Fútbol Español

article title

Me da pena

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Me he tomado unos días para pensar en lo sucedido. De reposo. Para intentar no guiarme por lo acontecido, y no sacar una conclusión acelerada en el momento y por lo ocurrido. En caliente se podrían haber dicho barbaridades, y de las cuales no creo que me podría haber arrepentido. Aunque en frío, mirando las escenas desde un prisma diferente, el único adjetivo que se me viene a la cabeza es vergonzoso. Lo ocurrido en Mallorca, me da pena.

Me da pena que en un partido de fútbol de niños, que no superan los diez años de edad, prevalezcan las aspiraciones frustradas de unos padres que intentan imponer a sus hijos aquellos sueños que no tuvieron la valentía de conseguir por ellos mismos. Miedo, que un niño no pueda divertirse en un campo, por miedo a que su padre le “regañe” posteriormente en casa, ya que se está alejando de ser una futura estrella, no está jugando como él quiere que juegue y eso tendrá sus consecuencias.

Me da pena que sea noticia un partido de infantiles por una pelea chabacana de unos padres, que en vez de disfrutar viendo a sus hijos deleitándose en cada minuto del encuentro, ya que posiblemente sea el momento más feliz de la semana para ellos, prefieren insultar al árbitro, maldecir las decisiones que los entrenadores realizan o insultar a otro niño, de la misma edad que el suyo, por un lance del juego.

Y es que si vas a un campo de fútbol a soltar todo lo malo que has ido recolectando en tu semana, lo lógico es que ocurran cosas de este tipo. Si tú única intención es pagar los platos rotos en ese momento, lo menos que puede ocurrir es que suceda eso. Una pelea, un modelo bochornoso a unas personas que son lo que ven, y todo por anteponer tus intereses a los de tus propios hijos.

El fútbol, como deporte colectivo, te enseña unos valores fundamentales para la vida. Tu entrenador, te debe formar antes como persona que como futbolista, y así podrá darse por satisfecho profesionalmente. Pero los valores, la educación  de una persona, se “maman” en casa, y si lo que promueves son estas situaciones… ¿Qué vas a esperar de tus hijos?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados