Fútbol inglés

article title

Matthew Le Tissier, fidelidad y arte

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Aquí van unas modestas líneas para rendir un merecido tributo a Matthew Paul Le Tissier, un jugador de fútbol especial, alejado del rebaño.

Matt estuvo a medio paso entre lo terrenal y lo divino, como a medio camino estuvo de Inglaterra y Francia el día en que nació, un 14 de octubre de 1968 en la pequeña isla de Guernsey, enclavada en pleno Canal de la Mancha, ese canal que separa el viejo continente de ‘la pérfida Albión’.

La historia futbolística de Le Tissier es sencilla y singular, hasta el punto que se podría resumir en dos palabras: fidelidad y arte.

Le Tissier ante la grada The Dell (Gary M Prior/Allsport)


Fidelidad:
 Cuando se habla de ‘one club man’ muchos piensan en Totti, Giggs, Maldini o Puyol, pero nadie se acuerda de Le Tissier, algo que a mi parecer es un tanto injusto a la par que ingrato.

Matt debutó con los Saints de Southampton F.C. en 1986 y después de vestir la camiseta rojiblanca en algo más de 500 partidos entre Liga, Copa y Copa de la Liga, y anotar más de 200 goles, se retiró en 2002 después de dieciséis temporadas de abnegado servicio del club (1986-2002), club del que fue emblema y buque insignia ganándose el cariño de la afición de los Saints hasta el extremo que entró como ‘monaguillo’ con sólo 17 años y salió como ‘Le God’ (El Dios) de ‘The Dell’, la grada más popular del estadio del Soton.

A lo largo de sus 16 temporadas en el club, Matt Le Tissier recibió suculentas ofertas para cambiar de aires siendo famosas las del Chelsea, Lazio o Atlético de Madrid. Cualquier otro jugador hubiera caído en la tentación de fichar por un grande y abandonar el “purgatorio” de luchar cada temporada por la permanencia. Matt no, Matt era otra cosa.

La idea de lo modesto que era el Southampton de la época es el hecho que según el propio Le Tissier, el mejor jugador con el que jugó fue el danés Ronnie Ekelund (si si aquel danés de buena técnica y un tanto ‘pechofrío’ del Barça B en la era Cruyff). Pero Matt siempre fue fiel a sus colores y nunca quiso escuchar los cantos de sirena que venían de Londres, Manchester o Liverpool. Le Tissier, como buen isleño, siempre supo que los cantos de sirena se escuchaban mejor en Southampton, población costera, y allí se quedó hasta convertirse en la mayor gloria futbolística que The Saints han dado en su historia.

No obstante, el precio que Matt debió pagar por esa atípica decisión fue alto, hasta el punto que sólo jugó 8 partidos con Inglaterra lo que representa uno de los mayores sacrilegios conocidos en la historia del fútbol (el como le fue -y le ha ido- a Inglaterra demuestra el error y la injusticia que cometieron Terry Venables, Glenn Hoddle y compañía).


Arte:
La concepción de arte en el fútbol británico se reinventa en las Islas gracias a Le Tissier. Esta afirmación categórica no es para nada exagerada, y prueba de ello es que para muchos ingleses, Matt ha sido el mejor futbolista inglés de los últimos 25 años, si bien tal vez no fue el más completo, sin duda fue el más técnico y el más plástico. Un lujo para los ojos. Un pintor…un artista.

Le Tissier ante el Manchester United (Shaun Botterill/Getty Images)

Ver como conducía el balón recuerda rápidamente a la manera en que el gran Zidane lo hacía. Su pegada de balón con la derecha era temible y certera hasta el punto que cuando las escuadras de las porterías del St.Mary’s Stadium estaban sucias, rápidamente aparecía Matt para ‘limpiarlas’.

Sus regates y su manera de correr parecían un baile perfectamente acompasado pese a que a veces “le pesara el culo” como el solía decir, y es que Matt tenía entre sus vicios el chocolate y la cerveza. A veces daba la sensación que era tan superior a sus rivales y a sus propios compañeros de equipo que le daba hasta vergüenza demostrarlo. Como si no quisiera abusar.

Le Tissier además es recordado por un récord curioso. Lanzó 50 penaltis y anotó 49 de ellos. El honor de ser el único que pudo pararle uno corresponde a Mark Crossley que en 1993 le paró un penalti con el Nottingham Forest. Este era Matt Le Tissier, alguien divino que quiso ser terrenal.


NOTA: Desde hace años Le Tissier se desempeña como comentarista de la televisión inglesa SKY Sports, siendo muy estimado por todo el pueblo inglés.

 

Frases célebres (vía Wikipedia)

“El mejor jugador con quien he jugado en mi carrera es Ronnie Ekelund. Congeniamos muy bien”.

“No estamos aquí por mucho tiempo, pero si para pasar un buen rato”.

“Jugar en los mejores clubes es un bonito reto, pero hay un reto mucho más difícil: jugar contra ellos y ganarles. Yo me dedico a eso”.

 

Foto cabecera: Mike Cooper/ALLSPORT

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies