Real Madrid

article title

Los vagones de Chamartín

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Durante la temporada pasada el Real Madrid fue un expreso a toda máquina, sus “vagones” se enlazaban con una armonía que dotaba al club de Chamartín de solidez y fortaleza. Todos aportaban en positivo, y cada pequeño arañazo en uno de esos “vagones” era reparado a la perfección por sus operarios, trabajadores preparados, motivados y dispuestos a sumar en cuanto fuera necesario.

Este año esos “vagones” se han ido oxidando, algunos se han – o los han – desenganchado, y otros han descarrilado. Nos montamos en el tren de Chamartín para visualizar como es el estado actual de sus “vagones”.

PLANIFICACIÓN DE PLANTILLA

No es asunto nimio el que encontramos en el primer vagón en el que nos subimos, en el vagón de cola. La plantilla, esta temporada 17/18, perdió a jugadores de enorme peso, no sólo futbolísticamente, sino en cuanto a liderazgo y presencia en el grupo. James, Morata, Pepe, Danilo; todos salieron del club habiendo sido futbolistas de importante aportación y solvencia en la pasada campaña.

Ya no están Morata y sus 20 goles. Ni James y sus 15 asistencias. Ni Pepe y su imposición y personalidad en la zaga, ni su liderazgo en el grupo. Ni Danilo y la versatilidad que le daba a Zidane en los laterales.

Esta losa en la planificación de plantilla le han restado potencia y velocidad al tren. El vagón de los que han venido a sustituirles no son ni de las mismas características, ni condiciones, e incluso para otros no han llegado sustitutos. En la aparición de cualquier contratiempo, al tren de Chamartín le cuesta llegar en hora, y ya suma muchos retrasos esta temporada.

ESTADO DE FORMA

Seguimos caminando hacia el vagón delantero. Mucho se ha hablado del estado de forma individual de los futbolistas del Real Madrid. Es cierto que esa punta de condición física no está presente en la plantilla, y que esa es fundamental para que se produzcan desequilibrios en las diferentes acciones que presentan los encuentros. Pero no es el Real Madrid un equipo que se caracterice por superar a sus rivales en el aspecto condicional – aunque esto va intrínseco a las condiciones de los futbolistas – Las grandes diferencias residen en el mayor nivel técnico de sus futbolistas, y éste no está siendo determinante ni suficiente para superar a sus rivales, que con orden y solvencia táctica ponen en serios apuros a los de Zidane esta temporada.

AMBICIÓN DE LA PLANTILLA

En el siguiente vagón, en el de la ambición, observamos como se ha deteriorado su estructura. La plantilla no demuestra el hambre, ni las ganas de comer que mostraba la pasada campaña. No es que haya un exceso de indolencia, pero si existe algo de apatía y desazón cuando aparecen los contratiempos, e incluso más aún cuando el equipo se encuentra con ventajas pero es incapaz de cerrar los encuentros.

AUSENCIA DE ESTILO E IDEAS

Nos adentramos en el vagón central, en el que encontramos el mayor deterioro. Durante esta campaña parece que solo vimos los últimos coletazos de aquel pasado Real Madrid de la 16/17 en los encuentros de las Supercopa de Europa y de España. A partir de ahí, al tren comandado por Zidane se le han oxidado los pernos de anclaje, y sus vagones se han descarrilado.

Desde el inicio de la Liga y la Champions Legue, pocos son los partidos que el Real Madrid ha solventado con suficiencia. Y no se le recuerda tan solo un encuentro en donde haya destacado algún aspecto del fútbol que practicaba durante la pasada temporada.

La ausencia de un estilo definido es una de las grandes carencias de los blancos. El Real Madrid de los últimos años siempre se ha caracterizado por explotar la velocidad de sus transiciones ofensivas, por desarbolar al rival en 4 toques, y sobre todo por lograr un abultado marcador ajusticiando 3 de sus 4 ocasiones generadas.

Cierto es que durante la incidencia de Zidane como entrenador, el Real Madrid ha apostado algo más por el fútbol combinativo, gracias a la enorme influencia del triangulo formado por Kroos, Modric e Isco, pero la trascendencia de Cristiano Ronaldo en el equipo siempre han logrado imponer la velocidad a la precisión en sus acciones más determinantes.

Este año los de Chamartín no han presentado una idea definida, la ausencia de Ronaldo durante varias jornadas ha supuesto una dicotomía entre la utilización de esas transiciones ofensivas tan verticales u, por el contrario, optar por un fútbol más combinativo y posicional, donde la incidencia de Isco – el único futbolista que claramente ha destacado muy por encima del resto de la plantilla – ha sido el candil que ha guiado a un Real Madrid tremendamente oscuro.

Con la vuelta de Cristiano el Madrid continua viviendo entre esta dicotomía, que se acrecienta con la disposición del luso como lanza de ataque. Los blancos viven entre la indefinición de un estilo, ni de una idea clara para hacer fluir un juego que, si bien es capaz de generar ocasiones, éstas no son ni la mitad de las que generaba antaño, ni las consigue con la facilidad que las lograba en el pasado.

NULIDAD EN LA DEFINICIÓN

Antes de llegar a la cabina del conductor nos encontramos un vagón vacío, nulo en definición. Este Real Madrid no hace gol – ésta es una frase que creí que jamás escribiría –

A los blancos les falta, esta temporada 17/18, el mayor arma del que han dispuesto durante la última década; el gol. La incapacidad de Ronaldo para crearse, brindarle, e incluso definir ocasiones es sorprendente. Sorprendente no porque no sea permisible que marre situaciones de gol, o porque no le creyéramos humano; sorprendente porque el luso lleva más de 5 temporadas anotándose una media de más de 2 goles por partido. Verle con tan solo 1 gol en su casillero en 7 partidos de Liga es una experiencia nunca antes conocida, y uno de los enormes problemas de este Real Madrid.

Si a esto le sumamos la tremenda insuficiencia de Karim Benzema frente a la portería rival, y la marcha de un Álvaro Morata que le aportaba al equipo 1 gol por cada 15 minutos de juego, nos encontramos a un Real Madrid con unas carencias tremendas para hacer gol.

CAPACIDAD TÁCTICA DE ZIDANE

Llegamos al vagón delantero, nos encontramos en él con el conductor, con Zinedine Zidane. Un excelente conductor de grupo, un perspicaz generador de climas cálidos, un sublime aglutinador. Alguien al que el Real Madrid necesitaba para realizar una difícil transición cuando se marchó José Mourinho dejando un vestuario dividido y resquebrajado, en el que la disciplina de Rafa Benitez no fue la solución más adecuada.

Si bien es cierto que el Real Madrid necesitaba a un Zidane, podemos tratar de certeza también que el francés no se caracteriza por su gran capacidad y dominio de las facetas tácticas del juego. Ni por sus lecturas de partido, ni por la determinación para cambiar con una decisión el devenir de los encuentros. A Zidane no se le conoce por generar e implantar estilos tácticos e ideas futbolísticas a su equipo, y es eso lo que realmente necesita ahora mismo el Real Madrid.

Cuando un equipo es incapaz de generar ocasiones con claridad, más aun tratándose del Real Madrid, su entrenador debe incidir en la búsqueda de soluciones. Podemos quedarnos en la superficialidad del asunto hablando de estados de forma, de desacierto de los futbolistas, y únicamente focalizar los cambios en un sencillo nombre por nombre.

Creo que en esta tesitura el conductor de este tren debe reparar los anclajes y pernos que engranan sus vagones, debe indagar en la búsqueda de soluciones que logren afianzar estos anclajes con fortaleza, como ya lo hizo una vez con aquellos vagones de la indisciplina, de los egos, la incomunicación, y la falta de cohesión. Hoy debe reparar los vagones del juego, de las ideas futbolísticas, y de la definición.

Ésta es su tarea, con ayuda interna o externa, pero esta es la responsabilidad de Zidane, la responsabilidad del conductor de este tren descarrilado que debe regresar a la vía para volver a ser ese expreso a toda máquina de aquella magnifica temporada 16/17.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados