Alemania

article title

Mesut Özil ayuda a operar a 23 niños brasileños

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Los futbolistas a menudo son seguidos por las masas, son modelos a seguir -buenos y malos-. Lo que hacen fuera de los campos de fútbol queda retratado y su comportamiento cala hondo en miles de niños que aspiran algún día jugar profesionalmente como sus ídolos. Si van de fiesta, si hacen tal o cual deporte además del fútbol, si van a ese restaurante, si tienen família, si fuman, si beben, si son respetuosos… Toda su persona acaba siendo expuesta al público para que los amen o los odien. En Alemania, un país no muy acostumbrado a meterse en la vida privada de los jugadores, si ven con buenos ojos que sus futbolistas inviertan parte de sus grandes cantidades de dinero en buenos propósitos. Su modelo ideal a seguir en este caso, sería Mesut Özil.

Un jugador brillante e intermitente a partes iguales en el césped, fuera de él tiene una vida muy sencilla y de sobras es conocido como de implicado está en asuntos sociales. Özil nacido en Gelsenkirchen, ciudad que da hogar al Schalke, pasó por dos clubes alemanes como es el ya nombrado equipo minero y el Werder Bremen. Llegó al Real Madrid y pasó cuatro temporadas en la capital española para acabar recalando en el Arsenal, su actual club. Sin embargo, Mesut Özil es conocido sobradamente en su país por sus acciones solidarias. Sin ir más lejos este año el jugador ha pagado la operación de 23 niños brasileños este año.
 

 

En un principio fueron 11 las operaciones que financió antes de darse la cita de la Copa del mundo en Brasil, dónde Alemania y su federación construyeron un hotel de concentración que luego donaron a los habitantes locales para convertirlos en escuelas. Tras proclamarse campeón del mundo en Río de Janeiro, Özil ganó una prima de aproximadamente 340.000€. mucho más tarde comunicó a través de sus redes sociales que lo que en principio habían sido 11 intervenciones quirúrgicas, habían acabado siendo 23. Con las palabras del mismo futbolista: “Ya que nosotros ganamos no con once futbolistas, sino con todo un equipo, he decidido elevar el número a 23. Este es mi modo de dar las gracias a Brasil por su hospitalidad.”

Una cosa es segura: Mesut Özil es ese ejemplo a seguir fuera del campo. Comprometido, agradecido y consciente, el mediapunta turco-alemán quiere que se le recuerde y se hable de él por el futbolista que es pero, ¿cómo vamos a pasar por alto su solidaridad?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados