Se habla de:

Fútbol inglés

article title

Manchester United-Liverpool, polaridades opuestas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Este domingo se jugó el que es sin duda el partido más grande que puede ofrecer el fútbol inglés: Manchester United vs. Liverpool. A pesar de que ambos equipos no están a la altura de otrora, sigue siendo una de las rivalidades más fascinantes en todo el mundo futbolístico. Para la ocasión, Louis van Gaal decidió usar un XI que no contemplaba a ninguno de los fichajes que hizo en el verano. Rojo fue baja de último minuto, Di María, Shaw y Blind lesionados, mientras que Falcao y Herrera iniciaron desde el banco. Por el otro lado, Brendan Rodgers no jugó con un nueve fijo, sino que prefirió usar a Sterling como falso nueve, junto a Lallana y Coutinho. Balotelli estaba disponible en el banco. Ambos técnicos se decantaron por una línea de tres en el fondo.

Los  primeros minutos del partido fueron muy activos, con un Liverpool que presionaba arriba y ocasionaba que los defensas del Manchester United tuvieran muchos problemas al salir, en ese aspecto fue vital el rol de Michael Carrick que jugó como una especie de libero para contribuir a la salida limpia desde atrás por parte del United, luego de esos primeros minutos de dominio red llegó un momento clave, Sterling tuvo un mano a mano con De Gea y el español mostraría tan solo unos segundos de la gran película que preparaba para la noche, al tapar el disparo del juvenil inglés, inmediatamente de ese evento, Antonio Valencia hizo una jugada magnifica por derecha para asistir a Wayne Rooney que definió de primera, de gran manera y poner en ventaja a los ‘Red Devils’, un gol que vino en contra de la marea pues los de van Gaal en ese momento estaban siendo superados. Estos breves segundos marcarían lo que fue la dinámica del encuentro, un Manchester United contundente, eficiente y un Liverpool que tendría más la pelota, que generaría más oportunidades, pero que constantemente se enfrentarían contra un muro llamado David De Gea.

 

Si algo queda claro de este encuentro es que la diferencia en lo que es el peso individual entre Manchester United y Liverpool es importante, mientras Sterling y Balotelli tuvieron muchas oportunidades de gol y no pudieron vencer a De Gea, Van Persie, Rooney y Mata definieron prácticamente con sus primeras oportunidades claras. Si nos vamos a los números, el United disparó 11 veces, 6 de esas 11 fueron al arco y convirtió tres goles, Liverpool logró 19 disparos, nueve de esos fueron directo al arco y detenidos por David De Gea. Mientras la figura del portero español se hacía más grande y poderosa, Brad Jones (quien jugó por Mignolet) no se notó como una figura imponente y en los goles de Rooney y Van Persie, se le vio muy apresurado al momento de lanzarse para intentar detener los disparos.

La efectividad de los ‘Red Devils’, sigue siendo muy notable y es una característica importantísima para un club grande, el Manchester United es contundente sin jugar bien y eso lo hace un rival peligroso. Hay mucho que mejorar por parte del equipo de van Gaal a nivel de juego, pues sigue siendo un equipo espeso que es muy descuidado con la posesión, pero a pesar de eso, se ven los resultados de sus métodos, al observar jugadores como Carrick, Fellaini, Valencia y Young rendir de buena manera, cuando hace unos meses con Moyes, muchos desde afuera pedían que fueran vendidos por parte del club, teniendo en cuenta que no jugó desde el inicio con ninguno de sus nuevos fichajes, se puede decir que van Gaal está sacándole provecho a lo que Moyes no pudo y eso habla muy bien de las habilidades del entrenador holandés.

Para Liverpool, el problema mayor se ve que es un tema de confianza, Sterling pudo haber marcado un hat trick pero el jugador parecía no creerse capaz de vencer a De Gea, mismo caso con Balotelli, que a pesar de entrar muy activo, no pudo marcar la diferencia como solía hacerlo con el Manchester City, Steven Gerrard fue un observador más y no pudo ser relevante como lo venía siendo cada vez que enfrentaba al United. Para Rodgers, vendrán muchos cuestionamientos tras lo que gastó en el verano y lo que ha conseguido hasta el momento (solo 21 puntos en 16 jornadas), una eliminación en Capital One Cup entre semana podría obligar a los dueños de Liverpool a presionar el botón de despido tras esta serie de malos resultados.

Un clásico inglés que deja dos caras muy claras, el Manchester United que sigue ganando confianza, que empieza a tener nuevamente esa aura ganadora y que aunque no juega bien, tiene un potencial muy grande teniendo en cuenta la plantilla que tiene. La otra cara, un Liverpool que busca identidad, confianza y liderazgo, pues en esta temporada son tan solo una sombra del equipo que estuvo cerca de ganar la Premier League pasada. La realidad es que, de momento, hay polaridades opuestas entre los dos equipos más ganadores del fútbol inglés.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados