FC Barcelona

article title

Pobre de aquel que herede el 10

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

No hace falta ser un erudito en la materia futbolística para saber que la trayectoria del Barça en la Liga es realmente negativa. Más allá de los tristes resultados, la gran preocupación del culé es el pobre juego de un equipo que padece una absoluta dependencia de su máxima estrella, Leo Messi.

Los -por el momento- 14 puntos perdidos son un dato más que funesto, y obviamente, el gen derrotista tan característico en el entorno del club catalán no ha tardado en despertar. Motivos no le faltan, y es que no sería justo pasar por alto los numerosos pecados de un equipo que tiene una de las mejores plantillas de Europa, pero no nos engañemos, tampoco lo sería crucificarle por ellos cuando el ecuador de la temporada asoma solo de forma tenue en el horizonte.

Pero ya conocemos la pasión que este país siente por la crítica, y muchos se han amparado en ella para hacer el peor uso posible: atacar sin proporción alguna, ¿a quién? A Luis Enrique. Los éxitos del técnico asturiano no deben servir para que este dicte las opiniones que reciba a su gusto, pero una cosa es opinar y otra bien distinta, considerar al técnico asturiano un niño a los mandos de un crucero.

Luis Enrique, objeto de críticas | Getty

Luis Enrique, objeto de críticas | Getty

En un alarde de falta de memoria y de constante menosprecio, Lucho se ha convertido en el objetivo predilecto de unos críticos, que a falta de que la realidad les pueda delatar, se han delatado ellos solos. Solo hace falta fijarse en la enorme cantidad de veces que citan a Guardiola, el ahora entrenador del Manchester City es tan mencionado como su homólogo en el Barcelona en unas críticas que van destinadas únicamente al asturiano.

Someter a Luis Enrique a un eterno test de comparación con el mejor hombre que se ha sentado en el banquillo del Camp Nou seguramente sea el ataque más miserable que se le pueda hacer a un profesional. Viendo el calvario en el que quieren convertir el paso de Lucho por el área técnica culé (y teniendo en cuenta que el fútbol, sobre todo y por encima de todo, es de los futbolistas), pobre de aquel que se atreva a heredar el 10 de Messi.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados