Se habla de:

NBA

article title

Los españoles brillan en la NBA

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Apenas llevamos tres semanas de liga en la NBA y los españoles ya brillan, no por su ausencia, sino porque parece que llevan ahí toda una vida, incluso los que acaban de llegar. Han sido meses de rodaje y todo un verano por delante para ponerse a punto. Los novatos llegaban, como si de un inicio de curso se tratase, extasiados por lo que iban a vivir esa temporada y temerosos del suspenso o el aprobado raspado.

Mientras, los veteranos avanzados en cursos más altos empezaban un año más con ilusión y ganas. Algunos en casas diferentes, como Pau Gasol, que cambió Chicago por San Antonio, Illinois por Texas. O el caso de Serge Ibaka, aunque deberíamos llamarlo ‘el curioso caso de Benjamin Ibaka’, más rejuvenecido que nunca. El hispano-congoleño acaba de hacer su mejor marca personal (31) desde que llegó a la NBA, y frente a su antiguo equipo, Oklahoma City Thunder.

Serge Ibaka | Getty

Serge Ibaka | Getty

Todos los alumnos comenzaron el curso de igual manera: con la intención de sacar un sobresaliente y hacerlo lo mejor posible en sus equipos, sobre todo aportando sus cualidades. Pero en tres semanas ya hemos visto alguna de las mejores versiones –y no solo en cuanto a juego- que nos pueden dejar los novatos: el carácter de Juancho Hernangómez (cuando se encaró al mismísimo Kevin Durant) o la actitud bondadosa de su hermano Willy con Rondae Hollis-Jefferson, que al ser ‘rookie’ le pasó factura. Ya sabe que la NBA es “una guerra” y no está bien visto ayudar al rival, según le dijo Brandon Jennings.

Sin quitar hierro al asunto hay que hablar del juego de ambos hermanos, con el que enamoran a sus respectivas franquicias, Denver Nuggets y New York Knicks. Cada vez tienen más minutos, los entrenadores confían en ellos y, lo más importante, lo saben aprovechar y demostrar en la pintura. El mejor partido de Juancho, en lo que llevamos de liga, fue contra los todopoderosos Golden State Warriors, donde rozó el doble-doble con 11 puntos y 9 rebotes en 30 minutos. Y mientras los de Colorado se rinden al joven español, otro jugador testarudo de misma sangre se empeña en conseguir lo mismo. Willy también acarició los dobles con 8 puntos y 12 rebotes en 23 minutos. Diamantes en bruto los Hernangómez y magia depurada tanto la de Ricky Rubio como la de Sergio Rodríguez, que de novato no tiene nada.

El primero es un aprendiz de mago. Aunque a veces a los hechiceros les fallan los trucos y se lesionan. Esto es lo que le ocurrió a Ricky tras una caída con el codo a finales de octubre. Le daban una baja indefinida, pero el base español es perseverante y un día después de su recuperación clavó un doble-doble para celebrar su vuelta (10 puntos y 10 asistencias), contra Los Ángeles Lakers. Además, contribuyó en el rebote defensivo con cuatro capturas y tres robos de balón de pillo (como él sabe). En ese mismo encuentro nos deleitó con un pase hacia atrás picado dentro de la pintura para que Cole Aldrich terminase la faena con un mate a una mano. Que no nos extrañe, Ricky Rubio es el mago de las asistencias, pura magia.

Sergio Rodríguez (Sixers) | Getty

Sergio Rodríguez (Sixers) | Getty

No obstante, no es el único con magia en las manos. Solo hay que ver cómo juega ‘el Chacho’ en Filadelfia. Sergio es una delicia para degustar, el mejor plato que pueden tener los 76ers en su plantilla y eso lo sabe Brett Brown: “Es uno de los mejores ‘bailarines’ de Europa”. El director de orquesta ha encontrado en estas tres semanas a su media naranja, el rookie Joel Embiid. Con 2,18 de estatura recibe todo lo que Sergio le manda, y son pases de todos los colores –no se vayan a pensar-. El español es el que busca y siempre encuentra, y el primero en defender y echarse el equipo a la espalda. No nos olvidamos de Álex Abrines, triplista por naturaleza, al que aún le falta cuajar en la franquicia que dijo adiós a una de sus estrellas, Kevin Durant. El mallorquín se está haciendo al sistema de Billy Donovan. Eso sí, clase tiene de sobra para demostrar lo que vale.

No solo de novatos españoles vive la NBA, también de veteranos de peso como es el ejemplo de José Manuel Calderón, que decidió irse a la otra costa a probar en un conjunto en el que se acababa de retirar su leyenda (la de todos), Kobe Kryant. El base español no cuenta mucho en los planes de Luke Walton, en lo que a dentro de la cancha se refiere. Sin embargo, el extremeño se puede permitir el lujo de jugar poco porque tiene un papel importante en el vestuario de los ‘Baby’ Lakers. Calderón llegó a Los Ángeles para aportar un poco de veteranía dentro de toda la juventud, a la vez que cordura, en una locura extrema del juego de los angelinos. El base español suma tanto dentro como fuera de la cancha.

Los hermanos Gasol están en pleno éxtasis, sobre todo Marc. El otro día, frente a Denver Nuggets, dio la canasta ganadora con un palmeo para su equipo de toda la vida en la NBA, Memphis Grizzlies. El pívot español se fue a Tennessee y ahí se quedó. Por su parte, a Pau Gasol no se le puede pedir que todos los días sean fiesta en su nueva casa, San Antonio, y meta de 20 puntos para arriba porque ya son 36 primaveras las que lleva encima. Solo se le puede pedir que sea él, es decir, un jugador con experiencia y muchos éxitos sobre su espalda, 15 años de NBA que saben a poco. “Creo que voy a más en cada partido, el equipo hizo algunas variaciones y eso me ha beneficiado para que tenga más integración en el juego”, explicó tras su gran partido frente a Houston Rockets.

Marc Gasol se impone a Joakim Noah | Getty

Marc Gasol se impone a Joakim Noah | Getty

Pau cambió de casa, pero Nikola Mirotic decidió quedarse. Y decidió quedarse para continuar en la misma línea que el año pasado, con un papel fundamental en el equipo de Fred Hoiberg y con tendencia a aumentar su nivel en cada partido que juegue. Tiene una media de 22 minutos en pista y ya ha conseguido su segundo doble-doble de la temporada frente a Washington Wizards, el primero fue contra Brooklyn Nets.

Tanto los ‘rookies’ como los más avanzados en sus estudios están dejando helados a las franquicias. los veteranos, que ya guardan en su haber años de experiencia en la liga norteamericana, parece como si estuvieran rejuvenecidos. Y los nuevos parece que llevan una vida al otro lado del charco. Es una suerte tener a 10 españoles en la NBA. Lo más bonito de todo, además de que tenemos la oportunidad de verlos en acción, es que tienen minutos, juegan y hacen jugar al equipo. Contribuyen para ganar porque la NBA es una “guerra” que solo gana el mejor y esperemos ver a algún español levantando el anillo de campeón.

Imagen cabecera: abc.es

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados