Espanyol

article title

Método Quique

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Plan, plantilla y entrenador. 3 variables interrelacionados y un objetivo: el éxito. Si uno falla, el resto lo acusa: si a un taburete le falta una pata difícilmente se sostendrá. Con la llegada de Míster Chen, el Espanyol ya tiene un plan (al menos, inicial), ha reforzado la plantilla y ha elegido a un líder consagrado: Quique Sánchez Flores. De la mano de Rodrigo Fáez y su beINSIDE, en marzo descubrimos el ‘Método Quique’ en el Watford.

Trabajar, trabajar y trabajar, pero todo a su debido tiempo. Quique considera que no por estar más horas eres mejor entrenador, pues es necesario tener la mente clara. Ser eficaz. En este sentido, oír música, ver películas, hacer deporte o leer se convierten en algunas de las mejores alternativas al estrés.

El entrenador debe ser el guía que establezca las pautas a seguir. Su función, al fin y al cabo, no es otra que facilitarle la tarea a sus jugadores. Quique, consciente de ello, apuesta por programas de eficiencia con el objetivo de conocer si el equipo progresa o no en las distintas situaciones de juego: saber si una posesión genera o no algo, si tener el balón condiciona o no el resultado… Los jugadores necesitan información visual, pues cuantas más situaciones se les proporcione más seguridad ganarán y mostrarán sobre el terreno de juego.

Los entrenamientos Quique suele plantearlos en gran medida como si fuera un partido, con tal de practicar y resolver las dudas que vayan surgiendo. Alrededor del 80% es trabajo que se realiza con independencia del próximo rival, al que sí se le dedica cerca del 20%: saber qué defensa y qué ataque se ejecutará y cómo. Para todo ello, Quique y su staff juntan mucha información bruta al comienzo de cada semana, la cual van sesgando hasta diferenciar lo esencial para el futbolista.

Quique llegó a Watford cuestionado y salió con la afición en el bolsillo. La gente no entendió que reemplazará a Slavisa Jokanovic – que marchó tras no llegar a un acuerdo de renovación con el club – tras el ascenso, pero dos-tres meses le bastaron para demostrar que la decisión de contratarle había sido acertada. Al inicio, optó por un futbol más defensivo para solventar la fragilidad mostrada en temporadas anteriores; con el tiempo, llegó el juego más vistoso y, con él, los premios: fue nombrado mejor entrenador del mes de diciembre. En el Espanyol y con una plantilla a su medida, el objetivo será salvar lo más cómodamente posible al equipo. Le seguiremos de cerca.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados