Polideportivo

article title

Los superhéroes del Dakar 2017

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Rally Dakar 2017 ya es historia y con él sus múltiples protagonistas. Como Stephane Peterhansel y su 13ª victoria en esta prueba, sin duda historia viva del deporte mundial. Como la decepción de Carlos Sainz tras tener que abandonar la carrera debido a un fuerte accidente. O como la primera carrera en la categoría de los quads sin los hermanos Patronelli. Tampoco podemos olvidarnos de las lágrimas del Jabalí de Manresa, Gerard Farrés, al subirse al podio por primera vez en su carrera. Las lágrimas del trabajo duro de un equipo humilde como el “Himoinsa Team“, a fin de cuentas las lágrimas de un luchador incansable.

Pero permítanme contarles tres historias, tres historia de auténtica superación, tres historias de superhéroes de carne y hueso.

La primera es la de Albert LLovera. El piloto andorrano ha terminado otro Dakar a lomos de su camión Tatra Jamal T163. Hasta aquí nada especial, lo especial de la historia de Albert es que lo conduce solamente con las manos ya que una caída de esquí le seccionó la médula y lo dejó en una silla de ruedas. Pero Albert es un tipo diferente, en vez de resignarse y lamentarse decidió luchar, luchar por él y luchar para que la vida de las personas en silla de ruedas sea más fácil. Montó su propia ortopedia y se puso a los mandos de un coche de World Rally Car primero y de un camión del Dakar después. Si me tuviera que quedar con una imagen de Albert en este rally, sería cuando su médico tiene que coserle la mano debido a unos cortes que se hizo al bajar del camión, y él en vez de abandonar y volver a su casa prefirió subir un vídeo a Twitter diciendo “Ya tengo más puntos que Andorra en Eurovisión“. Simplemente un tipo diferente que siempre tiene una sonrisa en la cara pase lo que pase.

Isidre Esteve, héroe del Dakar

La segunda es la de un piloto español llamado Isidre Esteve. La vida de Isidre es motor, es gasolina y es competición. El deporte del motor ha dado al piloto de la Seo de Urgell muchas alegrías pero también le dio uno de los reveses más duro de su vida. Un gravísimo accidente en el rally de la Baja Almanzora 2007, que llegó a poner en serio riesgo su vida, le dejaba en silla de ruedas debido a la fractura de las vertebras T7 y T8. Desde ese momento Isidre decidió no tirar la toalla y seguir ligado a su vida, al motor. Esteve es uno de los veteranos del Dakar, ya que corrió durante 10 ediciones en moto (1998-2007) cuando todavía el Rally se corría en tierras africanas. En el año 2009 volvía al Dakar al volante de un SsangYong Kyron pero desgraciadamente tuvo que abandonar. Pero lo más especial de Esteve es su trabajo fuera de la competición, desde 2011 ha participado en el desarrollo del llamado “cojín inteligente“. Este cojín permite adaptar su presión a las circunstancias y necesidades del piloto. Este aparato supone un gran avance en lo que ha prevención de lesiones para personas parapléjicas supone, ya que evita que la sangre se coagule en las zonas afectadas por la lesión medular.

Philippe Croizon, el hombre que no conoce la palabra no | Getty

La tercera y última historia es la del francés Philippe Croizon, quien ha terminado el Dakar conduciendo su coche a través de un joystick. Porque Philippe no tiene ni manos ni piernas debido a una descarga eléctrica que sufrió en 1994, pero hay algo que sí tiene ganas de luchar, ganas de derribar barreras, simplemente Philippe tiene ganas de disfrutar de la vida. Su ejemplo de superación ha sido alabado por la mayor institución del Rally Dakar, Monsieur Dakar, su compatriota Stephane Peterhansel. Pero las aventuras no solo se limitan al Dakar, el francés es un experto nadador, que entre muchas “locuras” ha cruzado el Estecho de Gibraltar.

Albert, Isidre y Philippe comparten algo más que el Dakar, comparten las ganas de vivir, de no rendirse nunca, de romper todos los límites posibles. Porque el único límite que hay, es el que marcamos nosotros mismos.

Espero que todos podemos aprender un poco de estos tres SUPERHÉROES y dejar de quejarnos por cosas sin importancia.
GRACIÈS ALBERT, GRACIAS ISIDRE, MERCI PHILIPPE.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados