Fútbol inglés

article title

Mikel Merino, el pilar de Benítez

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

De un tiempo a esta parte, los centrocampistas españoles que recalan en la Premier League suelen dejar casi siempre una imagen positiva en el terreno de juego por esa calidad diferencial con la pelota en los pies. Quizá Silva sea el mejor ejemplo, seguido de FàbregasMata o Ander Herrera. Ellos, con muchos encuentros a sus espaldas en la competición inglesa, alguna vez se han convertido en los líderes de sus equipos. Ahora, Mikel Merino acaba de aterrizar en las islas y en apenas siete jornadas ya se ha ganado a los aficionados del fútbol inglés.

En Newcastle están felices. Recién ascendidos a la Premier, ocupan la novena posición con 10 puntos, tras jugarse siete jornadas de competición liguera. Pero no solo se sienten satisfechos por el devenir del equipo, sino por el juego de uno de sus fichajes españoles. El navarro Merino, cedido del Borussia Dortmund, ha vuelto a sacar a relucir a su mejor fútbol y el Newcastle ya ha ejercido la opción de compra por él.

Benítez, fundamental

Mikel Merino fichó por el club alemán por petición expresa del entonces entrenador Tüchel. De primeras, parecía que el técnico era quien más fuerte apostaba por él y el futbolista, después de devolver a Osasuna a Primera División, voló a tierras alemanas. Allí, sin embargo, pese a que a priori se estaba formando un equipo de jóvenes promesas y se daba a entender que era un lugar propicio para que Merino continuase creciendo, el centrocampista no encontró su sitio.

La competencia en su demarcación, liderada por Weigl, le retrasó a la posición de central. En esa demarcación Merino también demostró tener buenas cualidades, pero a su vez se perdía su mejor versión. Relegado al banquillo e incluso a la grada –solo participó en 282 minutos en la Bundesliga–, las promesas de Tüchel no se cumplieron y decidió que era el momento de salir del BVB.

En principio se acordó que Merino dejaba el club alemán en calidad de cedido, pero a su vez el Borussia estableció unas cláusulas muy fáciles de cumplir en el nuevo contrato con el Newcastle. Así, todos salían ganando, incluido Benítez. Si antes fue Tüchel, ahora el entrenador español era quien más creía en el jugador. Él pidió e insistió al Newcastle sobre su fichaje y, al contrario que el técnico alemán, Benítez no solo se ha quedado en las palabras.

Todocampista

Mikel Merino ha jugado en las siete jornadas de Premier hasta la fecha y en seis partidos ha sido titular. Tan solo jugó 15 minutos en la jornada inaugural –salió en el minuto 75– y, desde entonces, el centro del campo ha sido suyo. Nuevo en el equipo, en el mes de septiembre fue nombrado mejor jugador del Newcastle y los hinchas solo hablan maravillas de él.

Como él mismo ha reconocido, vuelve a sentirse futbolista. Y lo ha conseguido en el puesto donde le ha llevado a ser titular indiscutible en la Selección Española sub-21: el centro del campo. Bien dotado técnicamente, puede cubrir desde la zona de pivote hasta las inmediaciones del área rival, donde en más de una ocasión ha asegurado que se siente muy cómodo. En Osasuna jugó en ambas posiciones y fue el mejor; en el Borussia apenas tuvo minutos en la medular, y ahora en Newcastle Benítez le ha vuelto a dar las llaves del equipo.

Con mejores o peores minutos, pues aún necesita adaptarse completamente al juego del equipo en particular y de la liga en general, está destacando por su buena colocación en el campo y por su trabajo tanto en el corte como en la creación. Porque Merino, alto y espigado, mide bien los tiempos a la hora de robar y también posteriormente cuando al equipo le toca atacar. Con visión de juego y un pase certero en corto y en largo, el navarro sabe superar líneas con un toque e incluso llegar desde segunda línea y marcar.

La Premier, competición abierta y de mucho recorrido, pondrá a prueba el físico de Merino, quien ya en Alemania ganó peso y masa muscular. Es un futbolista que abarca muchas zonas y su potente zancada la permite llegar bien atrás para recuperar posición o alzarse al ataque cuando recibe la pelota. Por todo ello, Benítez considera que el juego del Newcastle debe pasar por los pies de Merino. El jugador, hasta el momento, ha sabido dominar ambos juegos: el característico español y cuando recibe menos la pelota, aunque a él lo que le gusta es dominarla, cuanto más mejor.

El centrocampista español ya ha llamado la atención en su equipo y en la liga. Tan solo han pasado siete jornadas y el Newcastle ha requerido de sus servicios para cinco temporadas, por el momento.

“Estoy muy contento de haber podido lograr que Mikel pertenezca al club permanentemente. Ha jugado muy bien desde que se unió a nosotros. Se ha adaptado rápidamente, tiene mucha calidad con la pelota y está dispuesto a aprender –eso es una parte crucial de su desarrollo futuro–”, afirmó Benítez.

Merino ha encontrado en Inglaterra en lugar propicio para hacerse valer y con un técnico que, ahora sí, confía en él. El fútbol de Merino mira con optimismo hacia el futuro mientras disfruta del presente.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados