Real Madrid

article title

Marcar diferencias

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Real Madrid no jugó mal. Pero tampoco brilló. El Manchester City no jugó bien. Pero tampoco fue un desastre. Y viceversa. Las circunstancias convirtieron el 0-0 en un resultado justo por las circunstancias del partido y peligrosísimo para la vuelta en el Bernabéu: a los blancos solo les valdrá la victoria para viajar a Milán, al City cualquier otro resultado salvo el empate sin goles.

En unas semifinales de Champions League, sea el rival quien sea, la calidad individual de los jugadores es clave y el Real Madrid la echó en falta: Cristiano Ronaldo ni siquiera fue convocado; Karim Benzema según la crónica estuvo durante la primera parte sobre el campo, pero las molestias siquiera le permitieron hacer acto de presencia activa en el Etihad. Y el Madrid pagó la evidencia de que la ‘BBC’ no es lo mismo que la ‘BJL’.Embed from Getty Images

 

No se puede culpar, ni mucho menos, ni a Lucas Vázquez ni a Jesé. Lucas puso el coraje y la lucha, Jesé la intensidad, ninguno se borró en un escenario en el que difícilmente se podían imaginar protagonistas hace unas semanas. Pero no más. Faltó un hombre que marcara realmente las diferencias en ataques para evitar la gran losa para el Real Madrid de cara a la vuelta: el hecho de no anotar fuera de casa.

En este contexto, los tres jugadores sobre el campo -Bale, Modric y Marcelo- con mayor capacidad de marcar diferencias actuaron a ráfagas. El resultado: la única gran jugada colectiva del equipo llegó en el minuto 70, con el cabezazo de Jesé al larguero; y las otras dos ocasiones del Madrid para encarrilar la eliminatoria fueron tras córner, con Hart, ya decisivo en cuartos contra el PSG, salvando increíblemente dos remates a bocajarro de Casemiro y Pepe.

 

El Manchester City no ofreció mucho más. Se limitó a aprovechar los errores en la salida del Real Madrid y meter miedo cuando De Bruyne cogía el balón con espacios por delante. Un hiper revolucionado Pepe, omnipresente en defensa y lanzado con el balón, acabó sistemáticamente con cualquier intento citizen. Aun así, tuvo sus opciones, si bien terminó conformándose con un resultado que, claramente, le coloca con más opciones de las esperadas de alcanzar la final.

Suena a tópico, pero las semifinales suelen decidirse por detalles. La ausencia de Ronaldo y Benzema la nota hasta un equipo como el Real Madrid y sin duda es uno de los factores que explican que esta eliminatoria llegue tan abierta a la vuelta. El Bernabéu será un seguro, pero jugarse una final a una carta puede acabar en sorpresa.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados