La Liga

article title

Lucas Orban, Cancelo y el rostro de Negredo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Una muralla. Destinado a la protección y defensa de un lugar específico. Por arriba y por abajo. Le es indiferente. Capaz de observar cuántas canas crecieron en el cuero cabelludo tras cada brinco. Siempre dispuesto a quitar los piojos a base de soplidos en cada lance aéreo. Y, además, busca la tarascada terrestre para marcar su territorio. Si una segada en Mestalla levanta la hierba y a su gente, no piensen en gusanos blancos o rosquillas negras como culpables de los rodales del terreno de juego. Es el ‘6’ del Valencia, Lucas Orban, el que pasó por allí. Parece misión imposible que el equipo de Nuno esté ordenado atrás y que el rival, sin espacios, pueda superarlo. Luquitas es, además de culto y lindo para ellas, miembro de una segunda unidad que merece ser parte de la primera. Comprado el pasado verano del Girondins de Burdeos por 3’5 millones de euros su rendimiento está siendo sensacional. Y eso que tiene por delante a la joya de la corona (en el lateral) y al Coronel (como central). Su trabajo se vio recompensado en la última convocatoria de Gerardo ‘El Tata’ Martino volviendo a una albiceleste que se había olvidado de él desde noviembre de 2013. Ante el Levante fue, de nuevo, el cacique de su tribu. Infranqueable.

El galgo luso se salió en el derbi. Arrancada, precisión, recortes, autopases. Un ramillete de ‘highlights’ que levantó a Mestalla. Con un tremendo margen de mejora en todos los aspectos, João Cancelo es ese jugador que por condiciones y juventud está llamado a ser uno de los mejores laterales del continente. Tan obvias son sus carencias defensivas, principalmente a la espalda, como su abanico ofensivo y talento natural. Lateral diestro con alma de extremo que inició su andadura en las categorías inferiores de Benfica jugando de delantero. El orden se entrena y la disciplina se aprende pero el talento se tiene o no se tiene. Y a João le sale por los poros. Cancelo genera debate. Son muchos, al parecer, los 15 millones de euros que Luis Filipe Vieira, presidente de Benfica, pide a Peter Lim para su contratación. Y, francamente, me gustaría asegurar que son negociables. Pero el espejo de operaciones pasadas como la de Enzo Pérez me hace ser pesimista. El Valencia tendrá que decidir en verano qué hacer con un diamante en bruto. Si me preguntan, yo lo tengo claro. Lo compraría. Intentando rebajar el precio lo máximo posible pero teniendo en cuenta que lo que hoy vale 15 puede valer 30 en menos que canta un gallo.

Y con la sonrisa de ‘La Muralla’ y la frescura de Cancelo chocó de frente la amargura de Negredo. El vallecano, tras marcar un auténtico golazo en la última jugada del encuentro, decidió inmiscuirse en su autoexigencia. Es sabedor del esfuerzo económico que tendrá que hacer el Valencia a partir del próximo verano y no siente haberlo devuelto con goles. Su cara reflejó la aflicción y tormento que está pasando esta temporada, donde no es titular indiscutible, es en ocasiones el último cambio y la portería la ve como el hoyo 17 de un campo de golf. Ver a sus compañeros volcados con el ‘Tiburón’ es sinónimo de pureza en el vestuario. A Paco Alcácer le brillaban los ojos mientras mostraba una sonrisa sincera, André reflejaba la satisfacción de recuperar a un delantero excepcional y Javi Fuego corrió sin descanso con espíritu de brazalete para abrazar la angustia y transformarla en felicidad. Álvaro sabe que no ha sido su año, de ahí su frustración. El resto abogamos a que lo será el próximo. Convencido que el antebrazo que recuerda a su Aitana, tendrá más besos que estrellas el firmamento.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados