Firmas

article title

Mertens, desatascador de oficio en Napoli

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique JULIÁN GÓMEZDurante 70 minutos ha sido uno de los peores partidos de la 'Era Benítez' en el Napoli, que inicia su segunda temporada. El enfrentamiento contra el Athletic fue encuentro romo y sin ideas de los partenopeos, pero en el que también hay que tener en cuenta el contexto. A mediados de agosto, todavía con el ritmo escaso típico de pretemporada y con algunos jugadores clave lejos de su mejor forma, tras haber avanzado con sus respectivas selecciones en el Mundial -el Napoli era el segundo equipo con más futbolistas en los octavos de final de Brasil-.

De hecho, los laterales Zúñiga y Ghoulam y el mediocentro Inler no jugaron, mientras Mertens entró solo en la segunda mitad e Higuaín sí fue titular. Precisamente, Rafa Benítez comentaba antes del encuentro que, a pesar de que el goleador argentino no estaba al máximo de su condición, su mera presencia en el campo podía ser clave, como así se demostró posteriormente.

Tras un inicio fuerte, más por empuje que por cabeza, el equipo se atrancó en un ritmo desesperante. Gargano, que probablemente -y más tras el reciente fichaje de De Guzmán- no volverá a jugar, es un mediocentro defensivo incapaz de generar fútbol, y a su lado el prometedor y talentoso Jorginho se vio superado en su primer partido en Champions League. Hamsik e Insigne desaparecieron del mapa, como durante gran parte de la temporada, con Callejón e Higuaín aislados.

La defensa rezaba ante las aisladas pero peligrosas llegadas del Athletic. Aunque la mole Koulibaly tuvo un debut correcto junto a Albiol, los agujeros estaban en las bandas, con Maggio, habitual sufridor en defensa de cuatro, y Britos, central suplente reconvertido a lateral izquierdo, flanco por el que llegó el gol bilbaíno.

¿El punto de inflexión? Mertens, de nuevo. Al igual que en la temporada que para él finalizó hace apenas mes y medio, el mediapunta belga se mostró como el perfecto desatascador de este equipo. Su salida permitió al Napoli generar situaciones de peligro en ataque como nunca antes en el encuentro, obligando a los vascos a dar un paso atrás sobre el campo. Constantes cambios de posición, ayudas, regate, desequilibrio hacia dentro y hacia fuera. Todo lo que no había hecho Insigne, al que sustituyó, ídolo napolitano y pitado por San Paolo por su actitud. Tampoco Hamsik, incómodo, por el que entró debutando Michu.

Un movimiento genial de Gonzalo Higuaín dio la razón a Benítez. Fuera de forma, con sensación de sobrepeso y falta de fondo físico, sacó un gol de la nada en la frontal resultando decisivo para el Napoli y apurando la eliminatoria, que se decidirá en San Mamés. Sobre Higuaín y Mertens se sostuvo el equipo partenopeo, una cuestión no de calidad, sino de influencia real sobre el juego. De todos modos, si se añade la defensa titular, los refuerzos en mediocampo, la determinación de Callejón y la influencia de Hamsik -¿retrasando su posición?-, el Napoli de Benítez debería distar bastante del visto en la previa de Champions League.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados