Vintage

article title

Miloš Krasić se parecía a Nedved, pero no era

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Tras su regreso a la Serie A de la Juventus, luego del descenso administrativo por el “Calciopoli”, el equipo turinés buscó armar una plantilla competitiva tras la marcha de varios de sus jugadores más importantes.

Para la temporada 2010 se hizo con un extremo, serbio, rubio y de buen andar en el CSKA Moscú, que por su cabellera podría hacer recordar a Pavel Nedved. Pero no, Miloš Krasić, solo se parecía al checo.

En aquella temporada aún se consideraba en Europa que los futbolistas destacados de la liga rusa podrían tener actuaciones de alto nivel de manera consistente, cuando jugadores como Andréi Arshavin o Román Pavliuchenko luchaban por mostrar consistencia en la Premier League.

La Juventus le pagó al CSKA un traspaso que estuvo alrededor de los 15 millones de euros por Krasić y todo hacía parecer que en Turín hacían un gran negocio. Su primera temporada con la Juve fue positiva, al menos desde lo estadístico, disputando 41 partidos entre Serie A, Copa Italia y Europa League, anotando 9 goles.

Lamentablemente para el serbio el equipo terminó en decepcionante séptimo lugar, lo que llevó al club a hacer algunos cambios, el primero de ellos fichar a Antonio Conte como técnico.

Krasić no tuvo entrada en el esquema de Conte disputando apenas 7 partidos, en medio del regreso de la Juventus a dominar la Serie A.

Tras su paso por Italia, Krasić arribó al Fenerbahçe, previo pago de alrededor de 7 millones de euros, disputando apenas 27 partidos en esa temporada, luego se marchó cedido al Bastia donde tampoco pudo reencontrarse con el jugador que parecía deslumbrar en Moscú, para que su carrera se terminara diluyendo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados