Multideporte

article title

Mixtos por la igualdad

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hace unos días, una niña llamada Emily Nash, de 13 años de edad, se impuso en un torneo de golf entre escuelas organizado en una localidad de Massachussets, en los Estados Unidos. Este logro deportivo habría sido irrelevante en una sociedad igualitaria tanto como en una humanidad que desatiende el deporte infantil o aficionado en cualquier comparación con la actividad profesional. Pero el triunfo de Emily no solo es destacable por haberse conseguido en un torneo mixto, sino porque su victoria no mereció el premio, que se otorgó al segundo clasificado.

No le sirvió a nuestra heroína disputar los mismos hoyos que sus rivales masculinos, salir desde el mismo punto (tee) en cada uno de los recorridos ni avanzar en cuatro golpes a sus perseguidores más próximos. Una vieja regla establece de forma implacable que las niñas solo pueden computar como miembros de un equipo, sumándose su desempeño al colectivo y desmereciendo su concurso individual. De ese modo, la gran actuación de la vencedora sirvió para sumar puntos a su colegio, no para recibir el trofeo que tanto merecía. Los organizadores y jueces se remitieron a la normativa para cerrar el asunto.

Los avances por la igualdad se producen a diario en el universo del deporte pero no alcanzan a todas las especialidades ni lo hacen con la contundencia necesaria. Tampoco es sencillo encajar los deseos de todos los grupos de interés que intervienen en este tema y menos aún determinar en qué deportes pueden competir hombres y mujeres mezclados o entre sí. En todo caso, un buen inicio sería desconectarse de la tradición que aporta normativas rancias y evolucionar tal y como lo hace la sociedad.

Existen algunos eventos que permiten su disputa en equipos mixtos pero solo un deporte, el korfbal se disputa con esa modalidad de forma reglamentaria. El motociclismo y el automovilismo son ejemplos de coexistencia masculina y femenina pese a que cada vez es más importante la forma física para su participación. Hace unas semanas, Ana Carrasco se convirtió en la primera mujer que se impone en una prueba de un campeonato mundial de motos. La Fórmula 1 o la Indycar han contado con representación femenina a lo largo de su historia: de las 956 carreras del campeonato del mundo entre 1950 y 2016, 16 han disfrutado de mujeres en la parrilla, un 1,67 por ciento; en la categoría estadounidense, de 304 pruebas disputadas entre 1996 y 2016, 211 han sido las que han tenido mujeres pilotando, un 69,41 por ciento. Otros deportes, como la equitación, la vela o el tenis han permitido parejas mixtas en exhibiciones y algún partido oficial.

Un importante paso adelante lo protagonizó el Comité Internacional Olímpico, que en su asamblea celebrada en el mes de junio aprobó una serie de medidas que facilitarán tanto el espectáculo como un mayor protagonismo de las atletas. De hecho, con estas iniciativas ha conseguido que, pese a reducirse el número de deportistas en general, los Juegos Olímpicos de Tokio sean los que mayor participación femenina van a registrar de toda la historia. Relevos como el 4 x 400 de atletismo y el 4 x 100 estilos en natación serán mixtos, al igual que alguna modalidad de triatlón, tiro con arco y dobles en el tenis de mesa.

(Getty)

El fútbol es indiscutiblemente un altavoz fabuloso para todo tipo de movimientos, en especial los de carácter social. El último encuentro de la Liga femenina, disputado entre Atlético de Madrid y Barcelona, tuvo niveles muy notables de audiencia, así como muchos otros acontecimientos con concurso exclusivamente femenino y que han sido fructíferos para el palmarés de sus países. En todo caso, cualquier herramienta saludable es buena para acercar a ambos sexos a la élite del deporte, con iguales retribuciones y premios.

Tampoco el periodismo queda exento de culpa en todo este embrollo. Según un estudio de la organización Women’s Media Center, en las secciones informativas de los medios de comunicación la de deportes es la menos femenina, dado que cuenta con una media del 11 por ciento de representación, seguida por la información meteorológica, con un 28 por ciento, y la de juzgados, con un 32 por ciento de mujeres enroladas. Son datos que corresponden a estructuras norteamericanas pero no son irrelevantes en su extensión al resto del mundo. Todos los actores del deporte, proyección de los actores de la sociedad, estamos llamados a seguir adelante, a evitar discriminaciones de cualquier tipo y a fomentar la igualdad porque una educación igualitaria tiene la oportunidad de aprovecharse del talento de toda la población, no solo de una mitad.

Foto de cabecera: Web Golf.com

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados