Se habla de:

Tenis

article title

Marc López: “Voy a jugar, seguro, uno o dos años más”

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Superarse año tras año es el objetivo de toda persona que quiere crecer y ser mejor cada día. Este es el caso de un deportista, ya veterano, que está en el mejor momento de su carrera y que quiere seguir disfrutando de lo que más le gusta: el tenis. A los 34 años, Marc López va a continuar dando guerra en la ATP.

Aunque la temporada haya acabado, el tenista español no descansa. Ahora tiene que disputar el Campeonato de España en dobles con su amigo Rafa Nadal (del 12 al 18 de diciembre) y, después, preparar el primer torneo de 2017, en Brisbane (Australia), también con el de manacor.

 

PREGUNTA.– Este año no ha podido ser la Copa de Maestros, pero ha sido una gran temporada, ¿no?

RESPUESTA.– La verdad es que ha sido un año increíble. Ahora que ha pasado todo el año y que tienes tiempo para reflexionar… ha sido un año inolvidable. He conseguido ganar mi primer Grand Slam, que era uno de mis objetivos, y encima lo he hecho con Feli, que era nuestro primer año jugando juntos. También la medalla de oro. Eso ha sido algo inimaginable y el simple hecho de jugar ya era algo que me hacia mucha ilusión. Y por último, nos clasificamos para Londres un año más, ya es el cuarto que he jugado. No hemos podido ganar, pero el simple hecho de entrar entre las ocho mejores parejas ya, para nosotros, era un gran premio.

P.– ¿Qué te queda por ganar? ¿Quizá la Copa Davis?

R.– Sí, la Copa Davis es lo que me faltaría. Es una competición que me encanta y siempre que confían en mí y me llaman para estar en el equipo, voy con las máximas ganas y estoy encantado de que España esté otra vez en el Grupo Mundial. El año que viene tenemos una primera eliminatoria complicada fuera de casa contra Croacia y lo importante es que el equipo está comprometido. Sea quien sea el rival espero que vayamos pasando de ronda y ojalá que se pueda ganar la Davis, sino es el año que viene, en unos años.

P.– ¿Cómo fue el sentimiento después de haber conseguido que España vuelva al Grupo Mundial?

R.– Ha costado lo suyo. Han sido dos años difíciles. Han sido dos años en los que han pasado muchas cosas, con capitanes y con el presidente de la Federación, que ha habido bastantes problemas, y ha sido difícil volver a estar aquí. Yo lo he vivido en primera persona porque he estado en las eliminatorias y ha costado, pero estamos encantados de que España esté otra vez donde se merece, que es en el Grupo Mundial. Al final pasas de ganar la Davis a estar en segunda y no es del agrado de nadie. El deporte es así. A veces estás arriba y, a veces, estás abajo, pero yo creo que España tiene tantos buenos jugadores que no nos podemos permitir el volver a bajar y espero que no descendamos nunca más.

P.– La primera parada, por tanto, es Australia. No vas a Doha como en 2016.

R.– No, este año voy a Brisbane, también con Rafa porque Feliciano juega la Copa Hopman (una competición mixta). En este caso Rafa buscaba una pareja, yo también, y qué mejor compañero que él para disputar la primera semana del año. Así que yo encantado.

P.– Explícanos, ¿cómo se elige la pareja para jugar el dobles en cualquier torneo?. Y cuando la decides, ¿para cuántos torneos mantienes esa pareja?

R.– En mi caso, yo había jugado con Marcel (Granollers) cuatro años seguidos. Cuando empezamos a jugar en 2012, es como todo, tú crees que con ese jugador puedes jugar bien y le pides, si él lo ve igual, poder jugar juntos.

Me acuerdo que empezamos a jugar juntos para probar y en el primer año ya nos fue muy bien. A partir de ahí es como un contrato, termina el año, hablas con él y dices… ¿seguimos la temporada que viene?

Con Marcel tuve cuatro años fantásticos a su lado y, a final, lo que es normal, cuando baja un poco el rendimiento intentas buscar otras opciones. En este caso Marcel vio que había terminado un ciclo y que habíamos dado el máximo que podíamos dar. Fue una decisión difícil porque, a parte, es muy amigo mío, pero yo también en ese momento lo entendí porque el último año ya no fue del todo bueno.

Al final es hablar, decir qué planes tiene uno y otro. Con Feli conversé, me dijo que le hacía ilusión jugar todo el año el dobles, que había pensado jugar conmigo, y yo, al estar libre y creer que podíamos formar buena pareja, le dije que sí.

Ahí no entra nadie más. Tu le puedes preguntar al entrenador si ve con buenos ojos si juego con Feli, por ejemplo. Él también puede dar su opinión porque, al final, esto es un tema de que tu creas que con esa persona puedes jugar bien.

Un Oro de leyenda | Getty

Un Oro de leyenda | Getty

P.– Has jugado al lado de Feliciano, Nadal, Marrero, Granollers… ¿Con cuál te sientes más seguro y, sobre todo, más identificado con tu juego?

R.– Con el que he jugado más veces ha sido con Marcel. Tenemos un juego bastante parecido. Te diría que, por estilo de juego, con Marcel sería con el que más me identifico.

Ahora bien, sí que es cierto que cuando juego con Rafa sé que tengo al lado a un jugador único. A mí, personalmente, me da mucha tranquilidad. Aunque no juegue muchos dobles es un jugador único y especial y, la verdad, es que es el mejor de todos.

Y con Feli, es un poco la mezcla de los dos. Es un juego que no se parece nada al mío, pero yo creo que la clave de nuestro éxito es que, como jugamos muy diferentes, los rivales ya no saben cómo les vamos a sorprender. El secreto para que una pareja funcione, en mi caso, es que tengamos buen feeling.

P.– Es cierto que con Feli te va muy bien. Este año habéis terminado quintos doblistas de la ATP. No obstante, tu mejor ranking fue en 2013 cuando terminaste tercero. ¿Cuál sería el objetivo para el próximo año?

R.– El objetivo sería seguir disfrutando del tenis. Yo perdí un poco la alegría de seguir jugando a finales de 2008, 2009 y ahora estamos en 2016 y estoy en mi mejor momento. Tampoco tengo un objetivo concreto. Intentar siempre dar el máximo de mí mismo y después ya los resultados saldrán y, si no salen, te quedas con la tranquilidad de que lo has dejado todo. Sí me hablas de títulos, me encantaría ganar la Copa Davis porque es el único que me falta, pero no te voy a engañar, me encantaría ganar más Grand Slam, me encantaría seguir ganando Masters 1000 y me encantaría ganar torneos en general. Con Feli hemos hecho un gran tándem este año y somos favoritos cuando vamos ahora a las competiciones.

P.– Me imagino que todos los títulos que has conseguido, tanto este año como en temporadas anteriores, habrán significado algo para ti, pero supongo que habrá alguno que haya sido el más importante y el que más te ha emocionado, ¿o todos lo han hecho por igual?

R.– El que más feliz me hizo fue Roland Garros. Siempre de pequeño tenía ese torneo de favorito. Tampoco me quiero dejar el haber ganado el Torneo de Maestros en 2012 con Marcel, que fue el primer torneo grande que ganamos. También fue algo inolvidable. Pero los torneos sabes que cada semana o cada año los juegas y una medalla de oro es muy difícil porque ahora, por ejemplo, hasta 2020 ya no vuelve a haber otra oportunidad. La carrera del tenista es muy corta, o sea que conseguir una medalla es muy complicado, así que, como dificultad, como valorarla y como repercusión, evidentemente, la medalla de oro siempre quedará en el recuerdo.

P.– Rememorando tus viejos tiempos, al principio jugabas torneos individuales, ¿qué pasó para que te decantases por los dobles? 

R.– Llegó un punto, en el 2008, que mi ranking en individuales no era del todo bueno. Siempre intenté estar en el Top 100. Pero al ver que me costaba mucho y, gracias a jugar con Rafa en Doha (2009) que ganamos el torneo, me di cuenta que el dobles se me daba bien. No fue una elección complicada porque en dobles me fue muy bien rápidamente. Me coloqué el 40 del mundo rápido y después en individual, cada vez, el ranking iba a peor, entonces tomé la decisión en 2009 de aparcar lo que era el individual y de centrarme solo en el dobles. Al final fue una decisión acertada.

P.–¿Con quién se te ha quedado una espinita clavada de no haber ganado?

R.– La pareja a la que no he ganado nunca es la de Verdasco-Marrero. Nunca, nunca, nunca. Por separado sí, por ejemplo he ganado a Marrero con otra persona. Esa sería la pareja que más respeto. He jugado contra ellos unas siete veces y he perdido las siete. ¡No hay manera! Seguramente volverán a ganar, pero no estaría mal volver a jugar y vencerles una vez. Diríamos que han sido mi bestia negra durante dos años.

P.– ¿Con qué rivales te ha gustado más jugar?

R.– Al final a uno le gusta jugar con la gente buena. Cuando juego contra los Bryan soy consciente de que son la mejor pareja de la historia en cuanto a títulos y quieras o no, sabes que estas jugando con una pareja que tiene un currículum inmenso. Para mí, jugar contra ellos es un honor y ya si tienes la opción de ganarles la alegría es el doble.

P.– ¿Tienes alguna manía con la raqueta?

R.– Tengo muchas. Estoy jugando con la misma raqueta desde hace ocho años, con un modelo Babolat, antiguo. Es una raqueta que me va muy bien. Como en su día me dieron muchas raquetas he decidido terminar mi carrera con esta.

P.– ¿Ves muy cerca tu retirada?

R.– Prefiero no pensarlo porque a lo mejor te digo dos años y puede que sean cuatro. Y quizás te digo cuatro y luego son dos años. Al final será un poco en función de cómo vaya todo. El futuro nunca sabes: las lesiones, puede ser que no me vaya bien o que me vaya muy bien y al final siga jugando. De momento me va todo bien, disfruto jugando y viajando… así que ya veremos. Lo que tengo claro es que, uno o dos años, seguro que voy a jugar.

Marc López y Marcel Granollers | Getty

Marc López y Marcel Granollers | Getty

Aprovechando la conversación, vimos oportuno conocer un poco más a fondo al tenista catalán. 

-¿Qué desayuna Marc López?

Un par de tostadas con pavo, y zumo de naranja, un poco de cereales con leche y algo de fruta.

-Qué torneo es el que más te gusta disputar

Indian Wells y, evidentemente, el de casa, el Conde Godó que se celebra en mi club y es donde entreno.

-Una serie

La mejor serie que he visto en mi vida ha sido Prision break. Dexter también me gusta mucho.

-Una película

Me encanta todo tipo de películas. Pero la que más fue ‘The Game’, de Michael Douglas. Para mí tiene el mejor final de todos, que me sorprendió mucho.

-Alguna afición que no sea el tenis

Surf, pádel y golf. El surf es el que más me gusta ahora porque es el que más me cuesta.

-En qué lugar del mundo te perderías

En Tanzania.

-Una canción o un grupo de música

Ne-Yo me encantaba. Ahora todo lo que es bachata, regaetton. La de “Traicionera” la escucho unas 40 veces al día.

-Con quién te gustaría jugar de pareja, que no lo hayas hecho ya, de chico y de chica y por qué.

Con Roger Federer, porque considero que es el mejor de la historia. Y de chicas con Carla Suárez. Me parece muy humilde. Me encanta cómo juega, su estilo y como persona, lo poco que la conozco, me parece encantadora.

-Tienes algún ritual antes de salir a jugar

Pierdo bastante tiempo en colocar el grip, le quito el tapón de debajo de la raqueta y en tenerla a punto. Preparo mi bebida isotónica y caliento un poco. Y una vez que estoy en la pista, me gusta sentarme a la izquierda de mi compañero. Es una tontería, pero ahora prefiero hacerlo así.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados