Osasuna

article title

Menos mal que somos Osasuna

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Para los futboleros, desde que empezó a rodar el balón, los lunes habían sido menos lunes. En tres meses, Osasuna tan solo había perdido una vez –en la segunda jornada, ante la Cultural Leonesa (2-1)– y los aficionados rojillos habían recuperado la ilusión que se esfumó en Primera División. Ahora, si el equipo no ganaba, como poco empataba. Hasta ayer, porque en la jornada 15 los de Diego Martínez volvieron a saber qué significa perder en el descuento, esta vez ante el Alcorcón (2-3).

En mitad de ambas derrotas Osasuna ha conseguido la mejor racha de su historia. No se había visto antes que los rojos estuvieran 12 partidos consecutivos sin perder en liga. Un récord que, algún día, como todo, iba a tener su fin. La afición se malacostumbró, sorprendida incluso de que los jugadores mantuvieran durante tanto tiempo una linea tan positiva, más allá del juego del equipo. “Con perdón de la expresión, hoy es un día de mierda y nos vamos muy, muy fastidiados”, zanjó el técnico en la rueda de prensa posterior al partido contra el Alcorcón en El Sadar.

 

 

A nadie le gusta perder, todavía menos a los profesionales que se dedican al fútbol, y aunque la historia del club rojillo no se haya basado en levantar copas y sí mirar hacia puestos de descenso, ahora mismo, menos mal que somos Osasuna. El equipo más regular de Segunda División junto con el Huesca, ambos son los únicos conjuntos que han visto cómo el rival les superaba solo en dos ocasiones.

Líderes en estabilidad emocional

En una categoría donde cualquiera gana a cualquiera, en la que en cada jornada aparecen, al menos, un par de sorpresas, en Osasuna se ha impuesto el orden defensivo, lo que le ha mantenido en la parte alta desde que empezó la competición liguera. Es el segundo equipo menos goleado, pues ha recibido 11 tantos –de nuevo, superado por el Huesca–, y en base a esa jerarquía Diego Martínez ha definido su once y su fútbol. Conscientes de que la solidez es cuestión primordial para ganar y ascender a Primera, el bloque conformado en poco tiempo invita a mantener la calma y a continuar confiando en este equipo.

 

 

Sporting, Valladolid, Zaragoza o Rayo Vallecano, aspirantes a lograr el ascenso, viven en vaivenes no solo de juego, sino también emocionales. Tan pronto ganan con goleada como que reciben tres en contra y no marcan ninguno. Unos resultados que producen una sensación mucho más inestable que la que puede vivir ahora Osasuna, a pesar de la derrota en casa, la única desde que todo comenzó en septiembre. En tercera posición, con 25 puntos y a uno del ascenso directo, para los aficionados rojillos ayer también pudo ser un mal día y hoy es un lunes más lunes todavía. Pero menos mal que somos Osasuna.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados