Se habla de:

Más Fútbol

article title

Lucas Boyé, tras la senda de Falcao

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En las últimas fechas hay un jugador que está llamando la atención dentro de River Plate. Su nombre es Lucas Boyé y algunos dicen que es el futbolista al que hay que seguir de cerca por encima de Gio Simeone, hijo del entrenador del Atlético de Madrid. Este joven delantero de 19 años siempre ha declarado que su figura a seguir es Radamel Falcao. Es el espejo donde se mira. La movilidad y la definición del ariete colombiano son las facetas en las que se fija aunque reconoce que él no se considera un ‘nueve’ puro como es ‘El Tigre’. Se siente cómodo moviéndose por todo el frente de ataque y disfruta asistiendo a sus compañeros casi más que anotando goles.

Lucas Boyé nació en una localidad de la provincia de Santa Fé, San Gregorio. Tras destacar con el balón en los pies comenzó un carrusel de pruebas en diferentes equipos argentinos pero sus cualidades no llamaron la atención. El joven de 14 años, empezó a aceptar que su futuro y el fútbol podrían no ir ligados. Él tampoco conseguiría el sueño de tantos y tantos críos de llegar a Primera División y vestir la albiceleste en un Mundial. Pero apareció la oportunidad de hacer una prueba con River Plate y Boyé no lo dudó. Después de tres días, el club franjirrojo le pidió que se quedase un mes más y a partir de ahí su estancia en la pensión en la que se alojan los jugadores que no viven en Buenos Aires, fue definitiva.

Había superado el reto de salir de San Gregorio pero en su primer año no logró quitarse el cartel de suplente y su estancia en el club comenzó a complicarse. No sentía la confianza de los entrenadores y su familia estaba lejos. Llamaba a diario a su ‘viejo’ y lloraba. No se sentía con fuerzas. Él, que siempre había sido la estrella de su pueblo, no lograba hacerse un hueco. Su padre le insufló las fuerzas necesarias para que no dejase pasar una oportunidad que sólo se plantea una vez en la vida. Entonces todo cambió. Boyé no cesó de trabajar y logró demostrar la calidad que atesoraba y que le había llevado hasta allí. Se hizo con un puesto de titular y en 2013 logró proclamarse campeón del Mundial sub-17 de clubes en España, más concretamente en la localidad madrileña de Colmenar Viejo.

 

Su aterrizaje en el equipo de reservas de River Plate fue inminente y en enero de 2014 realizó la pretemporada con el primer equipo además de disfrutar de minutos en dos partidos amistosos. Su debut en la Primera División argentina se produjo el 10 de agosto de 2014 frente a Gimnasia Esgrima y La Plata, y su primer gol con la camiseta de River Plate lo logró ante San Lorenzo cuatro jornadas después. Uno de los factores más determinantes en la carrera de Lucas Boyé está siendo Marcelo ‘El Muñeco’ Gallardo. El técnico del equipo bonaerense confía plenamente en las características del ariete santafesino.

‘Toro’, como le llaman dentro del vestuario, por su tendencia a ir siempre hacia delante y por su constante forcejeo con los defensas rivales, sueña con jugar un Mundial. 19 años, calidad, pasión, trabajo y lo más importante, un entrenador que apuesta por su fútbol, corren a su favor. Lejos quedan aquellas lloreras con su padre al teléfono cuando las cosas no le vinieron bien dadas. El fútbol contará su historia, él tendrá que escribirla con todas sus armas.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados