Se habla de:

Fútbol Español

article title

Los lunes de resaca (23 de enero)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Chino Araujo lo logró. Hat-trick de positivos por alcohol en España. Uno en Barcelona, dos en Gran Canaria. Una vez más volvió a excusarse. Algo de las enzimas y el sueño. En un comunicado que comparte en sus redes sociales, alega que había salido a cenar la noche anterior, y que se tomó un par de cervezas, como todo el mundo. La mañana siguiente, creyendo que estaba en condiciones, adelanta a gran velocidad a un furgón de la Guardia Civil. El alcoholímetro no miente. La misma piedra, tres veces. Indignado, el argentino deja entrever que existe cierta persecución por parte de los medios. Si de verdad quisieran dañar su imagen lo tendrían muy fácil. Lo que no valora el jugador, es la cantidad de cosas que son vox populi, y asuntos de los que se entera la prensa (con pruebas de ello). En un mundo 2.0 casi todo se sabe. Sin embargo, no todo se cuenta. Haría bien en agradecer que no se aireen cuestiones mayores que las que absurdamente pretende desmentir. Hay que saber cuándo dejar de justificarse y aceptar la realidad, para no quedar más en evidencia.

Hay copa entre semana, y, de repente el Real Madrid ha dejado de ser un equipo invencible. El Celta de Berizzo se plantó en el Santiago Bernabéu teniendo muy claro lo que debía hacer. Ante un conjunto con tanta pegada como el blanco, eso no te asegura nada, pero sí que te garantiza poder competir. Cuando se vio con la soga al cuello, Zinedine Zidane tiró del recurso más viejo de la historia: poner a todos los jugadores ofensivos a la vez. Por el contrario, cada cambio del Toto” tenía un sentido, un cometido específico. A ver si resulta que el técnico argentino tiene un plan, y no solo buenos jugadores…

El reportero de la cadena televisiva que emitió el Real Sociedad – F.C. Barcelona decide entrevistar a Illarramendi una vez concluido el duelo. La pregunta es directa, acerca de si se les ha perjudicado con un fuera de juego que no era y una posible segunda tarjeta amarilla a Leo Messi. El periodismo a día de hoy va de eso, de crear controversia. Y con la cabeza caliente, desde el vestuario, el jugador donostiarra se manifiesta en twitter, sintiéndose perjudicado. Al mismo tiempo, un alto directivo del partido político que gobierna el país insulta a la institución culé. No deja de ser inoportuno, puesto que el Barça también tenía motivos para reclamar dos posibles penaltis y una agresión a uno de sus futbolistas. Pero lo peor viene con el desconocimiento de las reglas por parte de los propios profesionales. Illarra pide la tarjeta de Leo sin saber que la norma no es la misma de siempre (argumento con el que reclama). Hoy, ese lance, depende de la interpretación del árbitro. Si este considera que el jugador que pone el balón en juego no trata de reanudar el encuentro, sino de buscar al rival que se pone en medio, no debe mostrar amarilla. A cuenta de esto, el otro día Aduriz reclamaba un fuera de juego en un saque del portero contrario. Me pregunto si en otro oficio se puede trabajar sin conocer las normas…

Illarra vs Messi | Getty

Quique Setién es un astro. Tras lo de Araujo, anuncia que Jonathan Viera y otros jugadores no estarán en el encuentro liguero del viernes debido a comportamientos inadecuados. Los envía “al rincón de pensar” y les recuerda que la imagen del club está por encima de todo. Tal vez lo haya pagado en el campo esta jornada, pero en su decisión miró más lejos: a largo plazo. Puede que hagan falta más “Quiques” en un mundo en el que el futbolista vive en una burbuja peligrosa. La Unión Deportiva tiene un tesoro en su entrenador.

El Real Madrid sufrió en casa para doblegar al Málaga. Sergio Ramos sigue en su cruzada goleadora. Muchas veces es suficiente un momento del capitán, o un chispazo de talento por parte de otro compañero. En lo negativo, Cristiano Ronaldo sigue sin encontrarse, y eso crea debate. Están los que piensan que posiblemente Zidane deba dosificarlo hasta que recupere su mejor nivel, y luego están los que le aplauden que haya jugado con molestias en la muñeca (¿?). Pero lo más preocupante vendría después, cuando se conocieron las lesiones de Marcelo y Modric. Indiscutible el brasileño, vital el croata. Sin este último a los mandos, el timón de la nave blanca queda huérfano. Una ausencia a día de hoy más seria que cualquier otra en el club de la capital.

Lo de Voro ya no sé ni cómo calificarlo. El Valencia asaltó el estadio de La Cerámica (a ver si termino de acostumbrarme al nombre) y se alejan del descenso. Con todo, lo mejor tiene nombre propio: Carlos Soler. El chaval da muestras de ser un superclase; le toca también a una afición muy exigente, cuidar del muchacho. Entre los derrotados, Asenjo, guardameta local, tuvo que soportar las críticas vertidas sobre su figura por el error del segundo tanto. Está cuajando una gran temporada, carpetazo a un día nefasto y a seguir.

Soler, la nueva joya del Valencia | Getty

En Pamplona el Sevilla, en un duelo no exento de polémica arbitral (el Osasuna tiene motivos reales para la queja), creció otro poco. Nuevo techo para los de Nervión: su mejor primera vuelta de siempre. Sampaoli marca el camino, los suyos le acompañan sin rechistar, y el seguidor se lo cree. Algunos tweets hablan de pelear la liga. Yo no sé si tanto a estas alturas, pero no debemos perder la pista a este equipo. Y hablando de tweets y de seguidores: una pancarta a todas luces inadecuada provocó un tsunami de controversia. El apodo a uno de los presuntos violadores en los pasados sanfermines como epicentro del terremoto. Acto seguido, la división en la red social de los propios ultras. En los Biris algunos consideran al personaje parte de los suyos, otros se desmarcan de lo expuesto. Lo grave es que se trata de un tema muy delicado, que sacude a esta sociedad todos los días. Y con eso, provocaciones cero. Hay que tener cuidado.

El Atlético de Madrid se va alejando de la pelea por la liga. Partido precioso en San Mamés. Oleadas de fútbol, y una especie de combate de boxeo sobre un tablero de ajedrez. Los locales vieron al mejor Muniaín en mucho tiempo y los visitantes se agarraron a Griezmann. El delantero francés es una delicia todos los días. Una estrella a la que no se le caen los anillos cuando toca arremangarse. Ejemplo de compromiso. Con todo, insuficiente para los colchoneros. Los leones siguen el plan establecido. Ese que los mantiene como los mejores del segundo vagón de la competición.

Un nuevo capítulo de la serie “A los árbitros los entenderá vete tú a saber quién” se dio en Ipurúa. Escalante lesionó a Busquets en una entrada de película de terror. Algunas voces señalan que iba al balón. Claro que hay maneras y maneras de ir. El colegiado, a escasos metros, no apreció ni falta en la acción. Contrasta con la amarilla sacada a Capa cuando el jugador propinó un manotazo al balón, en desacuerdo con una decisión del juez de la contienda. Tarjeta absurda que puede ahorrarse quien dicta justicia. En lo deportivo, una vez concluido el choque, Pedro León hizo una valoración definitiva: “Jugar contra los de arriba te agota mentalmente”. Radiografía perfecta. El Eibar plantó cara hasta que les dio la gasolina. Luego, tras el gol de Denis Suárez, reinó Leo Messi, haciendo de Messi y de Iniesta. Algo cada vez más habitual cuando el manchego no está sobre el verde.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados