Fútbol italiano

article title

Los extranjeros del mágico Calcio de los ’80

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En el año 1966, una aciaga tarde de verano en Middlesbrough marcó el futuro del Calcio de manera drástica. Ese día, la selección de Corea del Norte eliminó a Italia en el Mundial de Inglaterra con el famoso gol de Pak Doo Ik, todavía una indeleble cicatriz en el alma del fútbol italiana.

Una de las varias consecuencias de una debacle sin precedentes fue el cierre del mercado de fichajes para extranjeros: los clubes de Serie A solo podrían inscribir desde entonces a jugadores locales o nacionalizados. El objetivo: volver a potenciar al jugador nacional tras una época en la que los extranjeros copaban los puestos destacados en los mejores equipos del país, hecho señalado como una de las causas de la icónica derrota.

Durante los siguientes 14 años se sucedieron algunos éxitos en el fútbol italiano: la Eurocopa en 1968, la final del Mundial en 1970, las dos Recopas del Milan o la Copa UEFA de la Juventus en 1977. Sin embargo, el nivel del juego bajó en los últimos años de la década de los ’70 y los equipos difícilmente podían competir con la potencia de los equipos ingleses, alemanes y españoles. Así, tras una larga polémica, en el verano de 1980 se reabrió el mercado para fichar futbolistas extranjeros, uno por equipo.

*Foto principal: Edinho, Toninho Cerezo, Zico y Falcao, en un partido entre Udinese y Roma en 1983. Los tres últimos formaron uno de los mejores mediocampos de la historia con Brasil y Edinho fue capitán de esa selección en el Mundial de México. La Roma luchaba por el Scudetto. Udinese por evitar el descenso. Y todos contaban con estrellas de nivel mundial. Eso era el Calcio de los años ’80. 

1980/81: Apertura del mercado de extranjeros

Serie_A_1980-81,_Bologna-Pistoiese,_Luís_Sílvio_ed_Enéas

Luis Silvio y Eneas, los primeros pufos

11 de los 16 equipos de la Serie A optaron por aprovechar la novedad e incorporar a un fubtolista extranjero en sus plantillas. Entre estos ‘pioneros’ de esta nueva era del Calcio hubo futbolistas que realizaron una carrera destacada en el fútbol italiano: Brady llegó a la Juventus, que ganó el Scudetto, Falcao a la Roma, Bertoni a la Fiorentina, Krol al Napoli, Prohaska al Inter y Juary al Avellino.

Otros han quedado en el recuerdo de los buenos aficionados como meros integrantes del siempre extenso anecdotario del Calcio tras su testimonial paso sobre el césped. Ocurrió con Luís Silvio, un futbolista brasileño al que la Pistoiese contrato como delantero centro cuando en realidad era extremo debido a una confusión idiomática (ponta significa ala en portugués, y no punta como en Italia); con su compatriota Eneas De Camargo en el Bologna; o con Michel Van de Korput, el primero en llegar, un holandés del Torino cuyo nombre de difícil pronunciación fue comparado al de un laxante.

  • Juventus: Liam Brady (Irlanda)
  • Roma: Paulo Roberto Falcao (Brasil)
  • Napoli: Ruud Krol (Holanda)
  • Inter: Herbert Prohaska (Austria)
  • Fiorentina: Daniel Bertoni (Argentina)
  • Cagliari: –
  • Bologna: Éneas (Brasil)
  • Catanzaro: –
  • Torino: Michel Van de Korput (Holanda)
  • Avellino: Juary (Brasil)
  • Ascoli: –
  • Udinese: Herbert Neumann (Alemania)
  • Como: –
  • Brescia: –
  • Perugia: Sergio Fortunato (Argentina)
  • Pistoiese: Luis Silvio (Brasil)

 

1981/82: Consolidación de los extranjeros

Juary

Juary, estrella brasileña del Avellino

En esta segunda temporada con la nueva norma la mayoría de equipos mantuvieron a sus respectivos extranjeros gracias a su buen rendimiento. Entre las novedades destacaron la llegada del delantero escocés Joe Jordan al Milan -luego siguió en Serie B tras el nuevo descenso rossonero- y la de François Zahoui al Ascoli.

Este último, costamarfileño y rebautizado por los tifosi locales como Zigulí, fue descubierto en el Torneo del Marsella cuando jugaba en un equipo de Abidjan y fichado por 10 millones de liras. Fue el primer futbolista africano en la Serie A, aunque apenas jugó 11 partidos en dos temporadas. Actualmente, tras llevar a Costa de Marfil a la final de la Copa África 2011, es seleccionador de Níger.

  • Juventus: Liam Brady (Irlanda)
  • Fiorentina: Daniel Bertoni (Argentina)
  • Roma: Paulo Roberto Falcao (Brasil)
  • Napoli: Ruud Krol (Holanda)
  • Inter: Herbert Prohaska (Austria)
  • Ascoli: François Zahoui (Costa de Marfil)
  • Catanzaro: Viorel Nastase (Rumanía)
  • Avellino: Juary (Brasil)
  • Torino: Michel Van de Korput (Holanda)
  • Cesena: Walter Schachner (Austria)
  • Udinese: Orlando (Brasil)
  • Cagliari: –
  • Genoa: René Vandereycken (Bélgica)
  • Milan: Joe Jordan (Escocia)
  • Bologna: Herbert Neumann (Alemania)
  • Como: Dieter Mirnegg (Austria)

 

1982/83: Dos extranjeros por equipo

passarella bertoni maradona

Passarella y Bertoni en la Fiorentina, flanqueando a Maradona en Barcelona

En 1982 se amplió el cupo de extranjeros a dos y por primera vez todos los equipos de Serie A contaban con al menos un extranjero en sus filas. La Juventus dio un paso clave en su historia al contratar a dos de los mejores futbolistas de su historia: Boniek y, sobre todo, Platini. La Juve dio salida a Brady hacia la Sampdoria, que contrató además al inglés Trevor Francis, mientras el Inter se llevó a Juary, tras dos excepcionales campañas en Avellino, y al alemán Hansi Müller. Sin embargo, el Scudetto fue para la Roma, que continuó con Falcao como puntal y contrató al austriaco Prohaska, del Inter.

Además llegaron a Italia el capitán argentino Passarella a la Fiorentina, el también argentino Ramón Díaz al Napoli, los brasileños Edinho y Dirceu a Udine y Verona respectivamente y el peruano Gerónimo Barbadillo al Avellino, donde se convirtió en uno de los mejores futbolistas de la historia irpina.

  • Roma: Paulo Roberto Falcao (Brasil); Herbert Prohaska (Austria)
  • Juventus: Michel Platini (Francia); Zbigniew Boniek (Polonia)
  • Inter: Juary (Brasil); Hansi Müller (Alemania)
  • Verona: Dirceu (Brasil); Wladyslaw Zmuda (Polonia)
  • Fiorentina: Daniel Bertoni (Argentina); Daniel Passarella (Argentina)
  • Udinese: Edinho (Brasil); Ivica Surjak (Yugoslavia)
  • Sampdoria: Liam Brady (Irlanda); Trevor Francis (Inglaterra)
  • Torino: Michel Van de Korput (Holanda); Patricio Hernández (Argentina)
  • Avellino: Gerónimo Barbadillo (Perú); Soren Skov (Dinamarca)
  • Napoli: Ruud Krol (Holanda); Ramón Díaz (Argentina)
  • Genoa: René Vandereycken (Bélgica); Jan Peters (Holanda)
  • Pisa: Klaus Berggreen (Dinamarca); Jorge Caraballo (Uruguay)
  • Ascoli: François Zahoui (Costa de Marfil)
  • Cagliari: Julio César Uribe (Perú); Waldemar Victorino (Uruguay)
  • Cesena: Walter Schachner (Austria)
  • Catanzaro: Viorel Nastase (Rumanía)

 

1983/84: Éxitos e infortunios

Platini y Boniek llevaron a la Juventus al Scudetto

Platini y Boniek llevaron a la Juventus al Scudetto

La Juventus recuperó su dominio del Calcio con Platini y Boniek erigidos en estrellas, frente a la Roma de los brasileños Falcao y Cerezo y la Fiorentina de los argentinos Bertoni y Passarella. Eric Gerets jugó la temporada con el Milan -igual que el pufo Luther Blissett-, llegó Michael Laudrup a la Lazio -aunque era propiedad de la Juventus- y el crack brasileño Zico al Udinese para luchar por evitar el descenso.

El Inter fichó a Ludo Coeck, un hombre marcado por el infortunio. Tras esfumarse el fichaje de Falcao cuando estaba prácticamente cerrado, los nerazzurri apostaron por el belga, un completo mediocampista con un brutal disparo por la zurda. Sin embargo, las continuas lesiones truncaron su temporada y su carrera y apenas disputó nueve partidos con el Inter. Al año siguiente fue cedido al Ascoli pero ni siquiera pudo ser inscrito. Poco después, falleció en un accidente de tráfico en Bélgica.

  • Juventus: Michel Platini (Francia); Zbigniew Boniek (Polonia)
  • Roma: Paulo Roberto Falcao (Brasil); Toninho Cerezo (Brasil)
  • Fiorentina: Daniel Bertoni (Argentina); Daniel Passarella (Argentina)
  • Inter: Hansi Müller (Alemania); Ludo Coeck (Bélgica)
  • Torino: Walter Schachner (Austria); Patricio Hernández (Argentina)
  • Verona: Wladyslaw Zmuda (Polonia); Joe Jordan (Escocia)
  • Sampdoria: Liam Brady (Irlanda); Trevor Francis (Inglaterra)
  • Milan: Eric Gerets (Bélgica); Luther Blissett (Inglaterra)
  • Udinese: Edinho (Brasil); Zico (Brasil)
  • Ascoli: Juary (Brasil); Alexsandar Trifunovic (Yugoslavia)
  • Avellino: Gerónimo Barbadillo (Perú); Ramón Díaz (Avellino)
  • Napoli: Ruud Krol (Holanda); Dirceu (Brasil)
  • Lazio: Batista (Brasil); Michael Laudrup (Dinamarca)
  • Genoa: Jan Peters (Genoa); Eloi (Brasil)
  • Pisa: Klaus Berggreen (Dinamarca); Wim Kieft (Holanda)
  • Catania: Pedrinho (Brasil); Luvanor (Brasil)

 

1984/85: La verdadera Liga de las Estrellas

Elkjaer Larsen, Briegel y la fábula del Verona

Elkjaer Larsen, Briegel y la fábula del Verona

A finales del mes de enero de 1984, la Federación decidió volver a cerrar el mercado para fichar jugadores desde el extranjero durante tres años, hasta después del Mundial de México. Los clubes, por tanto, tenían dos opciones: transferirse entre sí los extranjeros que ya estaban en Italia o apresurarse a fichar futbolistas antes del 30 de junio. Y así ocurrió.

De este modo, llegaron numerosos fichajes que convirtieron a la Serie A en la Liga de las Estrellas de los años ’80: Maradona, Sócrates, Junior, Rummenigge, Briegel, Elkjaer Larsen, Strömberg, Souness, Wilkins… Los 16 equipos contaban con jugadores de nivel mundial, algo difícilmente concebible siquiera hoy en día. De hecho, solo hace falta echarle un vistazo a la clasificación para hacerse una idea de la maravillosa igualdad.

  • Verona: Hans-Peter Briegel (Alemania); Preben Elkjaer Larsen (Dinamarca)
  • Torino: Walter Schachner (Austria); Junior (Brasil)
  • Inter: Liam Brady (Irlanda); Karl-Heinz Rummenigge (Alemania)
  • Sampdoria: Trevor Francis (Inglaterra); Graeme Souness (Escocia)
  • Milan: Ray Wilkins (Inglaterra); Mark Hateley (Inglaterra)
  • Juventus: Michel Platini (Francia); Zbigniew Boniek (Polonia)
  • Roma: Paulo Roberto Falcao (Brasil); Toninho Cerezo (Brasil)
  • Napoli: Daniel Bertoni (Argentina); Diego Armando Maradona (Argentina)
  • Fiorentina: Daniel Passarella (Argentina); Sócrates (Brasil)
  • Atalanta: Glenn Peter Strömberg (Suecia); Lars Larsson (Suecia)
  • Como: Hansi Müller (Alemania); Dan Corneliusson (Suecia)
  • Udinese: Edinho (Brasil); Zico (Brasil)
  • Avellino: Gerónimo Barbadillo (Perú); Ramón Díaz (Avellino)
  • Ascoli: Dirceu (Brasil); Patricio Hernández (Argentina)
  • Lazio: Batista (Brasil); Michael Laudrup (Dinamarca)
  • Cremonese: Wladyslaw Zmuda (Polonia); Juary (Brasil)

 

1985/86: Solo fichan los modestos

Cowans y Rideout, aclamados a su llegada a Bari

Cowans y Rideout, aclamados a su llegada a Bari

La restricción de fichar extranjeros no afectaba a los equipos recién ascendidos, para evitar que compitieran en condiciones desiguales. Así, los ingleses Cowans y Rideout llegaron aclamados por las multitudes a Bari; Berggreen -que luego jugó en la Roma- y Kieft fueron al Pisa; y los argentinos Barbas y Pasculli al debutante Lecce. También hubo movimientos internos: Boniek se fue a la Roma para dejar hueco a Laudrup en la Juventus, Liam Brady pasó al Inter y Barbadillo a Udinese.

  • Juventus: Michel Platini (Francia); Michael Laudrup (Dinamarca)
  • Roma: Toninho Cerezo (Brasil); Zbigniew Boniek (Polonia)
  • Napoli: Daniel Bertoni (Argentina); Diego Armando Maradona (Argentina)
  • Fiorentina: Daniel Passarella (Argentina)
  • Torino: Walter Schachner (Austria); Junior (Brasil)
  • Inter: Liam Brady (Irlanda); Karl-Heinz Rummenigge (Alemania)
  • Milan: Ray Wilkins (Inglaterra); Mark Hateley (Inglaterra)
  • Atalanta: Glenn Peter Strömberg (Suecia); Jan Peters (Holanda)
  • Como: Dan Corneliusson (Suecia); Dirceu (Brasil)
  • Verona: Hans-Peter Briegel (Alemania); Preben Elkjaer Larsen (Dinamarca)
  • Sampdoria: Trevor Francis (Inglaterra); Graeme Souness (Escocia)
  • Avellino: Batista (Brasil); Ramón Díaz (Argentina)
  • Udinese: Edinho (Brasil); Gerónimo Barbadillo (Perú)
  • Pisa: Klaus Berggreen (Dinamarca); Wim Kieft (Holanda)
  • Bari: Gordon Cowans (Inglaterra); Paul Rideout (Inglaterra)
  • Lecce: Juan Barbas (Argentina); Pedro Pasculli (Argentina)

 

1986/87: Sin apenas novedades

Una foto símbolo de esa época

Una foto símbolo de esa época

El cierre del mercado provocó que el movimiento volviera ser escaso. Passarella pasó al Inter, Ramón Díaz a la Fiorentina, Briegel a la Sampdoria y Kieft al Toro. Entre las novedades de los recién ascendidos, llegaron Ekstrom, un simpático sueco al que se recuerda con cariño en Empoli tras la milagrosa permanencia; y Branco, el lateral y cañonero brasileño que llegó muy joven al Brescia.

  • Napoli: Diego Armando Maradona (Argentina)
  • Juventus: Michel Platini (Francia); Michael Laudrup (Dinamarca)
  • Inter: Karl-Heinz Rummenigge (Alemania); Daniel Passarella (Argentina)
  • Verona: Preben Elkjaer Larsen (Dinamarca)
  • Milan: Ray Wilkins (Inglaterra); Mark Hateley (Inglaterra)
  • Sampdoria: Toninho Cerezo (Brasil); Hans-Peter Briegel (Alemania)
  • Roma: Klaus Berggreen (Dinamarca); Zbigniew Boniek (Polonia)
  • Avellino: Dirceu (Brasil); Walter Schachner (Austria)
  • Como: Dan Corneliusson (Suecia)
  • Fiorentina: Ramón Díaz (Argentina)
  • Torino: Junior (Brasil); Wim Kieft (Holanda)
  • Ascoli: Alexsandar Trifunovic (Yugoslavia)
  • Empoli: Johnny Ekström (Suecia)
  • Brescia: Branco (Brasil)
  • Atalanta: Glenn Peter Strömberg (Suecia); Trevor Francis (Inglaterra)
  • Udinese: Edinho (Brasil); Daniel Bertoni (Argentina)

 

1987/88: Reapertura del mercado de extranjeros

Laudrup y Rush, éxito desigual en la Juventus

Laudrup y Rush, éxito desigual en la Juventus

El gran beneficiado de la reapertura del mercado fue el Milan, que con el dinero fresco de Berlusconi fichó a los holandeses Gullit y Van Basten para ganar el Scudetto y comenzar a marcar una época. En el resto de equipos hubo novedades exitosas, como Careca en el Napoli, Völler en la Roma, Berthold en el Verona o Dunga en el Pisa; y decepciones absolutas, como un joven e inexperto Enzo Scifo en el Inter -luego triunfaría en el Toro-, el austriaco Toni Polster en el Torino -antes de alcanzar el éxito en España-, el galés Ian Rush en la Juventus y el recordado Hugo Maradona, hermano de Diego Armando, en el Ascoli.

  • Milan: Ruud Gullit (Holanda); Marco Van Basten (Holanda)
  • Napoli: Diego Armando Maradona (Argentina); Careca (Brasil)
  • Roma: Zbigniew Boniek (Polonia); Rudi Völler (Alemania)
  • Sampdoria: Toninho Cerezo (Brasil); Hans-Peter Briegel (Alemania)
  • Inter: Daniel Passarella (Argentina); Enzo Scifo (Bélgica)
  • Juventus: Michael Laudrup (Dinamarca); Ian Rush (Gales)
  • Torino: Klaus Berggreen (Dinamarca); Toni Polster (Austria)
  • Fiorentina: Ramón Díaz (Fiorentina); Glenn Hysen (Suecia)
  • Cesena: Davod Jozic (Yugoslavia)
  • Verona: Preben Elkjaer Larsen (Dinamarca); Thomas Berthold (Alemania)
  • Como: Dan Corneliusson (Suecia); Claudio Borghi (Argentina)
  • Ascoli: Hugo Maradona (Argentina); Walter Casagrande (Brasil)
  • Pisa: Dunga (Brasil); Paul Elliott (Inglaterra)
  • Pescara: Junior (Brasil); Blaz Sliskovic (Yugoslavia)
  • Avellino: Walter Schachner (Austria); Nikos Anastopoulos (Grecia)
  • Empoli: Davor Cop (Yugoslavia); Johnny Ekstrom (Suecia)

 

1988/89: Llega el tercer extranjero

gullit van basten rijkaard

Gullit, Van Basten y Rijkaard, el Milan de los holandeses

La cuota de extranjeros inscritos por club se amplió tres, hecho que aprovecharon los grandes equipos para consolidar su posición. Especialmente el Inter, que forjó una de sus mejores épocas recientes con los fichajes de los alemanes Brehme y Matthäus y el triunfo del Scudetto. Además, el Napoli añadió a otro brasileño, el mediocampista Alemao, el Milan completó su trío de holandeses con Rijkaard y la Juventus fichó a Rui Barros y ‘rompió’ el telón de acero con Zavarov. También destacaron los fichajes de Dunga por la Fiorentina, Víctor Muñoz por la Sampdoria y un joven Caniggia por el Verona. Y por supuesto, los sonados fracasos de los brasileños Andrade y Renato en la Roma.

  • Inter: Andy Brehme (Alemania); Lothas Matthäus (Alemania); Ramón Díaz (Argentina)
  • Napoli: Diego Armando Maradona (Argentina); Careca (Brasil); Alemao (Brasil)
  • Milan: Ruud Gullit (Holanda); Marco Van Basten (Holanda); Frank Rijkaard (Holanda)
  • Juventus: Michael Laudrup (Dinamarca); Rui Barros (Portugal); Oleksandr Zavarov (URSS)
  • Sampdoria: Toninho Cerezo (Brasil); Víctor Muñoz (España)
  • Atalanta: Glenn Peter Strömberg (Suecia); Robert Prytz (Suecia); Evair (Brasil)
  • Fiorentina: Dunga (Brasil); Glenn Hysen (Fiorentina)
  • Roma: Rudi Völler (Alemania); Renato (Brasil); Andrade (Brasil)
  • Lecce: Pedro Pasculli (Argentina); Juan Barbas (Argentina); Istvan Vincze (Hungría)
  • Lazio: Rubén Sosa (Uruguay); Nelson Gutiérrez (Uruguay); Gustavo Dezotti (Argentina)
  • Verona: Thomas Berthold (Alemania); Claudio Caniggia (Argentina); Pedro Troglio (Argentina)
  • Ascoli: Walter Casagrande (Brasil); Borislav Cvetkovic (Yugoslavia); Mustafa Arslanovic (Yugoslavia)
  • Cesena: Davor Jozic (Yugoslavia); Hans Holmqvist (Suecia)
  • Bologna: Hugo Rubio (Chile); Mika Aaltonen (Finlandia); Stéphane Demol (Bélgica)
  • Torino: Haris Skoro (Yugoslavia); Müller (Brasil); Edu (Brasil)
  • Pescara: Junior (Brasil); Tita (Brasil); Edmar (Brasil)
  • Pisa: Paul Elliott (Inglaterra); Mario Been (Holanda); Francis Severeyns (Bélgica)
  • Como: Dan Corneliusson (Suecia); Milton (Brasil)

 

1989/90: El final de una década de oro

Matthaus, Klinsmann y Brehme, el Inter de los alemanes

Matthaus, Klinsmann y Brehme, el Inter de los alemanes

La última temporada de la mágica década de los ’80 en el Calcio vio el ascenso a los cielos del Napoli de Maradona, Careca y Alemao y la consolidación del Milan de los holandeses y el Inter de los alemanes, además de las llegadas de otro soviético, Alejnikov, a la Juve, Dertycia a la Fiorentina y el comienzo de los éxitos de captación de Udinese con los argentinos Sensini y Balbo.

  • Napoli: Diego Armando Maradona (Argentina); Careca (Brasil); Alemao (Brasil)
  • Milan: Ruud Gullit (Holanda); Marco Van Basten (Holanda); Frank Rijkaard (Holanda)
  • Inter: Andy Brehme (Alemania); Lothas Matthäus (Alemania); Jürgen Klinsmann (Alemania)
  • Juventus: Rui Barros (Portugal); Oleksandr Zavarov (URSS); Sergej Alejnikov (URSS)
  • Sampdoria: Víctor Muñoz (España); Patrick Moro (Suiza); Srecko Katanec (Yugoslavia)
  • Roma: Rudi Völler (Alemania); Thomas Berthold (Alemania)
  • Atalanta: Glenn Peter Strömberg (Suecia); Evair (Brasil); Claudio Caniggia (Argentina)
  • Bologna: Herbert Waas (Alemania); Nikolaj Iliev (Bulgaria); Geovani Silva (Brasil)
  • Lazio: Rubén Sosa (Uruguay); Pedro Troglio (Argentina); Amarildo (Brasil)
  • Bari: Joao Paulo (Brasil); Gérson Caçapa (Brasil); Néstor Lorenzo (Argentina)
  • Genoa: Rubén Paz (Uruguay); José Perdomo (Uruguay); Pato Aguilera (Uruguay)
  • Fiorentina: Dunga (Brasil); Lubos Kubik (Checoslovaquia); Oscar Dertycia (Argentina)
  • Cesena: Davor Jozic (Yugoslavia); Hans Holmqvist (Suecia); Vladislav Djukic (Yugoslavia)
  • Lecce: Pedro Pasculli (Argentina); Juan Barbas (Argentina); Istvan Vincze (Hungría)
  • Udinese: Ricardo Gallego (España); Abel Balbo (Argentina); Néstor Sensini (Argentina)
  • Verona: Nélson Gutiérrez (Argentina); Víctor Sotomayor (Argentina); Robert Prytz (Suecia)
  • Cremonese: Gustavo Dezotti (Argentina); Anders Limpar (Suecia); Gustavo Neffa (Paraguay)
  • Ascoli: Walter Casagrande (Brasil); Borislav Cvetkovic (Yugoslavia); Mustafa Arslanovic (Yugoslavia)

 

Y así, el Calcio, se convirtió durante una quincena de años en la mejor liga del mundo. La nostalgia, ahora más que nunca, perdura.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados