Fútbol Europeo

article title

Los rostros de la English Premier League, jornada 5

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Javier MERCADAL | Corresponsal en Londres – La quinta jornada de la Premier League deja un único invicto en la competición, el Chelsea de Jose Mourinho, que sin embargo sumó su primer tropiezo liguero tras empatar a uno en su visita al Manchester City en el que fue, sin duda, el partido más destacado del fin de semana.

Los ‘Blues’, que se adelantaron en el marcador gracias a un contraataque magistral finalizado por Schürrle, se marcharon del Etihad Stadium con un punto que, quizá, tuvo peor sabor por la manera en la que se materializó. O, mejor dicho, por la identidad de su verdugo; Frank Lampard. El eterno dorsal número ocho de los londinenses, ahora en las filas ‘citizens’ a préstamo por el New York City, fue el encargado de firmar la igualada para los locales. Protagonizando, sin ninguna duda, una de las grandes historias del fin de semana. No la única, claro. Estos son los tres protagonistas de la jornada en las Islas:

Frank Lampard (Manchester City)

Ver a Frank Lampard vestir de azul claro todavía resulta extraño para la retina. Tras 13 temporadas y 648 partidos defendiendo el escudo del Chelsea, equipo del que es el máximo goleador histórico con 211 dianas, el centrocampista será, por siempre y para siempre, una leyenda en Stamford Bridge. Actor principal en los años más brillantes de la historia ‘blue’, consecución de la Champions League incluida, el pasado verano el internacional inglés decidió dar un paso al lado del fútbol de primer nivel y, como muchos otros primeras espadas en el tramo final de su carrera, vivir sus últimos años en el retiro dorado que puede suponer Estados Unidos. Sin embargo, en un giro de guión impredecible, su club de destino, el New York City, decidió enviarlo en forma de cesión hasta enero a su conjunto matriz, el Manchester City. Así, de repente, el jugador de 36 años engrosó las filas del vigente campeón de la Premier League y, a priori, principal rival del Chelsea en la lucha por el título esta temporada.

Con los dos gigantes enfrentándose entre sí este domingo, el morbo estaba servido. A nadie le extrañó que, cuando Lampard saltó al campo, en el minuto 76, la grada donde se hospedaban los visitantes aplaudiera todavía más fuerte que el resto del estadio, su actual supuesta afición. ‘Super Frank’, como le aclamaban los hinchas londinenses, llegaba al partido con el marcador en contra y su equipo con un jugador menos por expulsión de Zabaleta. Una situación adversa que fue el encargado de solventar. En una de sus incorporaciones al área, seguramente el movimiento que más le caracteriza, consiguió anotar su primer tanto de la temporada. Fue como siempre, pero totalmente diferente. Esta vez, era la afición del City la que celebraba. La grada visitante, por contrario, calló por completo y, con ella, también lo hizo Lampard. El futbolista no celebró el tanto y, al término del partido, corrió rápido a abrazar a sus ex compañeros John Terry y Obi Mikel. “Las historias de amor se han terminado”, tituló José Mourinho en rueda de prensa.

Jamie Vardy (Leicester City)

Tras el fiasco de la pasada campaña, el Manchester United quiere volver a ser el monstruo temido por todos. Para ello, el cuadro dirigido por Louis Van Gaal no dudó en gastar, aproximadamente, 190 millones durante el pasado mercado. Configurando una plantilla caracterizada, sobre todo, por un enorme potencial ofensivo. Un conjunto temible sobre el papel que, sin embargo, este domingo, en su visita al Leicester City, se descubrió como un gigante con pies de barro. Los ‘Foxes’, que llegaron a ir perdiendo por 1-3 en el minuto 60, consiguieron darle la vuelta al marcador para terminar con un sorprendente, y casi histórico, 5-3 a favor. Una nueva humillación para los ‘Red Devils’, que no consiguen arrancar un proyecto que, por inversión, está obligado a situarles en el pelotón de cabeza.

Dentro del memorable partido realizado por los locales, destacó sobre todos el nombre de Jamie Vardy. El delantero inglés, que en 2012 jugaba en la quinta división del fútbol inglés, marcó un gol y provocó dos penaltis, uno de los cuales le costó al United quedarse con un hombre menos por expulsión de Blackett. Una actuación individual que, incluso, ensombrece la llevada a cabo por su compañero en ataque, Leonardo Ulloa. El argentino anotó dos tantos  y ya suma cinco en lo que va de Liga, situándose como segundo en la tabla de máximos realizadores solo por detrás de otro ex de la Liga BBVA como Diego Costa. Con su victoria, el Leicester City se eleva hasta la séptima posición de la clasificación, con ocho puntos, mientras que condenan a los de Manchester a permanecer en un discreto duodécimo puesto, a ocho puntos de distancia del líder.

Mesut Özil (Arsenal FC)

Apenas la temporada ha comenzado a andar pero, tras tres empates consecutivos en Premier League y una derrota en Liga de Campeones, por 2-0 ante un Borussia de Dortmund que se mostró muy superior, las primeras alarmas parecían haberse encendido en el Arsenal. El entorno ‘gunner’, en ocasiones muy dado a pulsar el botón de pánico de manera preventiva, personalizó el mal arranque de su equipo en la figura de Mesut Özil, totalmente desaparecido en el inicio de curso. Durante los últimos días, el vigente campeón del Mundo con Alemania ha sido objeto de debate. Especialmente, su papel en el 4-1-4-1 que Arsene Wenger ha decido utilizar durante el inicio de curso. En banda, el ex del Real Madrid se encuentra demasiado desconectado del balón. Una situación que minimiza su potencial y desnuda todas sus carencias. El técnico alsaciano, por contra, siempre pidió paciencia con su estrella.

Este sábado, el Arsenal visitó Villa Park, hogar de la principal revelación en el inicio de la Premier League. Durante los primeros 30 minutos del encuentro, todo pareció trascurrir por los tristes cauces en los que los londinenses han desarrollado sus últimos encuentros. Sin embargo, algo había cambiado. Pese a partir teóricamente en banda, en fase ofensiva a Özil se le vio por dentro y, como consecuencia, mucho más participativo en el juego. Así, en el 32, el alemán recogió un buen pase de Welbeck y, tras una conducción vertical, no falló en el mano a mano con Guzan. Un minuto más tarde la sociedad intercambió sus papeles y fue el mediapunta quién asistió para que Welbeck realizase su primer tanto con la camiseta ‘gunner’. Cissokho, con un tanto en propia puerta, redondeó la goleada de los visitantes (0-3), que pasaron de la depresión a la alegría en brusco un cambio de humor. Con el viento a favor, el Arsenal se dibujó como el equipo destinado a pelear por los títulos que quiere ser. Algo en lo que Özil, como fichaje más caro en la historia de la entidad, tiene reservado un papel protagonista. La jornada, por si fuera poco, sonrió a los ‘Gunners’, que se colocan cuartos en la tabla a cuatro puntos del Chelsea. Las alarmas, por el momento, han dejado de sonar en Islington.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados