Selecciones

article title

Luxemburgo, el modesto más molesto

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Es un país con apenas medio millón de habitantes repartidos en un área 2586 kilómetros cuadrados. Su liga de fútbol es la 43 de Europa en coeficiente, y la selección nacional ocupa el puesto 136 en el ránking FIFA. Sin embargo, ha quedado demostrado que hasta el equipo más pequeño es capaz, a veces, de hacer daño a uno grande. Francia, país cuya lengua es predominante en Luxemburgo, sufrió un sorprendente empate a cero ante un combinado al que supera en valor de plantilla en unos 399 millones de euros (402 los galos, 3 los luxemburgueses según Transfermarkt).

Lo curioso es que Luxemburgo, que nunca ha disputado un Mundial o una Eurocopa (ni está cerca de hacerlo), ha protagonizado curiosos e inimaginables resultados en los últimos años. Más allá de que Bielorrusia (más de 50 puntos por encima) no haya conseguido ganarle en esta fase de clasificación para el Mundial de 2018 (empate y derrota), el combinado de Luc Holtz venció a Albania (63º del mundo y participante en la Eurocopa de 2016) en un amistoso (2-1) en junio. Su última gran gesta había sido en otro amistoso, en 2015, ante Grecia. Aurelien Joachim anotó en el descuento para conseguir el triunfo ante una campeona europea (1-0).

Ese mismo año venció a Macedonia en la fase de clasificación para la Eurocopa, acabando por delante en una tabla final con España primera. Tan solo nueve meses antes había logrado empatar (1-1) ante Italia, en ese momento vigente subcampeona de Europa, con un gol  en el 85′ de Maxime Chanot, defensa central que ahora juega en el New York City de la Major League Soccer.

El gol de cabeza de Chanot ante Italia

 

No han sido sus únicos resultados de prestigio. Con Bélgica empató (1-1) y ante Suiza ganó (1-2) en 2008, ante Portugal igualó en 1991 (1-1), ganó a Turquía en 1972 (2-0), consiguió ganar y empatar contra Holanda en 1963 (2-1 y 1-1) y derrotó también a los lusos en 1961 (4-2). Lo que está claro es que la selección luxemburguesa puede presumir de contar con unos precedentes para estar en sobreaviso. Francia ha comprobado que no es ni mucho menos fácil ganarle.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados