Miscelánea

article title

Mancini vs Mourinho, análisis táctico del Galatasaray

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Manuel TRONCOSO – Esta eliminatoria tiene un nombre que está por encima de cualquier previa o noticia deportiva acerca de la eliminatoria. Es el de Didier Drogba, y es que desde que se celebrase el sorteo de los Octavos de Final, la eliminatoria se ha definido como "el regreso de Drogba a Stamford Bridge". No es para menos ya que no vamos a descubrir ahora la huella que dejó el de Costa de Marfil en Londres, nos bastará con recordar que su último gol con el Chelsea fue el que le dio al club su título más importante, el de la Champions League.

No será el único re-encuentro. Mourinho no sólo va a volver a ver a Drogba, también verá al que fuera la clave de su Inter de Milán, el holandés Wesley Sneijder. También el técnico portugués se re-encontrará con Hamit Altintop, aunque probablemente no en el césped ya que el turco sigue poniéndose a punto tras su lesión. Cabe señalar que Mourinho tiene más importancia de la que pudiese parecer en un principio en el Galatasaray ya que el técnico portugués influyó tanto en Drogba como en Sneijder para que ficharan por el Galatasaray debido a su amistad con el entonces ténico, Fatih Terim. Algún ojo también mirará hacia ambos banquillos ya que en su día, Mourinho cogió el testigo de Mancini en el banquillo del Inter de Milán, sin duda dos técnicos muy carismáticos.

Pero esta eliminatoria es algo más que viejos re-encuentros y morbo futbolístico. Será sin duda alguna una de las eliminatorias más intensas de los Octavos de Final.
Galatasaray llega posiblemente en el mejor estado posible ya que atraviesa una gran racha en la Superlig turca que le ha permitido recortar diferencias con el líder Fenerbahçe, algo que hace un par de meses parecía imposible y muchos ya veían a Fenerbahçe como nuevo campeón turco. Son cuatro puntos de diferencia, un gran logro teniendo en cuenta que llegaron a tener hasta diez puntos de desventaja.

Mancini llegó pronto al equipo, aunque eso sí con la temporada ya comenzada y no pudo moldear bien el equipo aunque en el mercado invernal ha intentado retocar las zonas más débiles, y de momento ha obtenido muy buen resultado. Con Mancini, Galatasaray ha marcado 37 goles en liga (una media de casi dos goles por partido) y ha encajado 17 (unos 0.8 goles por partido). Y en UCL tiene una media algo peor (un gol marcado y otro recibido en cada partido) debido en gran parte a la goleada recibida en el Santiago Bernabéu. Pero a grandes rasgos, lo que Mancini intentó desde su llegada y que poco a poco va consiguiendo es mejorar la fortaleza defensiva del equipo, sin despreocuparse evidentemente del ataque, pero las mayores modificaciones han llegado en la parcela defensiva.

Con respecto al mercado de fichajes, siempre va a saber a poco si ponemos en el otro lado de la balanza los movimientos del equipo del invierno pasado con la llegada de Sneijder y Drogba. Esta temporada el club se decidió por incorporar jugadores que hacían falta para mejorar las carencias del equipo en lugar de firmar a algún jugador de gran renombre (algo que no quita que también tengan un gran rendimiento). Así para la UCL han llegado el central argentino Burdisso, el mediapunta bosnio Hajrovic y el lateral izquierdo o carrilero brasileño Telles. Por otro lado, abandonaron el equipo Albert Riera, Dany Nounkeu y Nordin Amrabat. Llegaron otros jugadores como Gunter o Veysel Sari pero no han sido inscritos en la competición.

En cuanto a lesionados, Mancini no podrá contar con Aydin Yilmaz gravemente lesionado y a él se le suma Altintop, aún poniéndose a punto. Además hay jugadores tocados como Balta, Chedjou y Zan, por lo que la composición de la defensa dependerá mucho de la recuperación de estos últimos.

ANÁLISIS TÁCTICO
Para hablar de los esquemas tácticos de Mancini necesitaríamos un artículo de tales dimensiones que posiblemente os resultase hasta aburrido así que veremos todas las opciones con las que ha salido a jugar Galatasaray desde que llegó el italiano, pero de manera breve.

A su llegada, Mancini comenzó a jugar con el 1-4-2-3-1 clásico colocando en banda izquierda a Burak Yilmaz, con el paso de los partidos, el equipo comenzó a colocarse con el 1-3-5-2 tan de moda en Italia e incluso en muchos partidos, Mancini ha utilizado el esquema heredado por Terim para encontrar un hueco a Sneijder, el 1-4-3-1-2, eso sin olvidar que el 1-4-4-2 siempre es una opción. Si esto no os termina de marear un poco o confundir, no se preocupen porque el equipo muta con facilidad durante el partido o en las fases ataque-defensa. Esto está resultado un arma de doble filo ya que hay veces que los propios jugadores se ven confundidos aunque de momento está sacando buenos resultados. También hay que tener en cuenta que se trata de una temporada de transición y asimilación a los requerimientos del entrenador, aunque no por ello la exigencia sea menor. Será a partir de la próxima temporada cuando de verdad el equipo pueda beneficiarse de los esquemas tácticos de Mancini una vez que tenga tiempo de hacer una pre-temporada al completo.
Aclaremos las opciones del sistema táctico para una mejor comprensión, del esquema más probable al menos probable, o mejor dicho al que menos se espera ya que probables con Mancini, son todos:

3-5-2

Se trata seguramente de la táctica más polivalente y con la que el equipo se ha sentido más respaldado tanto en defensa como en ataque. Los tres centrales le proporcionan una gran solidez atrás con las ayudas de los carrileros. Tanto los medio-centros como Sneijder proveen al equipo de una buena salida de balón y en ataque se puede permitir jugar con dos puntas. Los defectos de esta táctica serían que los carrileros son de carácter muy ofensivo y a veces quedan las bandas desprotegidas aunque con los tres centrales se suelen hacer buenas coberturas. Además para sacar el balón jugado, Mancini prefiere que Sneijder baje hasta el centro del campo por lo que debe recorrer muchos metros para llegar al ataque, son pocas las ocasiones en las que Inan o Melo sacan el balón ya que se colocan como interiores y como apoyos del holandés.

4-3-1-2

Esta sería la táctica heredada por Terim. El mítico entrenador turco se decidió por este esquema para encontrar un sitio a Sneijder en su mejor posición en el centro y no partiendo desde la izquierda. Con esta opción se perdería juego en bandas en global ya que el mayor defecto es que cuando suben los laterales, las coberturas son más difíciles y pasa a tener una gran importancia Gulselam que debe incrustarse muchas veces como tercer central.

4-2-3-1

Con este esquema comenzó a jugar Mancini sobre todo con vistas al partido clave ante la Juventus en Italia. Los pocos días que tuvo para trabajar al equipo los aprovechó muy bien y el equipo funcionó como un gran bloque basculando de una manera impecable y llegando a conseguir un meritorio empate. No sería extraño que ante un equipo con enorme potencial como el Chelsea, Mancini se vuelva a decidir por esta opción a pesar de perder a Burak Yilmaz en la punta de ataque para sacrificarlo en la banda izquierda.

4-4-2

Con tantas variaciones tácticas, ¿quién se atreve a descartar el clásico 1-4-4-2? Mancini ya lo ha utilizado y está condicionado por Sneijder. El holandés partiría siempre de banda izquierda para irse hacia el centro mientras que Telles cogería todo el protagonismo en esa banda, sobre todo en ataque.

4-1-4-1

Tampoco se puede descartar esta opción. El equipo se protegería mucho en defensa aunque sacrificaría a un delantero. Además Sneijder volvería a partir desde la izquierda y su posición en ataque sería para Telles.

Este es el repaso a todas las tácticas que puede llegar a utilizar Mancini. Las pongo todas ya que durante el partido el equipo puede mutar a alguna de ellas con algún cambio táctico o con la inclusión de un nuevo jugador desde el banquillo.

LOS JUGADORES, LÍNEA POR LÍNEA
En portería Muslera es fijo, no hay debate, el uruguayo es un gran portero a pesar de algunos fallos puntuales, pero siempre cumple. Suele ser un seguro.

En la defensa, Eboué debería ocupar el lateral o carril derecho aunque nunca es descartable que juegue por él Sabri Sarioglu para protegerse más defensivamente. En el lateral o carril izquierdo el brasileño Telles se ha hecho fijo, posee gran recorrido, calidad y gran golpeo de balón. En el eje central, el turco Kaya parece fijo y junto a él podría jugar Burdisso dando fuerza a esa línea sobre todo si Chedjou finalmente no llega. Cualquiera de los tres podría ser titular. Otras opciones en el eje serían Balta, Zan o incluso Gulselam.

El doble pivote es inamovible y la pareja Inan-Melo sigue funcionando bien. El brasileño proporciona al equipo gran intensidad y el turco con gran capacidad de pase marca diferencias. Dependiendo del esquema se les podría unir Gulselam siempre por detrás de ellos para echar el cerrojo y tapar los huecos existentes. Por delante siempre estará Sneijder (contando con un esquema en el que no parta desde banda izquierda) con su enorme clase y en partidos de tanta importancia está llamado a marcar las diferencias y a guiar al equipo a la victoria como fue el caso de su épico gol ante la Juventus.

En las bandas normalmente tendríamos a los carrileros Eboué o Sarioglu en la derecha o Telles en la izquierda. Esto podría cambiar según el esquema y Sneijder podría partir desde banda izquierda pero siempre hacia el centro. En banda derecha Mancini siempre tiene las opciones de Bulut, que aparte de en la delantera también rinde en banda, o la del bosnio Hajrovic que posee una gran calidad técnica.

La delantera está bien cubierta una temporada más. Burak Yilmaz y Drogba dotan al equipo de una peligrosidad enorme para el rival. El turco siempre es un problema para los defensas con sus desmarques y sus carreras hacia portería rival. De Drogba poco nuevo que decir, el equipo se beneficia no ya sólo de su calidad sino también de su temple para aguantar el balón y sobre todo de su juego aéreo.

Sea cual sea el esquema táctico con el que el equipo juegue, lo que todo el mundo debe tener algo es la intensidad con la que saldrán. Un equipo que ha conseguido sus mejores resultados con una presión asfixiante por todo el terreno de juego.

Además no es un equipo al que le queme el balón, saben jugarlo y bien, siempre comandado por Sneijder que se encarga de abrir el balón a las bandas o llevarlo directamente a la punta del ataque, pero sin olvidar el papel vital de jugadores como Inan. Añadamos a todo esto que el cuadro otomano posee grandes lanzadores de faltas y desde diferentes distancias el equipo puede crear grandes problemas ya sea con Inan, Sneijder, Drogba, Burak Yilmaz, Telles o Hajrovic. Y gracias a estos grandes lanzadores, el equipo también posee un gran peligro en los saques de esquina con buenos rematadores como Drogba o Chedjou.

En definitiva, una eliminatoria vibrante que seguro que deja al aficionado con muchas ganas de que llegue cuanto antes el partido de vuelta en el que el gran Didier Drogba volverá a la que fue su casa.

[Sigue toda la actualidad del fútbol turco en @TurquiaSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados