La Liga

article title

Mantenerse y perder la categoría

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

J.J. Muruzabal | El fútbol español vive contemplando pretenciosamente su propio ombligo. Los buenos resultados en las competiciones continentales de clubes han servido como cortina de humo de algunos problemas, que se han enraizado por la ausencia de medidas efectivas que van más allá de la buena voluntad. Esta semana la lucha por eludir el descenso en la máxima categoría ha vuelto a ser cuestionada, algo que desafortunadamente no es un nuevo para la autoproclamada “mejor liga del mundo”. Y es que si echamos la vista atrás, la mayoría de las peleas por eludir el temido descenso han estado manchadas por partidos que si no son sospechosos, como mínimo podríamos tildar de “curiosos”. A continuación vamos a realizar un ejercicio de revisionismo histórico que abarcará los últimos diez años.

Temporada 2006/07 –  Descargas ilegales

Por primera vez en su centenaria historia, el Athletic Club veía peligrar la categoría en la que siempre había militado. Llegaba a la última jornada con 37 puntos, los mismos que el Betis, y uno más que el Celta que marcaba la última plaza del descenso. En la decisiva fecha, visitaba San Mamés el Levante, que con la permanencia certificada, no peleaba por nada.

Años después, se filtró una grabación telefónica entre el capitán granota Iñaki Descarga, y el presidente de la entidad valenciana, Julio Romero. En la misma, el  defensor admite que varios jugadores habían cobrado una prima por dejarse ganar en ese trascendental partido, e incluso de soslayo se menciona que Ángel María Villar, estaba al corriente de esta situación. El encuentro terminó con victoria del Athletic por 2-0. El zaguero del Levante José Serrano, allanó el camino de los leones para la permanencia con un autogol. Este triunfo del cuadro que dirigía por aquel entonces Mané, convirtió en estéril la victoria del Celta (2-1) ante el Getafe, y el cuadro vigués acompañaría a Real Sociedad y Nástic en el doloroso camino a la categoría de plata.

Temporada 2007/08 – Decano y amigo

En el siguiente caso no es una motivación económica, sino un interés deportivo común, el que deparó un desenlace de temporada curioso en la agónica disputa por sobrevivir en Primera. Fue una salvación tan cara que no hizo bueno el dicho popular de “con 42 puntos, te salvas”. Cuatro equipos tenían el agua al cuello: con la otrora cifra mágica de 42 estaba el Real Zaragoza – en descenso- 43 tenían Recreativo y Osasuna, y algo más lejos, con 44 puntos, estaba menos comprometido el Real Valladolid.

En la jornada 38 en el Nuevo Colombino se enfrentaban Recreativo y Real Valladolid, con la oreja pegada al transistor. Durante la semana se especuló que existía un pacto tácito entre ambos conjuntos para firmar lo que en ajedrez se denominaría “tablas curativas” siempre, claro está, que los resultados en otros campos acompañaran. Se puso en ventaja el cuadro pucelano desde el primer minuto con gol de Víctor. La atención pasó a El Sadar y Son Moix, donde había intereses cruzados, pues los rivales de Osasuna y Zaragoza –Racing y Mallorca, respectivamente-  peleaban por la última plaza que daba acceso a Europa sólo separados por un punto de diferencia.

A falta de diez minutos, el Mallorca ganaba 2-1 al Zaragoza, Osasuna empataba a cero con el Racing, y en el Colombino seguía el 0-1 en el luminoso. Con estos resultados el Zaragoza estaba condenado al descenso, pero un gol maño supondría una hecatombe para el decano del fútbol español. A seis para el final en Pamplona, Bolado adelantaba al Racing, y el fantasma del descenso cruzó la península de sur a norte. Ese gol, suponía que el Real Valladolid llegaba a la orilla de la permanencia, aún en el caso de que el Recreativo empatara su partido. En el minuto 89, Javi Guerrero empujó a la red, sólo y bajo la misma línea de gol, un centro raso desde la derecha de Ersen Martin. Dolió en Zaragoza la relativa pasividad de la zaga pucelana en esa acción, si bien es cierto, que la derrota por 3-2 en las islas, les condenaría por méritos propios a jugar en Segunda División el curso siguiente.

 

Temporada 2008/09 – Maillot rojo

Seguro que usted recordará que en esta campaña se decía comúnmente que cada equipo tenía que afrontar “los Alpes” en el calendario, que consistía en un encadenado consecutivo Sevilla-Barcelona-Real Madrid, que deja el Galibier-Telegraphe en una rampa de garaje. Siguiendo con la metáfora, Osasuna sería el contrarrelojista que necesitaba tener una ventaja suficiente para afrontar este desafío en las tres últimas jornadas. No consiguió tener una renta suficiente; con nueve puntos por jugar, y 36 en el casillero, su futuro era muy comprometido.

 

Sin embargo, el destino quiso que lo que parecía una subida empinada, se transformara en una bajada poco sinuosa. En la jornada 36, el Barcelona de Pep Guardiola cantaba el alirón, y los rojillos visitarían el Camp Nou, y recibirían al Real Madrid con los dos equipos exentos de pelear por nada más allá del honor… o el dinero. Como dijo el entonces técnico rojillo, José Antonio Camacho “no es fácil ganar jamás a esos equipos”. En la penúltima jornada, Osasuna venció 0-1 al Barça, y en la última jornada, un golazo de Juanfran rompió el partido, y el cuadro navarro mantuvo su vitola de superviviente al derrotar al Real Madrid, con doce suplentes, por 3-1.

El Betis, fue la sorprendente víctima de esta pugna por la salvación, una de los más vibrantes de la década, al ser incapaz de pasar del empate en su feudo ante el Valladolid de un inconmensurable Sergio Asenjo.

 

Temporada 2009/10 – Llanes, patria querida

La villa asturiana de Llanes pasó de ser famosa por su turismo de monte y playa, y sus célebres tejeros, para quedar indirecta e involuntariamente asociada a la picaresca. Aquel campeonato se dio la curiosa circunstancia que ningún equipo llegó descendido a la última jornada. En Valladolid -36 puntos, los mismos que Tenerife- se aferraban a un clavo ardiendo gracias a la proverbial remontada que había conseguido “Superman” Javier Clemente, aunque su empresa era más que imposible, pues a diferencia de la pasada temporada, esta vez en el Camp Nou se dirimía el título de liga. Aunque para remontada la del Xerez del Pipo Gorosito, que obró un milagro contemporáneo, y con 34 puntos, necesitaba multiplicar los puntos y los goles para lograr librar de la guadaña del descenso.

Los otros equipos que estaban fuera de los puestos calientes, pero ni mucho menos salvados eran Málaga (37) y Racing (39). El calendario volvía a mostrar una sonrisa sardónica, al deparar en la última fecha un Racing-Sporting, dos equipos hermanados en la grada y el banquillo. Cuenta la leyenda urbana que en una reunión celebrada entre las dos directivas se habría fraguado el llamado “Pacto de Llanes” un acuerdo en virtud  del cual se obtendría  un resultado que permitiera al Racing permanecer en la máxima categoría. El arreglo se quiso mantener en un decoroso silencio, pero el presidente de Cantabria, el mediático Miguel Ángel Revilla, no dudó en hacer ostentación de ese acuerdo entre regiones hermanas, que además tenía el “premio añadido” de mandar al descenso a un eterno rival de ambas hinchadas, el Real Valladolid.

A punto estuvo Manucho de adelantar al Pucela en el Camp Nou, pero el gol en contra de Luis Prieto, enterró las esperanzas pucelanas, y a partir de ahí, los culés tuvieron vía libre para ganar cómodamente el encuentro, y a la postre, el título de liga. Misma suerte que los blanquivioletas corrieron el Tenerife, que cayó derrotado por 1-0 en Mestalla, y el Xerez, que no pudo pasar del empate ante Osasuna. Todos estos resultados, permitieron que en El Sardinero se viviera una fiesta, porque el partido no fue partido. El Racing ganó 2-0 en uno de los encuentros más sospechosos de la historia reciente del fútbol español.

 

Temporada 2010/11 – A-maños

Esta lucha por la salvación ha sido la que más repercusión mediática ha tenido en los últimos años, a raíz del proceso judicial contra jugadores, cuerpo técnico, y dirigentes del Real Zaragoza. Pasamos a ponerle en antecedentes. Fue una carísima salvación de, por cierto, gran complejidad cabalística ya que eran muchos los equipos implicados. Por la última plaza de descenso directo a Segunda División peleaban el Zaragoza, que como otras temporadas marcaba el descenso con 42 puntos, Deportivo (43), Getafe (43), Real Sociedad (44), Mallorca (44) y Osasuna (44). El desglose estadístico determinaba que era el Zaragoza el que descendía en más de la mitad de las combinaciones teóricas, y que el Mallorca, era quien tenía más opciones matemáticas de permanecer en Primera.

 

Ironías del destino, la lucha en la última jornada fue casi un mano a mano entre el Deportivo y el Mallorca. En Riazor, el Deportivo, que dirigía Miguel Ángel Lotina, recibía a un Valencia que viajaba con el tercer puesto asegurado. Aduriz puso en ventaja a los visitantes pocos minutos después del saque inicial, y el Depor se vio abocado a remar contracorriente desde entonces. En los otros campos, sólo el resultado de Mallorca invitaba al optimismo. El Kun Agüero se despedía como jugador rojiblanco y no entendía de misericordia. Sus goles pusieron al Mallorca en desventaja clara -0 a 3 en el minuto 60- ante el Atlético de Madrid. El Zaragoza ganaba al Levante, mientras que el Deportivo necesitaba un sólo tanto para mandar al ascensor al Mallorca. En el descuento, con el Deportivo volcado hacia el arco rival, Soldado marcó el 0-2 y certificó el descenso del cuadro herculino con 43 puntos en el casillero.

La fiscalía Anticorrupción denunció que cada jugador del Levante recibió una prima de 120.000 euros por dejarse ganar en el partido que les enfrentó al Real Zaragoza. La Audiencia de Valencia abrió proceso judicial contra 42 imputados, incluyendo jugadores de ambos planteles, el entrenador Javier Aguirre, y, evidentemente, el presidente de la entidad zaragocista, Agapito Iglesias. Esta ha sido la primera macrocausa contra los amaños en el fútbol español.

 

Temporada 2011/12 – San Agapito y otro Tamudazo

Otra vez el Real Zaragoza aparece como centro del huracán de chismes y rumores en la pugna por la salvación. La estratosférica levantada que bajo el caudillaje de Manolo Jiménez protagonizó el cuadro maño, que sumó 18 puntos sobre 18 posibles en las últimas seis jornadas, generó suspicacias en las aficiones rivales y se instaló que Agapito Iglesias había primado a rivales del Zaragoza para que fueran para atrás y de esta manera poder eludir el descenso de categoría. Nunca se ha demostrado hasta la fecha que algún partido de esta temporada estuviera amañado, pero con los precedentes de la campaña anterior, esta podría considerarse otra permanencia manchada en el debe de uno de los clubes históricos de nuestro fútbol.

El Villarreal resultó ser el equipo que se fue al descenso después de un final no apto para cardíacos. El Submarino amarillo estaba a salvo a falta de cinco minutos para el final de liga. En el minuto 87, un gol de Falcao silenciaba El Madrigal, y la afición castellonense se colocaba temblorosa los auriculares pendientes de lo que sucedía en Vallecas, pues un gol del Rayo les condenaría. Como sucedió años atrás en el Colombino, tanto Rayo como Granada se jugaban la permanencia en duelo directo, de ahí que también hubo más que suspicacias en el gol de Raúl Tamudo para el Rayo en el descuento. El Granada estaba libre de todo con el resultado de Villarreal, y el Tamudazo terminaría descendiendo al Villarreal. Otra ruleta rusa con final feliz para los implicados.

Para rematar la faena, se supo posteriormente que hubo más que palabras en el túnel de vestuarios entre el ex-defensor central amarillo Diego Godín, y el presidente del Villarreal Fernando Roig. Se dice que el charrúa hizo sangre con el descenso de su antiguo equipo delante de Roig, y que éste no pudo contenerse.

 

Temporada 2013/14 – “Rico de mí”

A diferencia de las sociedades anónimas donde hay ciertos códigos no escritos, en los cuatro clubes profesionales del fútbol español las nuevas directivas pueden realizar auditorías contables para valorar la gestión económica de sus predecesores. De esta manera, los nuevos gestores de Osasuna detectaron un agujero de nada menos que tres millones de euros en tesorería durante la gestión que tenía a Archanco como cabeza visible. Denunciaron la irregularidad ante la LFP que instó a la apertura de un procedimiento judicial a cambio de inmunidad para el delator, que en este caso era el propio Osasuna.

El dinero se habría empleado –supuestamente- en sobornos en las últimas jornadas del campeonato de Primera División 2013/14. Primas para que el rival se dejara ganar –esto figura en el sumario judicial-, y lo que resulta mucho más sangrante, primas que apuntarían a que jugadores de otros rivales en la pelea por la permanencia “jugaron” con la camiseta rojilla por debajo de la del club que le pagaba.

 

El que fuera gerente rojillo, Ángel Vizcay, reconoció un pagó por valor de 250.000 euros a los jugadores del Betis Amaya y Figueras a cambio de que el conjunto hispalense no hiciera fuerza en el último partido de la temporada que enfrentó a Osasuna y Betis, en el estadio de El Sadar, que el cuadro pamplonica terminaría ganando por 2-1, recordado por la avalancha en el Gol Sur. Esa misma jornada, y en duelo directo, se medían en Zorrilla el Real Valladolid y Granada. El cuadro andaluz logró la permanencia al imponerse por un gol a cero.

También se pone en duda la jornada precedente, en la que Osasuna empató en Cornellá ante el Espanyol, dirigido por el icono rojillo Javier Aguirre. Con ese empate el cuadro navarro no dependía de sí mismo, pero una derrota le hubiera acarreado el descenso, mientras que su rival certificó la permanencia matemática. En el Villamarín, nadie diría que el descendido Betis no peleaba por nada, a tenor del partidazo que cuajó ante el Real Valladolid. El cuadro verdiblanco terminaría ganando 4-3 en el suplementario, merced a un gol de Juanfran tras botar una falta en medio campo en la que el portero pucelano Jaime queda muy comprometido.

 

Temporada 2014/15 – Carnaval y pasión azulgrana

No ha sido una de las permanencias más controvertidas, pero en Eibar escoció mucho la jornada final del pasado curso balompédico, en la cual, el cuadro armero cayó a los puestos de descenso, si bien nunca se llegó a materializar la postergación de categoría por el descenso administrativo del Elche C.F.

Tres aficiones hicieron acopio de sobres de tila para poder afrontar la última jornada de liga. Deportivo, triste protagonista de años precedentes con 34 puntos; de nuevo el Granada, con idéntico puntaje, que se sumaba a la ya mencionada hinchada del Eibar, debutante en estas dramáticas lides.

En Ipurúa, el Eibar cumplía con su parte del plan y vencía al Córdoba por 3-0 en un partido que tuvo totalmente bajo control. El Granada se medía en Los Cármenes al Atlético de Madrid, en otro choque sobre el que había escrito mucha literatura los días previos. Aquí el empate le venía muy bien a ambos conjuntos, sobre todo al Atlético, ya que le permitía amarrar la tercera plaza. Con ese punto, el Granada fiaba todo a que el Deportivo, que en ese momento perdía 2-0 en el Camp Nou, no consiguiera dar vuelta al partido.

A muchos les llamó la atención la actitud del Barcelona con el 2-0 en el tramo final del partido. El conjunto de Luis Enrique, ya campeón, y con la final de Liga de Campeones en ciernes, levantó el pie en el tramo final del partido algo que molestó mucho en los otros campos. El Deportivo anotaba el tanto de la igualada redentora en el minuto 75. Momentos de zozobra en Eibar, que se cambiaba de chaqueta, pues si marcaba un gol el Deportivo, el que descendería sería el Granada. Todos los marcadores se mantuvieron estables.

Las mentes perversas apuntan a que el Deportivo le “devolvió el favor” al Barcelona en este mismo campeonato. El cuadro de Luis Enrique venía en una grave crisis de resultados y ganó en Riazor por 0-8, en lo que fue una fiesta perfecta para ellos, ya que Suárez anotó un póker de goles que le permitió seguir liderando la lucha por la bota de oro europea.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados