Leganés

article title

La magia navideña del sueño del Leganés

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Érase una vez un club humilde afincado al sur de Madrid llamado C.D. Leganés. Fundado en 1928, los mocitos madrileños fueron construyendo su historia con pasitos cortos pero firmes, hasta que allá por 1993, concretamente un 27 de junio, consiguieran poner por primera vez sus pies en la tierra prometida, la Segunda División.

Fue una década dorada, que arrancó manteniendo al mítico bloque que había conseguido la hazaña, con Luis Ángel Duque a los mandos para empezar. Con rocambolescas carambolas, también es cierto, como el segundo año en la categoría, en el que logró salvar la categoría gracias a la reestructuración de Primera División a 22 equipos y a los problemas económicos del Palamós. O a inicios de siglo, cuando logró igualmente la salvación gracias al descenso por motivos económicos de la S.D. Compostela.

Sin embargo, y pese a los altibajos, fueron diez temporadas en Segunda División que dejaron grandes nombres en el recuerdo del cuadro ‘pepinero’, como Catanha, Unanua o Eto’o en la temporada 1997-98. E imágenes imposibles de borrar, como la de Enrique Martín, por entonces entrenador blanquiazul, cuando en la temporada 1999-2000 decidió cortar un ataque del C.D. Badajoz ‘sorprendiendo’ al universo futbolero, aunque esto le conllevara al bueno de Enrique una sanción de diez encuentros. Incluso Unai Emery, actualmente prestigioso y laureado entrenador de élite, llegó a formar parte de la plantilla del ‘Lega’ allá por 2002.

Sin embargo, la llegada de un promotor musical argentino, que auguraba delirios de grandeza, terminó por provocar el final de la etapa del Leganés en Segunda División, su vuelta a la división de bronce y más tarde la renuncia del que había sido presidente durante más de 25 años, Jesús Polo, para pasar de una década dorada a otra marcada por la frustración de no conseguir el retorno a la categoría de plata y, además, de ir perdiendo masa social.

Sin embargo, la Navidad de 2008 trajo al ‘Lega’ el mejor regalo, y éste fue la llegada de Felipe Moreno a los mandos del club y el nombramiento de María Victoria Pavón como presidenta, cargo que aún ostenta. El ‘Lega’ se reinventó y si echamos la vista atrás fue entonces cuando comenzó a construir los cimientos del sólido proyecto sobre el que se basa actualmente el club madrileño.

La siguiente piedra la colocó Asier Garitano. Desde 2013 marcando su sello en las plantillas ‘pepineras’. Llegar y besar el santo, ya que aquella temporada, y con aquel gol de chilena de Carlos ‘El Guaje’ Álvarez ante L’Hospitalet, consiguió el ansiado retorno a Segunda División. Y sólo dos temporadas después… ¡BOOM! Serantes, Bustinza, Mantovani, Insua, Albizua, Timor, Gabriel, Sastre, Miramón, Szymanowski y Rubén Peña. La inolvidable alineación del primer ascenso del ‘Lega’ a Primera División con el histórico gol de Insua en Anduva.

Que el ‘Lega’ sea de Primera no es casualidad. De hecho, ya era de Primera mucho antes de hacer realidad un sueño inimaginable para la masa social ‘pepinera’. Es probable que comenzara a serlo aquella Navidad mágica de 2008. El club dio un giro radical, y poco a poco, comenzó a acercarse a su masa social, a ser un club cercano pero que además se ha cuidado mucho de funcionar muy bien desde la humildad. No queremos dejar pasar la oportunidad de mencionar a Dani Abanda y el equipo de comunicación y marketing del Leganés, sencillamente geniales en su labor y basta para comprobarlo prestar atención cada semana a sus acciones promocionales. Son GENIOS.

Y así, repasando brevemente la historia de un club genial, hemos llegado al objetivo final. Si mágica fue la Navidad de 2008 para el Leganés, mágico ha sido todo el año 2016. Una anualidad en la que los de Asier Garitano han hecho soñar despiertos a toda la afición ‘pepinera’. ¿No es cierto que a la Primera División le hacía falta un buen pepino? El Lega ha llegado, damas y caballeros. No lo despierten jamás del sueño, que por imposible que pareciera, ahora es realidad.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados