Fórmula 1

article title

McLaren Honda y el problema de la falsa realidad

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La alianza McLaren Honda comienza su tercera temporada en la Fórmula 1 desde que se anunciara su vuelta en 2014. Con su llegada en 2015 parecía que los anglo-nipones revivirían las glorias pasadas. Muchos, incluido yo, pensábamos que esta unión volvería a conseguir un monoplaza para poder luchar por el campeonato, y veríamos otra vez a un McLaren Honda en lo más alto del podio. Pero la alegría nos duro poco. Desde el primer día que se instaló el motor japonés en el monoplaza, se empezó a vislumbrar que esto no iba a ser un camino de rosas, y que el motor no era tan bueno como más de una vez declararon en Honda.

Ya no es que el camino no sea de rosas, es que es un sufrimiento que parece no tener fin. Los resultados no llegan y por el paddock se empieza a no confiar en el proyecto. Tras ver lo conseguido en los dos últimos años, para esta temporada no se esperaba que fueran a tener un monoplaza ganador. Se esperaba que al menos tuvieran un coche consistente, que tuviera solucionado todos los problemas de fiabilidad. Tras tres años, el motor sigue dando problemas. Durante los dos primeros días de tests, tuvieron que cambiar hasta tres veces de motor y encargar un cuarto a Japón, porque los tres primeros tenían problemas. La temporada 2017 no ha empezado con muy buenas sensaciones.

La rueda de prensa que dieron Boullier y Hasagawa confirmó que la escudería no pasa por el mejor momento. Se ha llegado incluso a hablar de una relación rota entre ambas marcas. Lo que es cierto a día de hoy es que esta temporada se les puede presentar como otro camino de muchas penas. Volver a deambular por la parte media-baja de la parrilla sería desastroso para una alianza que prometía luchar en la cabeza. Tras dos años en la categoría hay fallos que no se pueden permitir. Y es que la relación puede que esté empezando a tocar fondo. Desde el primer momento Honda anunció que su proyecto era a largo plazo. El problema es que no parece que se vea la luz al final del túnel. Y como suele pasar, cuando los resultados no aparecen, hay referentes que se marchan de tu proyecto.

Este puede ser el caso de Fernando Alonso. El español finaliza contrato a finales de la presente temporada. Si ve que finalmente el monoplaza sigue sin ser competitivo, puede que decida poner fin a su andadura con McLaren Honda. En más de una ocasión, el bicampeón ha comentado que quiere conseguir su tercer título con los anglo-nipones, pero este hecho parece que no va a ocurrir a corto plazo, por lo que podría marcharse. La pérdida de Alonso sería un duro palo para la escudería. Es uno de sus principales activos, y su marcha no supondría más que la pérdida de confianza de Fernando en el proyecto.

Obviamente, no por ser McLaren Honda van a ganar el campeonato. Solo puede ganar un equipo y es muy complicado tener un monoplaza para luchar por victorias. Pero lo que no puede ser es que un equipo de esta envergadura se esté arrastrando por la Fórmula 1 como lo ha hecho en los dos últimos años. Muchos ya se preguntan si lo mejor sería poner fin a esta relación y que McLaren buscara otro motor. Es una opción que seguro que al menos se habrá pensado en Woking, pero no creo que ha día de hoy sea factible. La apuesta de McLaren fue arriesgada, y de momento parece que han perdido todo lo que apostaron. Si quieren revertir la situación tienen que trabajar mucho tanto en Japón como en Reino Unido. Porque no se engañen, el chasis que ha estado trayendo McLaren los dos últimos años no era tan bueno como se comentaba.

Leer más: Honda sigue pagando el error que cometió en 2014

La culpa es tanto de un lado como de otro. Además, el crear falsas expectativas también es culpable de la decepción está generando el proyecto. Si la aspiración es ganar el título está perfecto decirlo, pero si no tienes nivel para ganar, no digas que vas a ganar. Es sencillo. Pero en McLaren Honda parece que lo vieron de otra manera. Vendieron el argumento de que ganarían a corto plazo, y reconozco que lo vendieron bien. Pero ahora, cuando lo que han vendido está defectuoso, vienen las reclamaciones al equipo. No se engañen, McLaren Honda no va a ganar este año. Pero espero y confío en que ambos equipos recapaciten, se sienten a ver qué han hecho mal, se traguen su orgullo y reconozcan que el proyecto ha tenido fallos muy graves que han creado unas expectativas que no correspondían con la realidad.

Haciendo lo que comento, aunque no haría un coche ganador, creo que si crearía un mejor ambiente y podría reestablecer una unión que ahora mismo se encuentra en decadencia. Porque la relación entre McLaren y Honda es dura en este momento, cuando los resultados no llegan, aparecen las quejas y las tensiones. Por eso, deben meditar y replantear sus objetivos a corto plazo. A medio-largo plazo está claro que el objetivo es ser campeones. No pierdan la esperanza. McLaren Honda tiene potencial para ganar un título, eso no cabe duda. Simplemente no se han hecho bien las cosas como para tener una escudería con un monoplaza en los primeros puestos. Confíen en los anglo-nipones, pero no se creen falsas esperanzas.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados