Motociclismo

article title

Marc Márquez, profeta precoz en tierras veloces

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Había una vez un niño, que quería ir tan rápido que se le olvidaba que todo lo que dejaba atrás quedaba escrito en los libros. Que todas las acciones que hiciera marcaban un antes y un después, quién sabe si negativo, quien sabe si cometiendo un delito. A él le daba igual. Quería ir más y más rápido, porque todo lo que escribía en ese supuesto libro, quedaba para la historia, y a él le encantaba.

Cuánto más rápido iba, mejor se lo pasaba. Sí. Hablo de Marc Márquez. Y hablar de Marc Márquez ya son palabras mayores. Hablo de ese niño que se convierte en fiera cuando se pone el mono de trabajo pero que cuando se lo quita, su sonrisa le delata. Hablo de ese niño cuyo delito fue crecer demasiado rápido, pasarse los límites de velocidad y convertirse en leyenda a pasos agigantados, convertirse en leyenda mucho antes que los demás.

Si nos acusaran de algo, que nos acusen de ser los mejores. Y eso es lo que le sucede a Marc Márquez. Su único delito es darle más gas que los demás sin importarle la edad de sus rivales, ni cuánto gas den ellos. Marc siempre quiere estar delante. Marc, quiere convertirse en profeta en una tierra en la que ya es rey. En una tierra donde manda la velocidad y en la que si te quedas atrás, estás perdido. En una tierra en la que los mayores respetan a un niño, que les adelanta incluso por la derecha.

Marc Márquez, sonrisa de pícaro, corazón de campeón. Hoy vuelve a escribir en ese libro. Vuelve a subirse a lo más alto del podio para celebrar su sexto campeonato de Motociclismo. Vuelve a demostrarle al mundo que quiere seguir siendo el rey aunque a veces se pase de frenada. Que aunque su sonrisa le delate y todo el mundo piense que buen niño que es, cuando se pone el mono de trabajo le encanta ser el mejor.

Y lo ha vuelto a conseguir. Lo ha vuelto a ser. Ha vuelto a reinar en la categoría de los reyes. Ha vuelto a escribir en ese libro al que tendrán que añadir páginas como siga así. Y es que Marc se ha convertido hoy en el campeón más joven en ganar 4 títulos de la máxima cilindrada. Eso sí que son palabras mayores.

En un año complicado para el motociclismo español, un niño de Cervera, cuyo nombre quedará para la historia, se impone y vuelve a ganar un campeonato para orgullo de todos. Y es que el Ángel que le vigila desde arriba, sonríe sentado en su moto viendo como Marc Márquez no para de hacer historia. Y es que el Ángel que le vigila desde arriba, hoy está más orgulloso que nunca del niño al que le encantaba escribir páginas en los libros de historia.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados