article title

Mesut Özil, el mago irregular que no recibe propinas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Esteban GÓMEZ – Las grandes campañas de publicidad suponen un gran desembolso en materia económica. Las productoras encargadas de promocionar ciertos productos muy demandados saben de la presión que tienen sobre ellos, ya que deberán estar a la altura de saber vender algo que casi por decreto va a despertar el interés y la mirada de la gente.

Llevar a cabo grandes inversiones supone, al mismo tiempo, esperar a cambio unos resultados mayores de lo habitualmente normal. Unas expectativas grandes, que evidentemente se traduce en presiones, tanto sobre el que invierte como en el producto determinado.

Cada temporada en el mundo del fútbol se llevan a cabo una serie de traspasos que convierten al futbolista en cuestión en un foco fijo para los meses posteriores. En muchos casos se desembolsan grandes cantidades de dinero que llenan las arcas de los clubes vendedores y que, automáticamente, generan presiones tanto para jugador, por devolver la confianza y el esfuerzo, como para el club que paga, para que la operación sea positiva y rentable.

Un claro ejemplo esta temporada se localiza en la figura de Mesut Özil. El futbolista alemán se convertía en nuevo jugador del Arsenal el último día del mercado de fichajes el pasado verano, dejando atrás así una etapa de tres años en el Real Madrid, que le permitieron explotar a nivel mediático. Considerado uno de los mejores jugadores del mundo, dejaba el Santiago Bernabéu y ponía rumbo al Emirates Stadium, donde jugaría en la que dicen es la mejor liga del mundo.

Tras un gran comienzo de etapa con los Gunners, Özil se convertía, sin lugar a dudas, en uno de los futbolistas más destacados del club londinense, de la Premier League Inglesa y del fútbol europeo. Tanto en materia goleadora como de asistencias el jugador alemán se convertía en el gran reclamo, y su rendimiento comenzaba de forma apoteósica.

En sus primeros 10 partidos con su nuevo club, el jugador alemán conseguía grandes actuaciones, partidos destacados, en los que marcó 3 goles y asistió en 4 ocasiones. Se convertía así, en un futbolista vital, importante, determinante para los Gunners. Sin embargo, poco a poco, una de sus principales características, y gran hándicap desde hace años, volvía a hacer acto de presencia.


Mesut Özil se encuentra lejos de su mejor momento en el Arsenal | Getty Images

La irregularidad tan acentuada que vive Özil en ciertos tramos de sus temporadas ha ido ganando terreno partido a partido, semana a semana, a su rendimiento en el Arsenal. Así, en materia efectiva, determinante, el futbolista alemán se ha visto relegado a un segundo plano deportivo. Su versión "pobre" ha hecho acto de presencia, y en Londres comienzan a notar cierto resquemor.

Frente al Manchester United, Mesut Özil cumplió la treintena de partidos como futbolista del Arsenal, y sus cifras, justo cuando más comentarios está despertando su rendimiento, dejan claro que su bajón deportivo es un hecho. En los últimos 20 partidos el jugador alemán ha logrado 6 asistencias y 2 goles. Es decir, en el doble de partidos respecto a sus primeros 10 partidos, "sólo" ha logrado dos asistencias más, mientras que en materia goleadora (aspecto cuestionable, puesto que su función vital no es marcar) se ha reducido a la mitad.

Una explosión llamada Mesut Özil hacía estallar el poder mediático del Arsenal. El club del Norte de Londres firmaba uno de los mejores inicios de campaña que se les recuerda. A día de hoy, siguen en la pelea, continúan en la batalla por el título de la Premier League, pero el rendimiento del equipo también se ha visto minimizado en las últimas fechas, coincidiendo curiosamente con el bajón y la acentuada irregularidad de su mediático fichaje.

La prensa en Inglaterra afirmaba que el propio Arsène Wenger le ha hecho llegar al jugador su preocupación, tanto por su bajón deportivo como por el esfuerzo económico que llevaron a cabo él y el propio club por ponerle la camiseta del Arsenal.

La irregularidad no coge a nadie de imprevisto, puesto que quizás fue una de las bases de su salida de Concha Espina. Evidentemente, cuando Özil muestra su mejor versión se trata de un futbolista diferente, de los inimitables , mágico. Sin embargo, quizás son más acentuadas sus caídas, sus bajones (quizás físicos o deportivos), que evidentemente, si a ello se le suman resultados contrarios a los objetivos marcados, añaden a todo una cierta melodía a música dramática.

Mesut Özil vive su peor momento desde su fichaje con el Arsenal, y en Inglaterra comienzan a cuestionar (olvidándose de lo acontecido anteriormente) el precio que su actual club pagó por su traspaso.

[Sigue toda la actualidad del Arsenal en @ArsenalSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados