Fútbol asiatico

article title

Los problemas de FC Tokyo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

La temporada pintaba realmente excitante para la gente de Tokyo, el único club que tienen en J.League acababa de realizar uno de los mejores mercados invernales que se recuerdan en el país del sol naciente contratando a la estrella de Kawasaki Frontale y máximo goleador de la competición los últimos cursos, Yoshito Okubo, a uno de los jugadores revelación de la temporada pasada, Peter Utaka, y Yojiro Takahagi, que regresaba a Japón tras su periplo por Australia y Corea del Sur. Por si fuese poco, también habían logrado retener al capitán y mejor jugador del equipo, el defensa Masato Morishige.

En todas las quinielas aparecía el FC Tokyo como claro favorito a lograr el título por primera vez en su historia, por supuesto también en la previa que quien escribe estas líneas hizo para esta misma web, cosas más raras se han visto, pero con un once como el capitalino se antojaba difícil verles fuera de las primeras cuatro posiciones.

Tras un comienzo un poco irregular, los puntos perdidos se achacaban a que los nuevos jugadores necesitaban adaptarse al sistema y a sus nuevos compañeros, nada más lejos de la realidad, puesto que tras veintisiete jornadas el equipo ocupa la undécima plaza, habiendo logrado una sola victoria en los últimos siete encuentros disputados. El problema es más que una simple falta de adaptación de algunas piezas, realmente éste reside en el propio entrenador, Yoshiyuki Shinoda (quien quizá ya no ocupe dicho cargo cuando estés leyendo esto), el cual en ningún momento de la temporada ha sido capaz de encajar las piezas y formar un sistema sólido, cada jugador va a su bola y cuando se logra sumar de tres, en la mayoría de ocasiones, se debe más a las actuaciones individuales que a la del propio colectivo.

Restan siete jornadas para que FC Tokyo trate de maquillar en la medida de lo posible su temporada, pero termine como termine será una pena que jugadores veteranos como los mencionados Okubo o Utaka hayan desperdiciado uno de sus últimos años buenos aquí.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados