Se habla de:

Fútbol holandés

article title

Memphis Depay: sangre de van Gaal

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Manchester United hizo oficial esta semana un acuerdo económico con el PSV Eindhoven por el joven extremo holandés, Memphis Depay, por una cifra estimada entre los 25 y 30 millones de euros, convirtiéndose en el primer refuerzo del equipo de Louis van Gaal para la temporada 2015-2016. Una de las grandes perlas del fútbol europeo jugará en Inglaterra la próxima campaña.

Tras su gran temporada con el campeón de la Eredivisie (21 goles en 28 partidos, siendo el máximo goleador de la Liga Holandesa), a Memphis no le faltaron pretendientes interesados en contrarar sus servicios deportivos. El interés de las grandes potencias de Europa era serio, de tal forma que, tanto van Gaal, como el mismo PSV Eindhoven, confirmaron que el PSG tenía prácticamente asegurado el fichaje de Depay, lo cual motivó al United a acelerar la operación, resolviéndose de una manera increíble en tan solo un día.

Tras sus primeras declaraciones como Red Devil, Depay admitió que su futuro nunca dependió del dinero, tomando la decisión en base al más puro y genuino sentimiento, y gran parte de ese sentimiento tiene que ver con su origen familiar. Es por ello que, a posteriori, todo adquiere un mayor sentido.

Memphis tuvo una infancia complicada tras la separación de sus padres. Cuando el neerlandés tan sólo tenía 4 años, su padre biológico se alejó de él y la única figura masculina que tenía era su abuelo, quien falleció cuando el joven extremo tenía 15 años. A partir de ahí, su carrera tuvo muchos altibajos. Su talento nunca estuvo en duda. Escaló con grandísima rapidez los niveles de las juveniles del PSV, pero era conocido por su mal temperamento y por su actitud rebelde, probablemente debido a sus problemas en casa. La relación con su padre es tan fría que el propio Memphis ha decidido dejar de usar el apellido “Depay” en su camiseta, ya que considera que su padre “ya no existe”. Bajo la guía de Phillip Cocu, el jugador encontró estabilidad, pero fue otro técnico holandés quien emergería como esa imagen paternal que tanto necesitaba el jugador.

Durante su etapa como técnico de la selección de Holanda, Louis van Gaal notó con gran interés el desarrollo de Memphis en el PSV y decidió hacerlo parte la plantilla que viajaría a Brasil 2014 en representación de los Países Bajos. Durante este periodo, ambos compartieron mucho tiempo y su relación se convirtió en algo muy especial para el jugador. Hugo Borst, autor de la biografía del actual técnico del Manchester United, define la relación van Gaal-Depay de la siguiente manera: “No sorprende lo bien que estuvo Memphis en Brasil. Un nuevo padre ha entrado en su vida, el señor Louis van Gaal. La relación es ideal para ambos, pero sobre todo para Depay, considerando sus asuntos paternales”; Borst agrega lo siguiente: “Espero que Memphis juegue de nuevo bajo la tutela de Louis. Es un chico arrogante que necesita una mirada que lo cuide y una voz fuerte y comandante. Media temporada con Louis como técnico y Memphis saldrá al terreno de juego orgullosamente usando el apellido van Gaal en su camiseta”.

Bajo este panorama, poco sorprende la decisión de Depay de ir al Manchester United. Su fichaje ilusiona a los hinchas del gigante inglés. El hombre que ha sido comparado con Cristiano Ronaldo llega a Old Trafford con un gran presente y con un futuro fantástico, y quién mejor que su padre futbolístico para hacer de ese futuro una realidad en el corto plazo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados