Fútbol inglés

article title

Los lastres de Deulofeu

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Gerard Deulofeu, a pesar de sus luces y sombras en Goodison Park, sigue siendo un tipo muy querido entre la hinchada. El catalán en su segunda temporada en el Everton –de forma permanente- parece que tiene pie y medio fuera de Liverpool ya que el Milan está muy interesado en contratarle. Koeman aseguró en rueda de prensa que “estaba abierto a su salida” siempre que primero llegaran jugadores. Aparte de los problemas entre él, Steve Walsh y la directiva –merece un artículo ajeno- el holandés no le ve necesario en el equipo. La duda es: con Bolasie lesionado hasta 2018 ¿Cómo no puede ser titular?

El técnico toffee considera que Mirallas y Lennon están por encima suyo a pesar de que tampoco ninguno de los dos estén dando la talla. De hecho, Deulofeu el curso pasado forjó una pareja con Lukaku espectacular ya que semana tras semana conseguía alimentarle a base de asistencias. Sin embargo, aquella racha de pases empezó a apagarse. A partir de enero, ya no jugaba.

Quizás, el problema de Deulofeu sea su forma física. Esta temporada el extremo ha disputado 11 partidos, jugando completos solo uno. Además, como titular tan solo ha iniciado tres. Uno de los problemas que el entrenador del Everton visualiza, es su falta –a veces- de rendimiento defensivo. Lennon, de hecho, trabaja como el que más y eso suma puntos para el ex técnico del Valencia.

Posiblemente, la vitola de jugador que revoluciona partidos le ha hecho daño. Al principio, cuando tan solo era juvenil y ya jugaba con profesionales, le ayudaba. Salía unos minutos y podía hacer daño al rival con los laterales rivales cansados. Sin embargo, Deulofeu ya no es un niño y parece que sus entrenadores le continúan viendo con los mismos ojos que cuando tenía 18 años. Ahora, con el Milan llamando a su puerta, se encuentra en la tesitura de o irse a un grande de Europa a relanzar su carrera o confiar en la gente que le ama. La parroquia azul, si se marcha, llorará su pérdida.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados