EURO 2016

article title

La divertida historia de las mascotas de la Eurocopa

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Todo gran torneo futbolístico no se podría entender sin la presencia de una mascota conmemorativa que ayude a darle color. En realidad no tiene una labor concreta. Se deja ver en desfiles, en actos promocionales, en partidos improvisados con niños, en las gradas de los estadios. Algo así como un rostro amable de lo institucional que al mismo tiempo sirve de excusa para vender tazas, carpetas, mochilas… A lo largo de la historia de la Eurocopa han existido varias. Las analizamos.

Pinocchio (Italia 80)

Pinnochio

Hubo que esperar hasta la sexta edición del torneo para que apareciera en escena la primera. En aquella ocasión los organizadores recurrieron al conocido personaje de Carlo Collodi, un niño de madera que con el tiempo se había convertido en digno representante del acervo cultural del país. Eso sí, no se estrujaron la cabeza para dotarle de personalidad. Con un gorro estilo marinero que ponía ‘Europa 80’, una nariz con la bandera de Italia y un balón de fútbol limpiaron su conciencia.

 

Péno (Francia 84)

Peno

Para qué negarlo, Disney le ha hecho mucho daño al género de las mascotas oficiales. Muchos diseñadores han acudido a esa fuente para inspirarse y salieron perdiendo por goleada en la comparación. Basta con ver a Péno, una especie de Mickey Mouse alsaciano que pese a los guantes y su gesto simpático no pasaría de actor secundario en cualquier película del famoso ratón. Footix, en el Mundial del 98, acabaría siendo su versión 2.0.

 

Berni (Alemania 88)

Berni-1

Los germanos apostaron como anfitriones por un entrañable conejo al que bautizaron así en honor a Berna, la ciudad suiza donde conquistaron el primer Mundial en el año 1954. Su fama le otorgó ciertas licencias que quizás excedían lo que se esperaba de ella. Así puede vérsela en internet compartiendo plano de cámara con Franz Beckenbauer en mitad de un partido o posando junto a un Valeri Lobanovski entre asqueado y resignado. Resulta difícil dar explicación al porqué de las muñequeras y la cinta que llevaba.

 

Rabbit (Suecia 92)

Rabbit

  • ¿Tenemos todo listo?
  • ¿Han llegado ya los disfraces de la ceremonia de apertura?
  • Anoche, señor
  • ¿Podremos contar con esos acróbatas que vienen de Asia?
  • Eso parece
  • ¿Qué ha pasado al final con la mascota?
  • ¿¿¿Y LA MASCOTA???
  • Se me fue la cabeza señor. Con tanto jaleo no hablé con los diseñadores.
  • ¡¡Manda huevos!!. ¿Y qué hacemos?
  • Se me ocurre que podemos usar la de la edición anterior y vestirla con los colores de Suecia. Hace cuatro años fue muy popular.
  • Mmmmm… Me vale
  • ¿Y cómo quiere que la llamemos?
  • ¿Cómo era la última?
  • Un conejo
  • Pues ‘Rabbit’

 

Solo una conversación figurada como esta podría explicar la decisión tomada en el país nórdico. ‘Rabbit’ es, con diferencia, una de las demostraciones más claras de falta de originalidad y carencia de ideas. Intenta encontrar las siete diferencias entre ella y su predecesora. Probablemente no salgan ni tres.

 

Goaliath (Inglaterra 96)

Goaliath

Otro ejemplo de que el diseño de las mascotas no se encuentra entre las prioridades de la organización. Al igual que sucediera en el Mundial de 1966, los ingleses optaron por un león que sirviera de sucesor del mítico ‘Willie’. Un par de retoques estéticos para armonizar la figura del primero, que dicho sea de paso tenía hechuras de armario ropero, y todos contentos. Para el nombre, eso sí, una pincelada del siempre elegante pero no siempre apreciado humor inglés al mezclar la palabra ‘gol’ con el nombre del gigante ‘Goliath’.

 

Benelucky (Bélgica y Holanda 00)

Benelucky

Goaliath con una adolescencia complicada encima. O tras pasar por una experiencia lisérgica. Quizás después de que sus amigos le dijeran ‘no hay huevos a teñirte el pelo de colores y ponerte unos cuernos de demonio’. Oficialmente este esperpento surge de mezclar el león holandés con el apelativo de ‘Diablos rojos’ de los belgas. Por raro que pueda parecer, fue seleccionada entre varios miles de propuestas.

 

Kinas (Portugal 04)

Kinas

Mitad humando y mitad felino fue el primero de una serie de mascotas antropomorfas en el torneo que continúa hasta nuestros días. Su nombre deriva de ‘Quinas’, los cinco escudos azules que aparecen en la bandera de Portugal. Sin embargo el hecho de que decidieran usar la letra ‘K’, inexistente en el alfabeto luso, desconcertó a los habitantes de la zona. Creada por la Warner Bross, llegó acompañada de un relato casi hollywoodiense según la cual poseía el talento y las habilidades de los mejores jugadores de la historia. Caerá en el olvido.

 

Trix y Flix (Austria/Suiza 08)

Trix y Flix

Resulta complicado explicar cómo dos hermanos gemelos pudieron nacer en dos países diferentes pero poco pareció importarle eso a la UEFA. Según se aclara Trix es el austriaco y Flix el suizo aunque sus nombres pudieron ser distintos toda vez que se sometieron a votación. Flit-Bitz y Zagi-Zagi fueron las otras dos alternativas.

 

Slavek y Slavko (Ucrania/Polonia 12)

Slavko 2

De nuevo dos países como anfitriones. Una buena oportunidad para utilizar, por ejemplo, una pareja de enamorados. O dos animales, quizás antagónicos como el gato y el ratón en busca de algo diferente. No, demasiado esfuerzo. Imbuidos del espíritu de ‘Bola del dragón’ entendieron que lo mejor era convertir a Trix y a Flix en ‘Superguerreros’. Más altos, más fuertes, con los pelos de colores, también gemelos… e igual de sosos y anodinos. Sus nombres se impusieron a las candidaturas Siemko-Strimko y Klemek-Ladko.

 

Super Víctor (Francia 16)

Supervictor

A juzgar por los precedentes todo el mundo esperaba un nuevo gallo pero Francia se guardaba un as en la manga, algo novedoso y nunca visto… ¡¡Un niño con capa y superpoderes!!. Sin duda un golpe de efecto, un derroche de ingenio, algo fresco y atrevido. Pero lo malo siempre es susceptible de empeorar. Bastaba con buscar el nombre en internet para descubrir que era semejante al de un consolador de gran predicamento en la red, un armatoste fálico de cuarenta centímetros de altura y quince de grosor. Chapeau!

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados