual demanda una solidez defensiva de la que adolece el Mónaco y que es su mayor hándicap, la falta de equilibrio de un equipo que ataca muy bien pero que no defiende tan bien. Quizás por ello los monegascos no se encuentren al nivel de los grandes favoritos a conquistar la Champions, pero su fútbol atrevido, dinámico y ofensivo es un aval que garantiza a los aficionados seguidores de este tipo de futbol que no se aburrirán viendo jugar a los blanquirrojos.

Una plantilla que está haciendo soñar a sus seguidores con rememorar viejos tiempos y alcanzar su mayor cota: aquella final de Champions del año 2004 donde el Mónaco liderado por Morientes, Giuly, Rothen y Evra a punto estuvo de alzar aquella orejona y proclamarse campeón de Europa. Desde entonces este Mónaco actual es el que más se asemeja a aquel, Mónaco sueña con repetir proeza y no quiere despertar. Si encuentran el equilibrio todo puede suceder…

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados