Se habla de:

Atlético

article title

Lucas Hernández y el paso a la titularidad

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En el argot común futbolero, se define ‘tirar la puerta abajo’ a una irrupción sorprendente de un futbolista que por inesperado o inexperto se hace con un puesto en el equipo titular basado en sus actuaciones dentro del verde.

Lucas Hernández, defensor del Atlético de Madrid, está ante su año de consagración en el equipo. Más utilizado que nunca está cerca de hacerse con la titularidad en un equipo donde la defensa es la parte principal y el punto fuerte de su regularidad. La versatilidad ofrecida durante estas temporadas en el lateral izquierdo y en el eje de la zaga le hacen ser un comodín para Diego Pablo Simeone. La marcha de su hermano Théo al Real Madrid le proporcionó también ser parte de ese comodín, el Atlético no pudo fichar a nadie como recambio y Lucas se erigió entonces como suplente de Filipe Luis, un lateral que en todas las temporadas tiende a lesionarse unas semanas.

Sus habilidades y aptitudes en el eje izquierdo de la zaga le hacen proyectarse como uno de los mejores centrales jóvenes del momento. Fuerte en el juego aéreo, hábil en la marca, rápido en el cruce e intensidad sin negociar esfuerzos. El reinado de Diego Godín como indiscutible en el Atlético pronto llegará a su fin, desgraciadamente, pero su heredero es digno y es de la casa. Su potencia le sirvió para ser el recambio puntual de Filipe Luis en anteriores temporadas, pero de su correcta colocación mostrada en anteriores campañas ha mutado en un lateral rápido y potente con habilidad para superar líneas en conducción, no tiene la capacidad asociativa del brasileño pero su arrancada ya salvó el partido de A Coruña con una incursión al borde del área que acabó en la falta previa al gol de Thomas en el descuento de Riazor.

Hasta el momento ha disputado once encuentros en este inicio de temporada entre todas las competiciones, diez de ellos partiendo desde el inicio, seis desde el lateral izquierdo, y cuatro desde el puesto de central sustituyendo a Diego Godín y a Stefan Savic, dejando a José María Giménez relegado a la cuarta posición en la rotación central.

Lucas ha adquirido la madurez suficiente para pensar que, a día de hoy, debería ser titular indiscutible en este equipo, preferiblemente de central, pero dejarle en el banquillo en semejante estado de forma sería un sacrilegio. Su partido ante el Real Madrid demostró que también está preparado para la presión y la exigencia ante los mejores equipos de Europa. Mientras su hermano ve los partidos desde el lateral zurdo del banquillo del eterno rival, Lucas Hernández va cogiendo experiencia, minutos y sobriedad para convertirse, si no lo es ya, en uno de los mejores defensores del continente.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados