Athletic

article title

Málaga 3-3 Athletic: lo mejor, lo peor y las notas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Tras cinco jornadas disputadas, el Málaga CF recibía al Athletic Club con la soga al cuello, contando sus encuentros por derrotas, la última especialmente dolorosa ante el Valencia en Mestalla por un abultado 5-0. Por su parte, el Athletic de Ziganda llegaba mejor situado en la tabla, aunque también tras derrota en la jornada intersemanal en San Mamés ante el Atleti de Simeone. Se había especulado con que Míchel plantearía un encuentro con cinco atrás, sin embargo finalmente salió con una tradicional línea de cuatro zagueros y continuó apostando por el joven Mula en banda. Además, Borja Bastón recuperó la titularidad de la que no disfrutó en la visita a Valencia. Por su parte, el Athletic apostó de inicio por Córdoba en un extremo, con Williams acostado en el opuesto y finalmente con Aduriz en el once inicial tras superar las molestias físicas que venía arrastrando. Un partido vital para los locales en su objetivo de sacar la cabeza del abismo en el que se encontraba en la previa de la jornada liguera.


El partido se vio alterado por la primera acción destacable. Corría el minuto 2 de encuentro cuando Muniain cazó un balón en la frontal, dribló hasta adentrarse en el área y Luis Hernández, central malaguista, derribó al menudo jugador del Athletic. El colegiado no dudó en señalar la pena máxima y menos aún lo hizo Aduriz, que transformó utilizando para ello la fórmula ‘panenka’. Sólo dos minutos y el Málaga ya nadaba contracorriente. Por fortuna, lo hacía ante su público, una grada enfervorizada y que no dejaba de apoyar a los suyos pese al mal arranque liguero y también del encuentro. El encuentro se volvió insulso durante aproximadamente veinte minutos, en los que tan sólo Adrián González llevó algo de peligro a la portería visitante, en un disparo en el minuto 9 que salió desviado. Sin embargo, algo cambió desde el minuto 20, momento en el que Míchel ordenó a Mula intercambiar posición con Rolan. El joven canterano generaba fútbol cada vez que entraba en contacto con el balón, ya fuera encarando por fuera como trazando diagonales amenazantes por dentro. Su desparpajo contagió a sus compañeros y el Málaga se adueñó del balón y del partido. Las ocasiones se fueron sucediendo y sólo Kepa evitaba que el empate subiera al marcador. Borja Bastón remataba de forma extraordinaria con la testa en el minuto 26 y el guardameta abortaba la ocasión con una excelente estirada, y sólo un minuto después un disparo de Mula quedó demasiado centrado acabando en las manos de Kepa. La sensación de peligro se tradujo finalmente en gol. Corría el minuto 35 cuando Rolan recibía escorado a la izquierda, y prácticamente sin oposición se plantaba en el borde del área. Entonces encaró a Lekue, le regateó rompiendo hacia dentro y lanzó con efecto un excelente disparo al palo largo. Kepa se estiró, aunque nada pudo hacer para evitar que el tanto subiera al marcador e hiciera justicia a los méritos de un Málaga que había crecido con el paso de los minutos. De ahí hasta el descanso, dos ocasiones para el Athletic, por mediación de Vesga y Williams, ésta última por un rebote en la defensa y la más clara, para el Málaga, en las botas de Adrián González. Rolan, fantástico en el último tramo de la segunda mitad le ofreció el pase de la muerte y Kepa volvió a lucirse realizando una parada de mérito. Llegaba el descanso, con todo por decidir y la sensación de que el Málaga estaba más cerca de conseguir su primera victoria de la temporada.


Sin embargo, el arranque de la segunda mitad volvió a castigar al Málaga y Williams, tras recuperación de Muniain en la medular en la que Kuzmanovic pidió falta, volvió a adelantar al Athletic. El mediocentro malaguista fue protagonista sólo dos minutos después, cuando realizó una falta merecedora de tarjeta amarilla. La recibió, pero lo agravó protestando airosamente y el colegiado no miró hacia otro lado. En la misma acción, Kuzmanovic recibía dos amarillas y dejaba a su equipo con diez con 40 minutos por delante. La inferioridad la acusó el equipo local, que no volvía a tomar el pulso al encuentro. Nuevamente, en el minuto 70, Muniain se asociaba con Williams para que el extremo certificara el doblete y pusiera margen en el marcador. La jugada vino precedida de un error de bulto de Luis Hernández, que sacó una falta con premura en la frontal del área de su equipo, golpeando el balón en Recio y cayendo en las botas del capitán del Athletic para que sirviera en bandeja al internacional sub-21. Por primera vez, la afición malaguista comenzaba a perder los nervios y se impacientaba, especialmente con Adrián González que, pese a mostrarse inseguro en alguna acción aislada, no realizó un encuentro especialmente flojo. El partido parecía visto para sentencia, con el Málaga en inferioridad y aparentemente entregado. Sin embargo, en el minuto 80 Juanpi provocaba una falta lateral y él mismo colocaba un centro medido que Baysse sólo tuvo que empujar a la red tras el error en la marca de la defensa visitante. El conjunto boquerón volvió a creer que era posible y el ambiente se engrandeció para llevar en volandas a su equipo hacia la remontada. Así, en el minuto 84, y tras haber abortado Roberto una clara ocasión de Williams para firmar un hat-trick, llegó el empate y el delirio a la grada de La Rosaleda. Colgaba un centro lateral lejano Rosales, Bastón pugnó con Nuñez y el balón cayó al borde del área chica. Lekue no estuvo atento, mientras que Rolan buscó hambriento el gol de empate. Y lo consiguió. Quedaban sólo cinco minutos y el Málaga, pese al empuje de la afición, no encontró fuerzas para completar la remontada ni el Athletic, con superioridad, expuso demasiado para un empate final que debe dejar mejores sensaciones a un Málaga que luchó hasta el final pese a las adversidades.


LO MEJOR: sin duda, la conexión entre Muniain y Williams. Los dos atrevidos futbolistas del Athletic se conocen a la perfección y son un peligro constante para las defensas rivales. Hasta en 4 ocasiones lograron conectar en similares situaciones y dos de ellas acabaron en gol del internacional sub-21.

LO PEOR: dentro del espectacular ambiente vivido en La Rosaleda, con una afición volcada con su equipo prácticamente durante los 90 minutos, el comportamiento de un sector del estadio con Adrián González, que decidió silbarle y hacerle culpable en un encuentro en el que no realizó una actuación por debajo de la media de su equipo. Además, los errores de Luis Hernández en defensa que costaron al Málaga remar contracorriente y la acción de Kuzmanovic, con dos amarillas en la misma jugada, una de ellas por protestar, que puso el partido prácticamente imposible para el Málaga.

JUGADOR SPHERA (MVP): Rolan. El extremo uruguayo cogió el testigo al arreón inicial de Mula y trajo de cabeza a la defensa del Athletic con su verticalidad, instinto y olfato de gol.

LAS NOTAS FUTMONDO

Málaga: Roberto (6), Ricca (5), Luis Hernández (2), Baysse (7), Rosales (6), Kuzmanovic (3), Recio (7), Adrián (6), Rolan (9), Mula (8), Borja Bastón (6)

Suplentes: Juankar (6), Juanpi (7), Rolón (5)

Athletic: Kepa (7), Balenziaga (5), Laporte (6), Nuñez (5), Lekue (3), Vesga (5), San José (5), Muniain (8), Córdoba (7), Williams (9), Aduriz (7)

Suplentes: Susaeta (5), Raúl García (5), Aketxe (5)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados