Se habla de:

random

article title

Los narcos, la mancha del fútbol colombiano

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hace relativamente poco, Felipe Gaitán (presidente de Millonarios) admitió la relación que existió en su momento entre el narcotráfico y el fútbol colombiano. Por primera vez, alguien relacionado con una entidad futbolera del país cafetero habló sin tapujos y dio cuenta del vínculo existente entre ambos entes.

Y es que aún hoy, el fútbol colombiano no ha conseguido desvincularse de la imagen de cómo en los ’80 los narcos se adueñaron del deporte rey. Fue la forma en la que Pablo Escobar y compañía trasladaron la guerra de los narcos a los terrenos de juego, dónde además de ganar popularidad entre el pueblo, también lavaron el dinero del narcotráfico.

Fue esa una etapa muy dura para Colombia, que más de 20 años después de que se desarticulara el Cartel de Medellín y se pusiera fin a la guerra de los narcos, todavía no ha conseguido sacudirse la mancha negra que mancilla el fútbol local. Y es que en mayo de 2015, a través de la Interpol, la DEA emitió una orden de busca y captura contra Freddy Rincón, uno de los futbolistas colombianos más emblemáticos y ex-jugador del Real Madrid y Napoli -entre otros-, por supuesto blanqueo de dinero y tráfico de drogas en Panamá.

Un nombre más de los muchos archivados por las autoridades en este hecho. Por ello y por mucho más, recopilamos cinco equipos de fútbol colombianos que entre los ’80 y los ’90 fueron dirigidos por los narcos. Pasen y catenlo todo.

cropped-santa-fe-escudo-2016Independiente de Santa Fe

El primer campeón del fútbol profesional colombiano pasó a ser propiedad en 1989 de Fernando Carrillo Vallejo, dueño de una de las mayores tapaderas de refinamiento de cocaína. Acusado de narcotráfico por Estados Unidos, en 1991 vendió todas sus acciones a Phanor Arizabaleta, uno de los tantos líderes del Cartel de Cali.

Con ambos dirigentes, llegaron jugadores importantes y grandes triunfos. Asimismo, en el club de Bogotá tuvieron intervención el narcoparamilitar Daniel ‘El Loco’ Barrera (capturado en 2012) y Efraín Hernández, aunque sin llegar a ser tan visibles como sus predecesores en ámbitos de dirección del club.

8349f6f0a8c32c2b65e3América de Cali

Es uno de los casos con más nombre. Y es que América de Cali fue dirigido, en los ’80 y los ’90 por el líder del Cartel de Cali, Miguel Rodríguez Orejuela, principal enemigo, tanto en los negocios del narcotráfico como en el fútbol, de Pablo Escobar. Bajo su mandato, el club vivió una de sus mejores épocas, cosechando títulos tras títulos e incorporando a algunas de las más grandes figuras nacionales y extranjeras que haya tenido el fútbol colombiano, llegando a conformar la nómina más costosa del continente.

Paralelamente, Orejuela se posicionó como el autor intelectual de muchas de las operaciones de guerra en la ‘época narcoterrorista’ contra el Cartel de Medellín. Tal era su facilidad para penetrar en diferentes sectores sociales del país que además del deporte, dejó huella en la política y en la economía colombiana.

En 1995 fue detenido y comenzaron los juicios contra él. Se le condenó a 30 años de prisión y su vinculación con el club terminó, lo que provocó la acumulación de deudas y el fin de la gloriosa época de títulos.

millonarios-fcMillonarios FC

Hermes Tamayo, detenido en Barranquilla en 1982 por el tráfico de 2.000 kilos de cocaína, presidió Millonarios apenas un año después de su detención. Este narcotraficante delegó sus funciones en 1986 en los abogados Gómez, que representaban los intereses de Tamayo.

Sin embargo, ese vínculo con el club de Bogotá pasó desapercibido cuando poco después Gonzalo Rodríguez Gacha, alias ‘El Mexicano’, asesinó a uno de los abogados y tomó el control del club. Un club que, según se dice, fue el juguete preferido de ‘El Mexicano‘, quien no dejo de invertir grandes sumas de dinero (250 millones de pesos) provenientes del narcotráfico hasta ganar la liga.

El fin del periplo de Gacha con Millos llegó cuando fue abatido en 1989 por la policía colombiana. Fue el primero de los narcos más poderosos en caer, temido por ser de gatillo fácil. Su legado lo cogieron la viuda de Gacha y del también muerto Tamayo. En 2001 se borró el rastro de una historia tan negra con la venta de las acciones del club a un grupo de notarios.

atletico_nacional_logoAtlético Nacional

La relación del conjunto paisa con el narcotráfico comenzó cuando Hernán Botero Moreno se hizo cargo del club en 1963. Involucrado con el Cartel de Medellín, fue extraditado en 1984 a Estados Unidos y condenado por narcotráfico y lavado de dinero, lo que supuso el fin a su relación con Nacional. No obstante, el club siguió vinculado a los narcos casi una década más, concretamente con Pablo Escobar, quien es considerado el narco más poderoso que ha existido en Colombia.

Fue tan evidente la relación que tuvo Escobar con Nacional, que más de una vez varios de los jugadores verdolagas visitaron al narco en su “cárcel” particular, La Catedral, para jugar partidos de fútbol en el campo que se construyó en 1991. Asimismo, estrellas como Maradona o René Higuita también disputaron con El Patrón partidos privados durante el tiempo de su “encarcelamiento”.

Bajo su mandato, el equipo se proclamó ganador de la Copa Libertadores en 1989, un título muy cuestionado y no exento de polémica, pues el parecer el narcotraficante puso mucho dinero en la compra de partidos y árbitros para que el club paisa ganara el torneo más importante de Sudamérica.

escudo_del_deportivo_independiente_medellinIndependiente de Medellín

En la década de los ’80, el narcotraficante del Cartel de Medellín, Héctor Mesa, fue uno de los máximos accionistas de El Decano. Tras varios años en el cargo, el club pasó a las manos de Pablo Escobar, que a pesar de ser hincha y controlador de Atlético Nacional, también invirtió en El Poderoso.

Durante esa época, bajo el mandato de Mesa y Escobar, la entidad de Medellín no logró ganar ningún título de liga pese a las grandes inversiones de los narcos. Un fracaso que quedó maquillado con la consecución de la Copa de Colombia de 1981.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados