Ciclismo

article title

Los Tours cruzados de Contador

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Y al octavo día, Alberto Contador dijo basta. Poco antes del ascenso al Port de Cantó en plena etapón de los Pirineos en el Tour entre España y Andorra, Contador se subió al coche del Tinkoff para decir adiós a la carrera. No pudo superar las secuelas de la fortísima caída que sufrió en una curva durante el transcurso de la 1ª etapa. Ya había perdido más de tres minutos con el líder, Froome, en las etapas de Cherburgo, Le Lioran y Luchon. Sean Yates, director de su equipo, reconoció que se había levantado con fiebre.

Contador no sufrió lesiones graves, pero las numerosas magulladuras le impidieron estar cómodo las posteriores etapas hasta hoy. No obstante, en un desesperado intento por probarse una última vez, intentó atacar en las primeras rampas del día en la Bonaigua. Sin embargo, fue incapaz de seguir el ritmo de la fuga, quedando descolgado enseguida. Alberto Contador se retira y sus próximos objetivos serán los Juegos Olímpicos de Rio 2016 y la Vuelta a España.

En 2010, Alberto Contador ganó su último Tour de Francia. Luego lo perdió tras dar positivo por clembuterol. Desde entonces, el ciclista español ha sido incapaz de conseguir el triunfo -ni siquiera el podio- en los cinco Tours en los que ha participado, por diferentes circunstancias.

Alberto Contador llegó al Tour 2011 tras vencer el Giro d’Italia con gran autoridad y con la sanción por dopaje todavía pendiente. Perdió tiempo desde el primer día y nunca consiguió recortar tiempo a sus grandes rivales en la carrera, el vencedor final Cadel Evans y los hermanos Schleck. La etapa con final en Galibier parecía su tumba, pero el último día (Izoard, Galibier y Alpe d’Huez), intentó la épica sin éxito frente al pundonor de Evans. Quedó 5º, pero los resultados fueron suprimidos cuando fue definitivamente sancionado poco después.

En 2013, tras un año de ausencia y centrar la temporada en el Tour de Francia, el rendimiento de Contador estuvo muy por debajo de lo esperado. Nunca pudo estar ni siquiera cerca de un estratosférico Froome en la montaña y terminó perdiendo el podio en favor de Nairo Quintana y Joaquím Rodríguez.

En 2014 el Tour de Francia de Alberto Contador duró apenas 10 días. Entonces, en una etapa en los Vosgos, el español sufrió una fortísima caída descendiendo el Petit Ballon. Luego se descubrió que tenía una pequeña fractura en la tibia. Ese Tour en el que ya había abandonado Froome tras romperse las muñecas, lo venció Vincenzo Nibali. Unos meses después, Contador ganó la Vuelta a España.

 

En 2015, Contador volvió a apostar por correr el Giro y ganó la carrera italiana tras un precioso duelo con Aru y Landa. Sin embargo, pagó el esfuerzo en el Tour de Francia, donde anduvo siempre lejos de posiciones de podio y terminó en quinta posición por detrás de Froome, Quintana, Valverde y Nibali.

Por unas razones u otras -sanción, mala preparación, desgaste del Giro, caídas- Contador nunca ha recuperado ese nivel del 2009-2010 en Francia. Aunque ha vencido otras grandes carreras, el Tour se ha convertido en tabú. Pese a los rumores -y a sus propias palabras- parece que no se retirará este año y probablemente correrá el año que viene en el equipo Trek. Difícilmente faltará al Tour del año que viene. Pero difícilmente ganará.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados