Se habla de:

La Liga

article title

Los lunes de resaca (30 de enero)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La semana pasada volvió a traernos copa. El Alavés se metió en las semifinales del torneo del KO. Para nada era objetivo, pero poco a poco ha ido superando eliminatorias, y de pronto está a dos pasos de una final. Todo un éxito para el conjunto vitoriano. Y sobre todo, un placer para el aficionado. Alcanzar la finalísima y vivir la gran fiesta del fútbol español ya no es una utopía.

Claro que en frente tendrán a un Celta que dejó en la cuneta al campeón de Europa. El plan de Berizzo minimizó a los de Zidane. Esos vigueses saben lo que se hacen. Por otra parte, es curioso que los medios afines a los merengues en seguida se apresuraran a afirmar que la copa es el torneo menos importante, y que ahora podrán centrarse más en la liga y Champions. Siendo una realidad que es la tercera competición, es de necios no reconocer que el Real Madrid aspira a ganar cada campeonato que disputa, y que les apetecía. Y es absurdo hablar de desgaste cuando has alcanzado las últimas rondas y estás solo a tres partidos del objetivo.

Zurutuza habló claro tras el choque que enfrentó a su equipo, la Real Sociedad, con el F.C. Barcelona. Ningún pero a los árbitros. El rival fue superior y se acepta. También es verdad que añadió que ciertos comportamientos de algunos jugadores culés, cuando el duelo ya estaba decidido, sobraron. Compro el argumento. Además, creo poder adivinar a quienes se refiere. Jordi Alba, por ejemplo, es uno. Siempre lo es. Siempre le sobran cosas. Tan buen lateral como inmaduro.

Por cierto, que el Barça se las verá en semis con el Atlético de Madrid. A modo de broma, algunos aseguran que el Real Madrid tiene suerte incluso en los sorteos en los que no participa. Entiendo que ningún seguidor blanco quisiese una final entre los dos eternos rivales.

La liga es otra historia. Los perseguidores del líder se dejaron puntos por el camino. El Espanyol pudo con un Sevilla que llegaba lanzado, el Atlético no fue capaz de pasar del empate en Vitoria, y el Barça fue víctima de su pereza, primero, y de un grave error arbitral luego. Que no mereció los tres puntos es tan cierto como que se le anuló un gol a todas luces legal. Es curioso como el fútbol se resiste a evolucionar. El debate de la tecnología de nuevo sobre la mesa. Los que defienden que la liga perdería su esencia con ella son aquellos que se alimentan de la polémica. En unos tiempos en los que la mayoría de los deportes se apoyan en el progreso, el fútbol se mantiene anclado en el pasado. Me pregunto si ese enroque no afecta directamente en que los ultras de este juego se muestren más agresivos que los del baloncesto o balonmano, por poner dos ejemplos. Sin motivo de discusión quizás habría menos fanatismo.

El Real Madrid aprovechó la tesitura y no perdonó. La Real Sociedad plantó cara, pero al final se vio superada por la pegada merengue. Se oyó algún pito en contra de la estrella local, Cristiano Ronaldo, que no respondió de la mejor manera de primeras. Es la misma afición que pidió el voto para el luso en el Balón de Oro. Está legitimada para el aplauso y para la crítica. Va con la profesión. Luego se rehízo el de Madeira, una asistencia y un gol. Por cierto, Kovacic parece cada día mejor futbolista.

Mientras, el mercado de fichajes que no cesa. Y la Unión Deportiva Las Palmas realiza dos incorporaciones maestras. Halilovic, pretendido por tantos, elige la isla tras consultar con sus compatriotas Lijava o Rakitic. Pero al margen del talentoso croata, el premio gordo es Jesé. La voluntad del canario, quien perdona parte de su ficha, se impuso. Es importante saber con qué actitud viene. Estos próximos seis meses serán vitales en el devenir de su carrera. No hace mucho tiempo se hablaba de él como el “Bichito”, en clara referencia a su espejo, Cristiano Ronaldo. Sin embargo, estos últimos meses no ha contado para Emery en París. Por descubrir, su lugar entre uno y otro punto. A priori, su nivel está por encima del equipo en el que aterriza. En sus botas, y su cabeza, está su futuro. Y ojo, que con estas dos incorporaciones, el conjunto amarillo da un salto de calidad notable.

Pato se marcha a China. Qué decepción. ¿Se acuerdan de cuando lo fichó el Milan? Parecía un diamante en bruto. Es cierto que las lesiones han cortado su progresión, pero que con 27 años te rindas y optes por solo ganar dinero me resulta complicado de entender. Y es que, ¿realmente se va a gastar todo lo que ya ha ganado? Ni él, ni sus hijos, ni los hijos de sus hijos. El éxodo al país oriental de futbolistas que no alcanzan la treintena denota poca ambición en determinados jugadores de élite. Lo reconozco, había imaginado el renacer del carioca en el Villarreal. Otro golpe de realidad para mi colección.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados