Motociclismo

article title

Márquez ya no va a misa de Rossi

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Que Valentino Rossi es un dios del motociclismo no es nada nuevo. Tiene multitud de feligreses, los domingos celebra una eucaristía ante ellos, de vez en cuando hace milagros y cada vez se acerca más a la inmortalidad.

Marc Márquez es su apóstol predilecto, el monaguillo que creció hasta restar protagonismo a su líder los domingos… hasta ahora. Claramente influenciado por los problemas de Honda, desde luego; pero el caso es que este año Márquez –que los sábados sigue al pie del cañón- no aparece los domingos por misa. Y a Rossi no hay quien le mueva del altar.

Es más que evidente que los datos no lo dicen todo. Tan evidente como que, seleccionando los datos precisos y contextualizándolos adecuadamente, pueden decir muchas cosas. Sobre todo si se selecciona la misma muestra en dos periodos de tiempo y se compara su evolución.

En MotoGP, aunque muchos no lo sepan, de forma paralela a la clasificación que otorga el título de pilotos; existe el ‘BMW Award’: una clasificación que utiliza un sistema de puntuación idéntico al del campeonato pero sobre las posiciones del sábado en calificación (25 puntos para el ‘poleman’, 20 para el segundo…).

Comparando ambas clasificaciones se puede ver qué pilotos funcionan mejor a una vuelta y quiénes encuentran su territorio en los domingos. Y comparando sendas clasificaciones con las del año pasado se pueden extraer conclusiones interesantes:

Comparativa MotoGP 2014-2015

* Consideraciones adicionales de la tabla: El porcentaje de rendimiento de carrera resulta mucho más fiable en los pilotos punteros, aquellos que suelen clasificarse en las cuatro primeras filas. Por ello, no resultan significativos los porcentajes superiores al 200% (o incluso infinito) que presentan algunos de los pilotos de la zona trasera.

De igual forma, para los pilotos punteros es difícil alcanzar el 100%, ya que en clasificación es más difícil fallar. Para ellos, podemos considerar que un porcentaje cercano al 90% es más que aceptable.

 

De los pilotos punteros, el año pasado solamente Jorge Lorenzo y Valentino Rossi presentaban un balance positivo; especialmente el segundo. El italiano se proclamó subcampeón pese a ser quinto en la clasificación del BMW Award, evidenciando una vez más que es un especialista en domingos como no hay otro. Las carreras son sus misas.

En este 2015, su porcentaje se ha elevado hasta un impresionante 208%. En la clasificación que evalúa el rendimiento sabatino de los pilotos comparte la séptima posición con Aleix Espargaró, y presenta menos de la mitad de puntos que Marc Márquez. Sin embargo, lidera la clasificación de MotoGP. Saliendo desde posiciones más bien discretas, es el único piloto que no se ha bajado del podio, el particular altar desde el que preside su religión.

No faltan a su misa dominical las demás Yamaha. Aunque muy lejos del de ‘Il Dottore’, Jorge Lorenzo también ha mejorado sus ya buenos porcentajes de 2014, y precisamente por eso se ha convertido en su principal perseguidor. Además, tanto Bradley Smith como Pol Espargaró aparecen en verde, superando claramente su rendimiento en carrera respecto a la temporada pasada.

Entre las demás Factory, solamente Maverick Viñales supera el 100%; y Andrea Dovizioso tiene exactamente los mismos puntos en la general que en el BMW Award. Su compañero Andrea Iannone ronda el 94%, muchísimo mejor que el pobre 57% de la pasada campaña.

En el caso de la dupla de Ducati tiene un mérito extra, ya que el neumático especial del que gozan los sábados les permite estar más adelante en clasificación, algo que explica los inferiores porcentajes de Danilo Petrucci, Yonny Hernández o Aleix Espargaró, cuya Suzuki no es capaz de ofrecer en carrera el rendimiento mostrado a una vuelta.

En Honda, el panorama es desolador. Tanto que solamente se salva Cal Crutchlow, con un más que digno 94%. Queda fuera de la valoración Dani Pedrosa, ya que solamente ha disputado dos carreras y no es muestra suficiente como para establecer un patrón consistente. Quitando al catalán, el peor porcentaje entre las Factory es el 59% de Scott Redding.

Y el segundo peor: Marc Márquez. El bicampeón de MotoGP presenta un triste 62% pese a liderar claramente la clasificación del BMW Award con tres poles en cinco carreras. Su error en Argentina y los problemas de la RC213V le han hecho diluirse en la clasificación importante.

Unos guarismos paupérrimos que resultan aún más preocupantes si se comparan con los de 2014, donde presentó un magnífico 90%; un dato abrumador teniendo en cuenta que hizo 13 poles de 18, y 398 puntos de 450 posibles en el BMW Award. Porcentajes parecidos a los de los españoles Dani Pedrosa y Álvaro Bautista, siendo Stefan Bradl la única Honda cuyo rendimiento en carrera estuvo lejos del de clasificación.

En conclusión, los domingos son el día en que Valentino Rossi imparte sus enseñanzas frente a sus discípulos; pero hasta el año pasado Marc Márquez siempre estaba junto a él en el púlpito, e incluso tomando la palabra con frecuencia. Este año, o llega tarde y se queda al final de la capilla escuchando de pie, o ni siquiera aparece por la parroquia. Y, como no empiece a acudir, se va a quedar sin hacer la tercera comunión.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados