Fútbol inglés

article title

Manchester United: La irregularidad como filosofía

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Ser constante, para bien o para mal, permite conocer de manera precisa el estado de un conjunto, para explicar esto mejor, un par de ejemplos, en la Premier League, el Leicester City ha sido el equipo más regular en toda la liga, de manera inesperada los de Ranieri han mantenido una forma impresionante desde Agosto hasta Marzo y se ubican a +5 de sus seguidores con tan solo nueve jornadas por disputar, los Foxes, tienen una idea clara de juego, es un principio sencillo, pero lo ejecutan tan bien y con tanto compromiso que los resultados han sido maravillosos. En el otro lado del charco, tenemos al Aston Villa, el último de la Premier, con tan solo 16 puntos y apenas 3 victorias en 29 jornadas, los villanos lucen destinados a descender, defensivamente desorganizados, sin ideas, sin liderazgo, sin volumen de juego, desde el comienzo de la temporada, han lucido como el candidato principal a bajar de categoría y no han logrado en ningún momento mejorar durante el desarrollo de la campaña.

Más allá de los distintos momentos que viven estos equipos, hay algo que tienen en común, son constantes, cada quien a su manera, pero esa regularidad nos da una idea clara de lo que es cada equipo y lo que necesita, Leicester, necesita expandir un poco su plantilla y mantener a la mayoría de sus jugadores, pensando en Europa y que en una segunda temporada de Ranieri, ya no van a ser la revelación, serán un rival que el resto va tomar en serio, por el lado del Villa, una reestructuración total de su plantilla, equipo técnico y hasta directivo, el club no ha llegado a donde está solo por el mal trabajo de esta temporada, es una suma de varios años haciendo las cosas como no se deben hacer.

Evaluar a estos dos equipos por ser constantemente buenos (Leicester) y constantemente malos (Aston Villa), es sencillo para cualquiera, pero como se debe evaluar a un equipo que ha sido de todo menos regular o constante, un equipo que ha logrado vencer a Tottenham, Arsenal y Liverpool pero que pierde con Swansea, Bournemouth, Norwich y West Brom, un equipo que promedia un 54% de posesión pero que tan solo ha anotado 37 goles, 14 menos que Tottenham o Everton, un equipo con la segunda mejor defensa de la Liga, solo superado por los Spurs. Este equipo que mezcla resultados buenos con malos, actuaciones buenas con actuaciones patéticas, números destacables, con números espantosos, es el Manchester United.

La preocupante irregularidad del equipo de Van Gaal esta temporada, ha sido lo único constante en el equipo de Old Trafford, las tres últimas semanas son un buen reflejo de esto. El 22 de Febrero, el United se clasifica a los 4tos de final de FA Cup tras eliminar al Shrewsbury por un marcador de 3-1, luego vence al Midtjylland FC por 5-1 en la vuelta de los 16vos de Europa League para clasificar a la siguiente fase, los diablos rojos culminan Febrero, venciendo a Arsenal, 3-2 en Old Trafford con el segundo doblete en cuatro días de Marcus Rashford, los de Van Gaal empezaron Marzo, derrotando a Watford con gol de Mata en el 83’, en una jornada en la cual los cuatro de arriba (Leicester, Spurs, Arsenal y City) perdieron puntos, con este panorama y ante una racha de cuatro victorias, el domingo 6 de Marzo, el United visitaba al West Bromwich Albion, la lógica hacía pensar que el equipo de Manchester, que anímicamente venia en buen momento, vencerían a los Baggies que a pesar de ser un equipo que defiende bien, es quizás el equipo más limitado de toda la Premier, no fue así, con gol del venezolano Salomón Rondón, los de Pulis, vencieron a un United que jugó más de 60 minutos con uno menos por la expulsión de Juan Mata.

Tras esta derrota, llegaba el conjunto de Van Gaal, al que quizás era el partido más importante de la temporada, la ida en la Europa League ante Liverpool, en la previa muchos no sabían que esperar del United, que equipo iba a aparecer, si el que venció 3-2 a Arsenal o que el perdió en Diciembre 2-0 vs Stoke, quizás el que derrotó a Everton 3-0 en Goodison Park o probablemente, el que perdió 2-1 con Norwich en Old Trafford, era difícil de predecir, irónicamente, Louis van Gaal desde que llegó siempre había podido vencer a Liverpool, cuatro victorias a Rodgers y una ante Klopp, ese dato, era probablemente lo único totalmente positivo que los hinchas se llevarían sobre el paso del holandés por Manchester. Llega el día del partido y una vez más, fieles a su irregularidad, los diablos rojos hicieron una actuación sumamente pobre ante su clásico rival, el resultado terminó siendo solo 2-0 a favor del equipo de Klopp pero fácilmente pudieron haber sido 4 o 5 goles de diferencia, de no ser por un espléndido David De Gea, el baño futbolístico que dio Liverpool al Manchester United será inolvidable, lo peor para Van Gaal, es que seguramente pocos recordarán sus cinco victorias anteriores ante los de Merseyside y solo se quedarán con el hecho de que el holandés, es responsable de lo que sería la primera eliminación europea del United ante Liverpool, un dato contundente y una cruz difícil de llevar.

El fin de semana, el Manchester United recibe al complicado West Ham de Slaven Bilic por los cuartos de final de FA Cup, será un partido difícil como lo han sido todos los partidos de la temporada para el United, pero nuevamente, no se sabe que esperar del equipo con más títulos de Premier League, si el rival del West Ham fuera Leicester, los de Bilic estarían en problemas, si fuera Aston Villa, sabríamos que los Hammers pudieran saborear la semifinal en Wembley, pero como es el equipo de Van Gaal, no se sabe que va a pasar, ni contra qué tipo de rival se va a enfrentar West Ham. Para una entidad de la talla y prestigio del Manchester United, es ridículamente preocupante que esa sea la actualidad del club, un equipo en el que nadie confía y del que nadie sabe que esperar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados