article title

Manchester United: nueva era, mismos fantasmas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Mijail LÓPEZ – El debut de Manchester United en esta Premier League ante el Swansea, se planteaba como uno de los eventos más interesantes de la jornada inaugural, tras una pretemporada de buenos resultados, el entusiasmo que trajo Louis van Gaal a Old Trafford cargaba de energía a un equipo que seriamente necesitaba una dosis positiva de actitud tras la mala temporada pasada.

El United inició con el 3-5-2 usado en pretemporada, la línea de tres formada por Jones, Smalling y Blackett, mientras que Lingard y Young asumieron los roles de carrilero derecho y izquierdo respectivamente. En el mediocampo Fletcher y Herrera en el doble pivote y adelante Mata jugando de enganche con Rooney y Chicharito en ataque.

El equipo en el primer tiempo, nunca engranó a pesar de tener mucha posesión, no tuvo fluidez en su juego y generó pocas oportunidades de gol. Swansea con la única oportunidad clara que tuvo, logró concretar a través del sur coreano Ki, una vez más como se vio en muchas oportunidades la temporada pasada, los descuidos defensivos fueron clave para dar ventaja al rival, la falta de marca hacia los volantes ofensivos del Swansea le permitió a Ki llegar con facilidad y vencer de buena manera a De Gea.

En el segundo tiempo, van Gaal hizo ajustes, sacó a Chicharito, hizo ingresar a Nani y el equipo se armó en un 4-2-3-1, con Blackett y Smalling de centrales, Young y Jones como laterales, Herrera y Fletcher en el medio igual que en el primer tiempo, Januzaj (que entró por el lesionado Lingard) como extremo por derecha, Nani por izquierda y Rooney de punta. El United mejoró y rápidamente pudo inclinar la cancha, atacando mucho por derecha, con un desequilibrante Januzaj que le dio dolor de cabeza a Taylor (lateral derecho del Swansea). El empate no tardaría en llegar, tras un tiro de esquina de Mata, Jones peinaría para que Wayne Rooney definiera de media volea en el área.

A partir de ese punto, parecía que el United había acomodado las cosas y lograría darle la vuelta al partido, el equipo siguió atacando y hasta pegó una pelota en el poste tras un tiro libre de Rooney, pero después que el Swansea aguantara el arreón de los diablos rojos, se propuso ser un poco más agresivo y nada más con eso, con proponérselo, se puso arriba en el marcador, tras otro descuido de Young y Fellaini (quien reemplazó a Herrera), que permitió que el islandés Gylfi Sigurdsson pudiera entrar solo en el área y convirtiera el 2-1, tras un buen centro de Jefferson Montero. El United quedó golpeado y nunca se le vio dentro del partido, la estrategia final de van Gaal fue lanzar pelotazos a Fellaini pero la misma fue poco efectiva pues no se creó ni una oportunidad seria de gol. Al final, sorpresa confirmada y victoria para el Swansea.

Con van Gaal, había aire a de era nueva, de cambios en Old Trafford, pero con la poca llegada de refuerzos, con las salidas importantes en defensa (que todavía no han sido cubiertas) y las lesiones que tiene actualmente el United, los fantasmas del pasado se rehúsan a salir del teatro de los sueños, que desde hace tiempo, es un teatro de pesadillas. Lo bueno para el MUFC es que todavía tiene tiempo para arreglar esto, hasta el 31 de Agosto.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados