Tenis

article title

Miami y Nadal: ¿este año sí?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Su buena reacción en el partido de tercera ronda ante Kohlschreiber, las ausencias de Andy Murray y Novak Djokovic -ganadores de las últimas seis ediciones del torneo estadounidense-, y la apertura de su lado del cuadro, con el fiasco de Dimitrov y la lesión de Raonic, han reabierto un viejo debate: ¿ganará alguna vez Rafa Nadal el torneo de Miami, uno de los pocos que faltan en su extenso palmarés? Tras cuatro finales perdidas, ante tres rivales distintos, y en un estado de forma realmente bueno, parece que el balear vuelve a estar preparado.

Antaño, el manacorí era un jugador tildado de exclusivo de tierra batida, pero pocas veces se menciona que fue en Miami, en una pista dura, donde se dio a conocer. Fue en marzo de 2004, cuando tenía apenas 17 años, y se enfrentaba en tercera ronda al por entonces número 1 del mundo, un tal Roger Federer. Nadal sorprendió al suizo, que ya había ganado un par de Grand Slams y comenzaba a instaurar su dominio en el circuito. Un año después, Nadal jugó en Miami su primera final de Masters Series -actuales Masters 1000-, también contra Federer, y estuvo a punto de dar la sorpresa, al ir 2-0 arriba, pero el de Basilea le dio la vuelta al partido y evitó una segunda campanada seguida.

LEER MÁS: Nadal, milenario

Tres años después, en 2008, Nadal era un jugador mucho más completo, habiendo jugado ya dos finales en Wimbledon, y comenzaba a plantearse arrebatar el número 1 a Federer. El suizo, que no hizo un buen inicio de campaña, caía en cuartos de Miami ante Roddick, dejando el camino algo más despejado a Nadal. El español, de 21 años en ese momento, se plantó en su segunda final en Florida, con el ruso Davydenko como rival. Era un rival que nunca se le terminó de dar bien y la inspiración del ruso en esa final evitó el título de Nadal (6-4, 6-2). Aún era joven y habría más oportunidades en suelo americano.

Rafa Nadal tras superar a Kohlschreiber en Miami | Julian Finney/Getty Images

Tras dos años intentándolo de nuevo, cayendo en cuartos ante Del Potro en 2009 y en semifinales ante Roddick en 2010, Nadal volvió a otra final en 2011. Las sensaciones eran muy buenas, pues era el número 1 y había barrido a Federer en las semifinales. Sin embargo, el rival en la final era un Djokovic que comenzaba a ser la gran bestia que dominaría el circuito aquel año. Rafa arrancó ganando el primer set, pero el serbio reaccionó y todo se decidió en el tiebreak del tercero, donde Djokovic sobrevivió a su rival y seguía su invicta racha en el inicio de 2011. Por tercera vez, el título de Miami era esquivo a las manos de Nadal.

No obstante, el español no desistió en su intento y hubo más oportunidades. En 2012 se plantó en semifinales, pero una lesión en la rodilla le impidió salir a la pista ante Murray. Dos años más tarde, en 2014 y de nuevo como número 1, regresó a la final tras superar un duro partido con Raonic en cuartos. El rival volvió a ser Djokovic y, mucho más fácilmente que tres años atrás, el serbio volvió a ganar, cimentando su remontada hacia el primer puesto de la clasificación, que certificaría tres meses después en Wimbledon.

Ahora las cosas han cambiado, o eso parece. Su bestia negra en Florida, Djokovic, está en casa reposando para solucionar sus problemas en el codo, y el número 1, Murray, está en una situación parecida. Sólo Nishikori o el inspirado Sock parecen posibles rivales hacia una quinta final en Miami, donde, quién sabe, podría esperarle Wawrinka, o una final soñada con Roger Federer, en el escenario en el que todo empezó. ¿Será 2017 el año, por fin, en el que Nadal levante el trofeo en Miami?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados