Se habla de:

Fútbol inglés

article title

Marina Granovskaia: la mujer de los fichajes del Chelsea

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Londres, la City, la metropoli, la mayor zona urbana de Europa. Lugar donde se reúnen personas de infinidad de países, algunos turistas, algunos habitantes. Clase alta, clase media y clase baja. Una sociedad resultado de una convivencia basada en la coherencia, en la adaptación. Un núcleo económico que acoge algunas de las operaciones más relevantes del panorama.

Seis equipos (Arsenal, Chelsea, Tottenham, West Ham, Crystal Palace y Queens Park Rangers) en la máxima categoría del fútbol inglés convierten a Londres en una potencia futbolística, sin lugar a dudas, compitiendo de forma institucional contra las grandes potencias, como Liverpool y Manchester. Allí se localiza Stamford Bridge, la casa del Chelsea, el estadio del actual líder de la Premier League.

Un equipo, el Chelsea, que ha subido como la espuma a nivel económico, social, deportivo e institucional. Un equipo que ha pasado de la medianía inglesa al primer nivel continental, alcanzando incluso la gloria en diversas ocasiones con la Champions League (2012) y Europa League (2013), entre otros muchos títulos a nivel doméstico.

roman

Roman Abramovich, el impulsor, el multimillonario que quiso tener un equipo de fútbol. El propietario ruso llegaba al Bridge en 2003 con un talonario dorado que, a base de millones, a base de trabajo diario desde la sombra en un grupo profesional de primer nivel, han dado resultado a una potencia moderna del fútbol europeo y mundial.

Grandes estrellas, grandes entrenadores y Roman Abramovich. Todos los flashes orientados a lo deportivo, a lo que ocurre en el césped, en la franja límite del área técnica y para ese ya famoso palco del estadio Blue. El Chelsea se ha convertido en una potencia capaz de aspirar a títulos, de plantar cara en Europa y de seducir a los grandes futbolistas del momento. Desde hace años, el proyecto del ruso, es un hecho, una realidad.

Marina GranovskaiaSin embargo, pocas veces se habla de una persona vital, clave. En pocas ocasiones sale a relucir el nombre de una profesional determinante en el trabajo interno del club londinense, que suma más de 17 años profesionales junto a Roman. Ella es Marina Granovskaia, una de las directivas más poderosas del fútbol mundial. Su figura está por debajo de la presidencia, cargo que sí compete a otras mujeres en otros clubes, pero de menos relevancia, de menor peso, por lo que podría decirse que Granovskaia es una de las mujeres más poderosas del fútbol. Pasó de ser la mano derecha de Abramovich (también de nacionalidad rusa) en el Chelsea a la junta directiva, convirtiéndose además en una persona muy cercana, y querida, por los propios jugadores. Detrás de cada operación, de cada fichaje, de cada renovación, ahí está ella, codeándose con los grandes agentes futbolísticos del mundo, con los huesos más duros de roer, siempre en beneficio de los intereses del líder de la Premier League. Una persona que a nivel mediático pasa y vive la mayor parte del tiempo en un discreto segundo, o tercer, plano. Su figura es prácticamente anónima de puertas para fuera. Una profesional que se desenvuelve como pocas en las sombras que generan una de las potencias deportivas del mundo.

Al bueno de Roman Abramovich se le suele ver en su palco privado de Stamford Bridge en las grandes citas, pero no siempre. Es por ello que un club tan gigante a nivel económico y mediático, con un propietario que sigue muchas veces de lejos lo que ocurre en el plano deportivo, necesite un nexo, una persona que ejerza de nexo entre la esfera más alta (propietario) con el resto de junta directiva o incluso parte del plantel profesional. Esa es la tarea de Marina Granovskaia, quien reside en uno de los despachos más importantes de las oficinas del club londinense.

Una organización de dimensiones gigantescas que, además, mantiene una coherencia firme, que se traduce en estabilidad institucional, tarea nada sencilla. Marina no trabaja sola. Michael Emenalo se encarga de analizar y hacer llegar los informes sobre futbolistas que interesan, o pueden interesar, al club, para posteriormente sentarse a negociar bajo la responsabilidad de Granovskaia.

Su figura es vital para los nuevos fichajes del Chelsea. Por ejemplo, el traspaso de Fernando Torres procedente del Liverpool. Aquella operación, hasta el pasado verano, era la operación más alta, más cara, del fútbol inglés. La figura de la ejecutiva del Chelsea, evidentemente, estuvo presente, al igual que la vuelta reciente de Jose Mourinho.

Pocas personas, ni siquiera el propio Presidente (Bruce Buck), tienen más poder de decisión en el seno del club. Y su gran poder, el anonimato, el trabajo en la sombra, el segundo plano, le siguen convirtiendo en una pieza clave del Chelsea. La mano derecha de Roman Abramovich, la mano que dirige la toma de decisiones de uno de los clubes más poderosos del fútbol mundial.

Ella es Marina Granovskaia.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados