FC Barcelona

article title

Messi y Cristiano Ronaldo ponen a prueba su voracidad competitiva

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La próxima jornada de la Liga española de fútbol presentará este fin de semana el aliciente de ver por primera vez esta temporada a Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, dos futbolistas que desde ya pondrán a prueba su conocida voracidad por jugarlo todo porque ambos tienen problemas físicos.

El Real Madrid recibirá el sábado a Osasuna y Cristiano Ronaldo jugará sus primeros minutos de la temporada, según se prevé. Sufrió un esguince de rodilla en los primeros instantes de la final de la Eurocopa, jugada el 10 de julio, y cumplió los plazos de recuperación. Está listo para reaparecer. Según publicó la prensa española esta semana, Cristiano Ronaldo, de 31 años, pactó con médicos y cuerpo técnico una “reincorporación progresiva“. Es decir, comenzaría por jugar unos minutos -probablemente una hora- ante Osasuna y aumentaría su participación en los siguientes partidos.

Pero eso es mucho suponer para un futbolista que apenas perdonó minutos durante su carrera y que por ello recibió críticas, pues se expuso a lesiones y problemas durante cada final de temporada. Así sucedió en la última, sin ir más lejos, pues poco pudo ayudar a su equipo en el tramo final por problemas físicos.

“En mi cabeza pienso que soy un chaval porque mi cuerpo está sano y bien. La gente a veces me dice que tengo que parar y prometo que en los próximos años voy a aprender a parar”, Cristiano Ronaldo en una entrevista con “La Sexta” realizada a final de temporada.

Algo parecido le ocurre a Messi en el Barcelona. El astro argentino abandonó la concentración de su selección y los médicos de su equipo dictaminaron que sufre unas molestias en el aductor de su pierna izquierda. Además, aconsejaron reducir su carga de trabajo en los entrenamientos. Por eso, Messi sólo se entrenó hoy durante la primera parte de la sesión diseñada por su técnico, Luis Enrique, para preparar el partido del sábado ante el Alavés.

En principio, parecen encuentros propicios para que tanto Messi como Cristiano descansen, pues Barcelona y Real Madrid jugarán en casa ante dos equipos recién ascendidos. Pero el pasado se empeña en abrir interrogantes.

En la anterior temporada, Messi fue sustituido ante Las Palmas cuando se rompió el ligamento lateral y por molestias musculares ante el Athletic, también en Liga. Luego fue suplente ante el Atlético de Madrid por nuevas molestias musculares y ante el Real Madrid en noviembre cuando reaparecía de la lesión. Nunca descansó por voluntad propia y siempre que jugó permaneció los 90 minutos en el campo.

El Barcelona decidió gastarse este año 120 millones de euros (135 millones de dólares) en aumentar la competitividad de un plantel que durante la pasada temporada sufrió mucho en el tramo final, al que sus jugadores llegaron agotados al no tener alternativas en el banquillo.

Por su parte, el Real Madrid apenas incorporó a Álvaro Morata y Marco Asensio, aunque se trata de dos futbolistas que prometen calidad en los recambios para la delantera blanca.

Ahora está por ver cómo los entrenadores y los propios jugadores gestionan la voracidad por jugarlo todo de sus cracks. El sábado aparecerán las primeras respuestas.

(DPA)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados