Multideporte

article title

Los saltos más largos

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La pasada semana la Copa del Mundo de saltos de esquí acaparó mucho protagonismo al batirse en dos ocasiones el récord mundial de salto más largo en Vikersund (Noruega) uno de los dos trampolines, junto al esloveno de Planica, de tamaño HS 225 (el mayor que existe en competición).

La Federación Internacional de esquí siempre ha sido reacia a permitir trampolines de excesivo tamaño en la gran competición como Juegos o Mundiales pero sí deja competir en ellos en Copa del Mundo e incluso en 1972 creó un Mundial específico, el de vuelo (sky flying).

Gracias, especialmente, a un libro del noruego Arne Thoresen, se pueden relatar los mejores datos y curiosidades que rodean a este récord.

El primer récord

El primer salto reconocido como récord lo realizó el soldado noruego Olaf Rye en Eidsberg cuanto tenía 18 años. Rye saltó 9,5 metros y su marca no fue superada, al menos de manera oficial, hasta 60 años después cuando su compatriota Sondre Norheim, padre del esquí telemark, saltó 19,5 metros.

Cambios de siglo

El noruego Olaf Tandberg  acabó el siglo XIX y empezó el XX como plusmarquista mundial gracias a un salto de 35,5 metros en 1900 en Bærum. El record se lo quitó su paisano Nils Gjestvang en Geithus (Noruega) superándolo por tres metros.

En el siguiente cambio de siglo el plusmarquista fue Andreas Goldberger con 225 metros conseguidos en Planica en 2000. Su marca se mantuvo 3 años hasta que el finés Matti Hauttamäki se fue hasta los 227,5 metros.

El récord salió de Noruega

Los catorce primeros plusmarquistas fueron noruegos, incluidos los hermanos Hemmetsveit (Mikkjel y Torjus), que batieron el récord muy lejos de su país, en Red Wing, Minnesota.

El 19 de febrero de 1911 el estadounidense Anders Haugen, bronce olímpico trece años después en la primera edición de los Juegos invernales en Chamonix, arrebató el récord a los noruegos saltando 46,3 metros en Ironwood, Michigan.

100 y 200 metros

El 15 de marzo de 1936 se derribó la barrera de los 100 metros en la ciudad yugoslava, ahora eslovena, de Planica. El austriaco Josef Bradl, campeón mundial tres años más tarde en Zakopane, saltó 101,5 metros mejorando en dos metros la marca del suizo Fritz Kainersdörfer un año antes.

Los 200 metros también se superaron por primera vez en Planica, el 17 de marzo de 1994. Ese mismo día el austriaco Martin Höllwarth batió el récord con 196 metros pero inmediatamente después el finés Toni Nieminen se fue hasta los 203 metros.

2 de Marzo de 1941

Estábamos en plena Segunda Guerra Mundial pero eso no fue un impedimento para que se diera el día más especial en la historia del récord de saltos. Cinco veces se batió el récord, a cargo de cuatro esquiadores distintos, y el que rió el primero también lo hizo el último.

Ese día, también en Planica, el alemán Rudi Gering empezó saltando 108 metros. Le quitaron el récord sus compatriotas Franz Mair (109 metros), Hans Lahr (111 metros) y Paul Krauss (112 metros) pero Rudi Gering lo recuperó saltando 118 metros y su marca se mantuvo imbatida más de siete años.

Con records pero sin medallas olímpicas

Dos países que jamás han logrado medalla olímpica en esta especialidad sí han tenido al récordman mundial. Uno es Canadá –país que tampoco ha estrenado su medallero en Mundiales– gracias a Nels Nelsen, nacido en Noruega (73,1 metros en 1925) y a Robert Lymburne (87,5 metros en 1933). Y el otro país es Italia cuando Nilo Zandanel se fue hasta los 144 metros en Oberstdorf en 1964.

Campeón y plusmarquista

Cuatro esquiadores han poseído el récord siendo campeones olímpicos a nivel individual. El primero fue el noruego Birger Ruud, oro olímpico entre 1932 y 1947 y que batió el récord en 1934 con 92 metros.

Después le han emulado el checo Jiří Raška (oro en 1968 y récordman en 1969 con 164 metros), el finés Matti Nykänen (oro en 1984 y 1988 y récordman en 1985 con 191 metros) y el noruego Espen Bredesen (oro en 1994 y plusmarquista desde ese año hasta 1997 con 210 metros).

20 años en Planica

El récord se ha batido en nueve países: Austria, Alemania, Checoslovaquia, Canadá, Suiza, Italia, Estados Unidos, Noruega y Eslovenia. Este último país, ya sea independiente o formando parte de Yugoslavia, ha tenido la estación de referencia de los últimos años, Planica. Allí se consiguieron todos los records, veinte en total, entre 1987, cuando Andreas Felder saltó 191 metros, y 2005, cuando Bjørn Einar Romøren saltó 239 metros, y el récord le duró casi seis años.

La era Vikersund

En 2011 Vikersund sustituyó a Planica como trampolín fetiche. Se han batido los cuatro últimos records pero en dos pruebas concretas. El 11 de febrero de 2011 el noruego Johan Evensen quitó el récord a Romøren saltando 243 metros e inmediatamente después 246,5. Y el reciente 15 de febrero de 2015 el noruego Anders Fannemel se fue hasta los 251,5 metros mejorando en 1,5 metros la marca del día anterior del esloveno Peter Prevc.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados