Se habla de:

Fútbol italiano

article title

Mihajlovic reverdece a la Sampdoria

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Curiosamente, ha tenido que venir otro técnico serbio para que el equipo genovés vuelva a colarse entre los grandes del fútbol italiano. Lo de Vujadin Boskov son palabras mayores, el Scudetto de 1991, las dos Coppa Italia en 1988 y 1989 o la famosa final de la Copa de Europa en Wembley así lo acreditan. No obstante, el “bombardero de Borovo” ha devuelto la ilusión a un equipo condenado a años de ignominia y desprestigio. En la palma del combinado blucerchiati caben más desilusiones que discursos en la boca del farsante, pero en los últimos meses la Sampdoria ha experimentado un giro de 180 grados. Tras un primer año que ha sido un perfecto caldo de cultivo, el ex entrenador de Serbia no puede hacer otra que no sea seguir creciendo de la mano del conjunto genovés. Y viceversa. El preparador serbio cogió a un equipo en puestos de descenso y logró salvarlo a falta de cinco jornadas. Ahora su equipo ocupa la quinta posición, a solo dos puntos del Nápoles, que marca la última plaza de Champions. Definitivamente, la Sampdoria ha dejado de ser el chiste fácil en la oficina.

No logró clasificar a Serbia para el Mundial de Brasil y decidió tomar la ruinosa herencia que había dejado su homónimo Delio Rossi. Ha logrado hacerse con un caballo desbocado e impetuoso como la Sampdoria y su gente. Su palmarés y paso por el club como jugador le allanaron la opinión pública del hincha. Las posibilidades de consumar el descenso cada vez eran más reales, el equipo andaba desorientado y la defensa era un puro trámite para los atacantes rivales. Poco a poco, con mucho tino y presteza, Mihajlovic ha ido eliminando las muchas taras y sombras que tenía la squadra genovesa. Ahora juegan de un modo más conjuntado y alegre y, por momentos, ejecutando a la perfección eso que algunos opinadores ocasionales llaman buen fútbol. Con 34 puntos, la Sampdoria ha hecho los deberes antes de lo esperado y tener el granero lleno de puntos siempre es una buena noticia ante las posibles crisis futuras. La progresión continua siendo ascendente, toca disfrutar sin renunciar a nada, pero con pasos firmes y seguros que nunca pierdan el norte. El infausto recuerdo de intentar entrar en Champions aún revolotea por Génova, la Sampdoria pasó de jugar la previa en la temporada 2009/10 para 12 meses más tarde descender a los infiernos de la Serie B. Si los de Mihajlovic logran mantener el ritmo y finalmente entran en Europa, Ferrero tendrá que realizar un desembolso importante si quiere evitar a los fantasmas del pasado.

La mejoría en la retaguardia es una de las claves a destacar. Ahora los jugadores se dejan trozos de piel en el campo. Son el tercer equipo menos goleado, sólo la Roma y la Juventus han encajado menos tantos, que se dice pronto. El triángulo que forman Viviano y la pareja de centrales, SilvestreRomagnoli, está siendo fundamental. Emiliano Viviano fue uno de los porteros más destacados del campeonato italiano cuando defendía los colores de la Fiorentina, se marchó al Arsenal y no contó con minutos. Egresó por la puerta de atrás del Emirates, pero en el país de la bota vuelve a sentirse importante y su buen estado de forma ha provocado que todo un Sergio Romero tenga que conformarse con ver los partidos desde el banco. Alessio Romagnoli aporta la juventud, una sobriedad impropia de su edad y un espacio enorme por delante para seguir creciendo. A su lado, Matías Silvestre, que pasó por los dos equipos de Milán como lo hace la maquinilla de afeitar sobre la barba de un hipster: de puntillas. Sin embargo, en Génova está volviendo a demostrar que es un zaguero de garantías. Veteranía, carácter y el saber estar que en momentos puntuales le puede faltar a su compañero. Por si fuera poco, Daniele Gastaldello, uno de los jugadores más queridos en el club, también cuenta con bastantes minutos de juego. Más argamasa competitiva para el muro de Marassi.

Mención especial merece Pedro Obiang, uno de los mejores “pulpos” de la Serie A. El de Alcalá de Henares es el centro neurálgico de todo el equipo. Viéndole jugar un par de partidos enseguida te das cuenta que es un mediocentro de otra ralea. Su regularidad raya lo sobresaliente. Como para empezar a pensar que Del Bosque le puede dar una oportunidad en la absoluta. Destaca por su colocación y lectura táctica. Una roca con unas condiciones físicas envidiables.

Ahora el sol sale por Génova. Los diluvios de incertidumbres se han trasladado unos quilómetros al norte, hacia Milán concretamente. El equipo compite, pega más y es capaz de jugar de tú a tú con los machos alfas del campeonato. Han empatado contra la Juventus y la Roma, y además ganaron el jaranero derbi contra el otro equipo de la ciudad. Con Ferrero en el palco y Sinisa en el banco; Muriel y Eto´o aportando sabia nueva al equipo y un grupo con unas ganas primarias por seguir en la zona noble de la tabla, la Sampdoria tiene motivos para pensar que el próximo año pueden volver a jugar a las 20:45.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados