NBA

article title

Los elegidos para el All Star 2017

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Desde Sphera Sports, queremos dar nuestra opinión sobre quienes deben formar parte de los quintetos y los seleccionados para este evento. Obviamente, en el quinteto titular estarán los que hayan recibido más votos por parte de los amantes a la NBA, pero no por ello tienen que ser los mejores. Un quinteto y siete en el banquillo pensados minuciosamente respetando estado de forma, actuación individual y como esas actuaciones ayudan a sus equipos a conseguir sus objetivos. Esperamos vuestras opiniones en Twitter y Facebook.

Jacobo Correa

CONFERENCIA ESTE

  • Isaiah Thomas. La temporada de este chico no tiene parangón. Cuando Allen Iverson formaba parte de la liga, se decía que era el mejor jugador libra por libra. Me vale para Thomas. Como no se puede contener tanto talento en un cuerpo tan pequeño, le sale sin quererlo por los poros. Los Celtics son, para mí, el segundo mejor equipo del Este. Responsabilidad directa del base.
  • DeMar DeRozan. El jugador franquicia de los Raptors. Su comienzo de temporada fue legendario, poniéndose a la par de los más grandes en anotación. Que Toronto sea considerado como el principal aspirante en la costa atlántica tras los Cavs es cosa suya. Lowry dirige la nave, pero las órdenes las da el capitán.
  • Giannis Antetokounmpo. Un adelantado a su tiempo. La evolución del baloncesto, el siguiente paso. Un All Around Player que condiciona todo, en ataque y en defensa. Su capacidad de absorción es asombrosa. Lo ves un día, y la semana siguiente te parece mejor. Potencialmente un futuro MVP de la competición. Y un deleite para el espectador.
  • LeBron James. El mejor jugador del mundo tiene que estar sí o sí. Hace lo que quiere, donde quiere, y como quiere. Imparable en el 1 contra 1, es el verdadero creador de juego del equipo, y reparte a partir de la forzada atención de las defensas rivales. Mejora casi todos sus apartados estadísticos con respecto al curso pasado y, por encima de todo, intimida su sola presencia en pista.
  • Joel Embiid. En 2016, con Karl-Anthony Towns asistimos a un dominio interior que en un rookie se nos antojaba lejano. Pues al camerunés le bastan 25 minutos por partido para mejorar los números del pívot de los Wolves en su primera temporada. Tras una espera de dos años todos dudaban. Menos él. Y qué demonios, sus tweets para pedir el voto son, de largo, los más divertidos.

Suplentes

  • Kyrie Irving. Si al All Star se va a pasarlo bien, el mayor malabarista de la liga tiene que estar presente. La mano derecha del Rey en Cleveland. Todo talento.
  • John Wall. Él se considera el mejor base del Este. No está tan lejos de serlo. Presenta los mejores números de su carrera en puntos, asistencias y robos de balón.
  • Kemba Walker. Oro puro. Los Hornets son su banda. Sus estadísticas son mejores que nunca, y es de esos jugadores que disfrutan y hacen disfrutar.
  • Jimmy Butler. La esperanza de los Bulls. Un jugador hecho a sí mismo. En Chicago apostaron por él, y él responde sobre el parquet. Enorme a ambos lados de la cancha.
  • Kevin Love. Atrás quedan las dudas tras su llegada a Ohio. El campeonato le ha liberado. Jugando su mejor baloncesto desde que está en los Cavs.
  • Jabari Parker. Todos los ojos miran al griego, pero en Milwaukee hay otra llave. Parker ha elevado su incidencia y su juego hasta ser el socio perfecto. Mucha clase.
  • Paul Millsap. Tal vez sus números no nos cieguen, pero es la piedra angular de un equipo que lleva años en la pomada. El último de aquel cuarteto de all stars de Atlanta en 2015.

Outsiders: Hassan Whiteside, Kyle Lowry, Bradley Beal, Avery Bradley, Paul George, Dwyane Wade, Carmelo Anthony, Kristaps Porzingis.

CONFERENCIA OESTE

  • Russell Westbrook. Lo más asombroso (no mejor) que haya visto jamás. Una máquina de hacer triples dobles, y el único en acabar diciembre promediando tal barbaridad, aparte de Oscar Robertson. Pero no es sólo estadística: su derroche de energía, que no mide, y su mentalidad, son envidiables. Todo corazón, gran candidato (junto a Harden) a ser el MVP de la temporada.
  • James Harden. Sabíamos que era muy bueno. Hoy estamos todos de acuerdo en que es excepcional. Le han dado el timón del equipo, le han rodeado de buenos tiradores, y le han dejado hacer a su antojo. Si en su día Mike D’Antoni tuvo a su Nash, quien fue 2 veces MVP, hoy tiene a la Barba, con todas las papeletas para serlo. El milagro de Houston tiene un responsable.
  • Kawhi Leonard. Tal vez el jugador más completo si para valorarlo aunamos ataque y defensa. Que Popovich varíe el sistema porque uno de sus chicos es excesivamente bueno tiene miga. Como en años pasados, no se habla mucho de él. Como en años pasados, ha mejorado su juego y su estadística. No necesita de focos. Como en su día Duncan, él habla en silencio.
  • Kevin Durant. Llegó a los Warriors para completar un Big Three de tronío. Tirando menos que sus otros dos compañeros, presenta mejores números. Aunque en la Bahía el niño bonito lleve el ‘30’, Durant se ha mostrado ligeramente superior en este arranque al ganador de los dos últimos MVP. 211 centímetros de talento. Tal vez el mejor jugador ofensivo de la liga.
  • DeMarcus Cousins. O lo odias, o lo amas. Pero no deja a nadie indiferente. Que no haya sido All Star aún es para echarse a llorar… De la risa. Su fama de problemático, y jugar en Sacramento (el cuarto equipo de California) no le ayuda. Pese a todo, es innegable su capacidad, y el brillo a su paso es tal que lo advierten incluso a aquellos que, forzando, cierran los ojos ante lo evidente.

Suplentes

  • Chris Paul. El mejor base puro de la competición. Hace mejores a sus compañeros y es la primera opción si el partido está en el alero. Indiscutible.
  • Damian Lillard. El año pasado no fue invitado a la cita. Pero cuando nadie esperaba nada de los Blazers, él se encargó de reventar la lógica. La épica se mantiene este curso.
  • Stephen Curry. Genio. Uno de los mejores tiradores de siempre, doble MVP y cabecilla del equipo de moda desde hace un tiempo. Todo un reclamo para el espectador.
  • Gordon Hayward. La gran esperanza blanca. Sus prestaciones se elevan temporada a temporada, es el líder de unos Utah Jazz a los que nadie querrá encontrarse llegado abril.
  • Anthony Davis. 23 años tiene la criatura. El mejor ala pívot del mundo. Debería ser suficiente argumento. Si eso no te convence, visiona cualquier partido de los Pelicans.
  • Marc Gasol. Los Grizzlies son un equipo durísimo. Marc es el alma. El ancla y el timón. Excelso defensor, cada vez mejor jugador ofensivo. En el gran momento de su carrera.
  • Karl-Anthony Towns. Minnesota goza de talento a raudales. LaVine y Wiggins son diamantes, pero el pívot es más fiable que sus compañeros. Dominador. Capaz. Bestia.

Outsiders: La Marcus Aldridge, Klay Thompson, Draymond Green, CJ McCollum, Mike Conley, Rudy Gobert, Andrew Wiggins, Eric Bledsoe.

Iván Libreros

CONFERENCIA ESTE

  • Isaiah Thomas. El mejor bajito de todos los tiempos la está rompiendo sin pedir permiso a nadie. Desde Calvin Murphy nadie por debajo de los 180 centímetros había causado tanto furor. En su carrera, hasta este curso, había promediado 18.1 puntos por partido. Pues bien, en la 16/17 está anotando 28.2 puntos por encuentro, una locura. No sólo eso, ha alcanzado varios récords, uno de ellos lo logró al anotar 52 puntos ante Miami Heat, siendo el quinto Celtic de la historia en conseguirlo. Sólo  Larry Bird (4), Kevin McHale (1), Sam Jones (1) y Paul Pierce (1) lo habían logrado antes. Titular indiscutible.
  • DeMar DeRozan. Un tipo singular. El escolta de California ha elevado sus prestaciones de manera considerable en este primer tercio de competición, llevando a la franquicia canadiense a cotas jamás soñadas desde su inauguración allá por 1995. El hombre que comanda el ejército del Norte, el único capaz de derrotar a los Cavaliers, tiene que estar de inicio en esta cita.
  • LeBron James. Qué va a decir este humilde escriba sobre su jugador fetiche. El Quijote de Akron mejora año a año, sin más límite que la eternidad. Tras un 2016 donde llevó, al fin, el anillo a Cleveland, el monarca ha entrado esta temporada en dos listas exclusivas: octavo máximo anotador de los tiempos y el decimoquinto máximo asistente. Único jugador en llegar a 27.000 puntos, 7.000 asistencias y 7.000 rebotes, también figura en el TOP 10 de anotadores y TOP 15 de repartidores. Un fijo.
  • Giannis Antetokounmpo. El futuro ya está aquí. Nadie a los 22 años promediaba tantos puntos como él. Un número 15 del draft llamado a tirar la cuarta pared a cabezazos. Gracias a él, Milwaukee vuelve a molar. Sin Jason Kidd ya sería MVP de la NBA. Welcome, Freak!
  • Hassan Whiteside. Miami no es lo que era, claro está, pero este chico es el único aliciente para ver a los pupilos de Spoelstra. 14.4 rebotes por partidos, 2.2 tapones y 17.5 puntos esta temporada. The Process deberá esperar.

Suplentes

  • Kyrie Irving. KYRIE IRVING FROM DOWNTOWN!!!!!!! Disculpas, el hype, ya sabéis. El prestidigitador más maravilloso del baloncesto merece el All-Star.
  • Kemba Walker. La temporada tremenda de Thomas y el bajón de los Hornets le han arrebatado una titularidad muy merecida. Puro show.
  • Jimmy Butler. Gracias a él Freid Hoiberg no está en la calle. Un anotador compulsivo con mucho futuro por delante.
  • Joel Embiid. Todos somos de Embiid. Calidad, coraje y un corazón más grande que su cuerpo. Merece un hueco en la cita de las estrellas.
  • Kevin Love. El yerno perfecto está jugando el mejor baloncesto desde que su peluquero le engañó para ir rapado en Minnesota. Sin presión ni críticas, Love lo está bordando.
  • Al Horford. Se perdió el inicio de campaña por una lesión, pero desde que llegó, los Celtics van a velocidad de crucero. Un súper clase.
  • Kyle Lowry. La mano derecha en Canadá de DeRozan. Temporada brutal. Tiene que estar.

OutsidersBradley Beal, John Wall, Jae Crowder, Paul George, Dwyane Wade, Andre Drummond, Jeff Teague, Kristaps Porzingis

CONFERENCIA OESTE

  • Russell Westbrook. Da igual que acabe promediando un triple-doble esta temporada o no, lo de Russell hace tiempo que dejo de ser normal. Asumió el peso de todo un estado tras la marcha de Durant, y está peleando porque OKC siga en playoff un año más. Héroe sin capa.
  • James Harden. A día de hoy, él es el MVP. Mi MVP. Jugador que más asistencias promedia por encuentro, la barba está jugando el mejor baloncesto de su carrera. Prueba de ello son los números estratosféricos que está firmando, metiendo 50 puntos en un partido, o haciendo más de 80 entre dos choques consecutivos. A tus pies.
  • Gordon Hayward. Sí. No refresquéis la página, no es un 404 Not Found. El alero de Indiana encabeza la lista de jugadorazos infravalorados en la NBA. Él ha levantado el ánimo en Salt Lake City. Manda más que la alcaldesa. Con más de 22 puntos por noche, este blanquito con gomina está empeñado en hacer historia. ¡Bienvenido al firmamento!
  • Kevin Durant. Pocas dudas con el mejor anotador de la NBA. Se puede cuestionar su viaje a la Bahía, no su calidad. Nació para jugar a esto. Un cuerpo y unas capacidades impropias de un ser humano. Busca el anillo como Indiana Jones la gloria eterna. Henry Jones Jr lo consiguió pero… ¿y tú, KD?
  • DeMarcus Cousins. Está bien apoyar a los españoles para que vayan al All-Star, pero está mejor asumir la realidad. Cousins es el mejor Pívot de la NBA. Domina como nadie, anota como nunca. Su carácter le hace ganar detractores, pero así, en petit comité, a mí me importa más lo que hace en el parqué. Un fijo.

Suplentes

  • Kawhi Leonard. Un talento innato. Las manos que mecen la cuna del baloncesto. Capaz de defender a LeBron y ser el MVP de unas finales. Líder natural.
  • Damian Lillard. Rip City no está tan de moda como el curso pasado, pero Lillard sigue mostrando el mismo nivel de excelencia. Un jugador extraordinario.
  • CJ McCollum. Zipi y Zape. McCollum es la pareja de baile de Damian, y este lo agradece. Tras Hayward, este jugón engorda la lista de infravalorados.
  • Stephen Curry. Nunca vi una muñeca así. Aun rallando un nivel interplanetario, debería salir del banco en pos de Russel y Harden. Su único objetivo, el anillo.
  • Anthony Davis. En la Fantasy vale un dineral, pero es que el muchacho lo vale. Carne de MVP, eso sí, si quiere hacer historia deberá salir de los Pelicans.
  • Marc Gasol. Big Spain. Lo mejor que ha pasado por Memphis desde Elvis. A su ya enorme talento ha añadido un arsenal de triples. Espectacular.
  • Draymond Green. El tapón de la bañera en la Bahía. Sin él, el agua desbordaría el Oracle. Fundó el club de los intangibles. Al igual que Cousins, sino te gusta su carácter, no lo mires.

Outsiders | Eric Gordon, Klay Thompson, Rudy Gobert, George Hill, Karl-Anthony Towns, Chris Paul

Juanan Mota

CONFERENCIA ESTE

  • Isaiah Thomas. Elegido en la última posición del draft de 2011, ha ido creciendo temporada a temporada en esta feroz liga. Sus 175 centímetros nunca fueron un impedimento. Electricidad, definición, manejo o intensidad son algunas de las características de Thomas. Ha terminado de explotar en esta temporada para convertirse en el faro de Boston y en una de las estrellas de la NBA
  • DeMar DeRozan. Muchos seguimos sin ver a los Raptors dando un susto a los Cavs, pero hay un motivo en el norte por el que creer, DeRozan. El escolta ha proseguido su magnífica evolución de la temporada pasada para convertirse en uno de los anotadores más fiables de la liga. Esta temporada comenzó con unos números estratosféricos que ha ido madurando hasta llegar a los 28pp. Su talón de aquiles, el lanzamiento de tres.
  • Giannis Antetokoumpo. Bienvenidos al siglo XXII. Este griego de 211 centímetros es capaz de hacer de TODO con, y sin balón. Anotación regular desde todas las posiciones interiores y exteriores, intimidación, rebote en los dos lados de la pista, visión de juego, etc. Con tan solo 22 años está preparado para hacer historia. Líder de los Bucks.
  • LeBron James. Concepción total del juego y lectura en todas las posiciones. Ha pasado de ser ese anotador compulsivo para manejar el ataque y la defensa de los Cavs, es el rey de este deporte, y lo demuestra en cada partido. Esta temporada está anotando por encima del 50% en sus lanzamientos y casi un 40% en los de tres puntos. El Elegido liderará al Este en el próximo All-Star.
  • Kristaps Porzingis. Aún no olvidamos los abucheos al letón la noche del draft del curso pasado. Las dudas que había en la Gran Manzana se disiparon pronto, tal es así, que en su año de sophomore, es el integrante más fiable de un ‘cuadro’ formado por Anthony, Rose o Noah. El unicornio está cerca de romper su cascarón y convertirse en el líder, con pleno derecho, de los Knicks, siempre y cuando no le rodeen de más talentos caídos. Su año, cercano al 20p-8r, con un 40% de acierto en el triple le hace merecedor a pleno derecho de esta plaza como titular en el Este.

Suplentes

  • Kyrie Irving. El funambulista del balón naranja y escudero del Rey de Ohio lleva toda su vida como profesional en Cleveland. Su facilidad en el uno contra uno y en la entrada a canasta le hacen uno de los mejores bases de esta edad dorada de los ‘guards’ en la NBA.
  • John Wall. Con un promedio de más de 20 puntos y 10 asistencias, estamos ante la mejor versión de Wall en la liga. Lástima que sus Wizards hayan decidido dar un paso atrás y dejarle demasiado solo en las aspiraciones a play-off de los de la capital estadounidense.
  • Kyle Lowry. El otro gran sustento de Toronto, el armador de juego ofensivo de los Raptors ha bajado su nivel con respecto al año pasado, aún así, su alto porcentaje de acierto en el lanzamiento le hace irse con facilidad por encima de los 20p cada noche. Toronto sonríe.
  • Jimmy Butler. En una temporada rara desde el verano con los fichajes de Rondo y Wade, la luz de Butler es el único faro en el que se pueden guiar los Bulls. Sin referencia ofensiva interior, con guerras internas, con un entrenador que todavía no sabemos que hace sentado en Illinois, Butler es la referencia cada noche en Chicago.
  • Kevin Love. La tercera pata del ‘Big Three’ de los Cavs, adaptado perfectamente y alejado de los problemas físicos, el rendimiento de Kevin crece a cada partido. Excelente reboteador en ambos tableros y una referencia exterior fiable con esta temporada ya promedia 20p-10r.
  • Jabari Parker. Anotador voraz en la pintura y en el exterior. Fuerza y talento para el equipo revelación de la NBA, unos jóvenes Bucks que planean dar un susto a más de uno en la postemporada. A sus 21 años tiene un alto margen de mejora, sobre todo en el rebote, pero su talento ofensivo es uno de los proyectos más apasionantes de la NBA.
  • Joel Embiid. A pesar de su restricción de minutos, este ‘rookie’ nos trae al center del futuro. Un pívot alto, fuerte, que machaca, que baila, que postea y que tira (y encesta) de tres puntos. Atlético, buena mano, fuerte y encima simpático, creemos en The Process.

Outsiders | Hassan Whiteside, Paul George, Kemba Walker, Avery Bradley, Carmelo Anthony

CONFERENCIA OESTE

  • Russell Westbrook. El trueno azul de Oklahoma a ritmo de triple doble. Majestuoso anotador, intenso al 100% en cada jugada, y un extraordinario líder que comanda a un equipo mediocre a pelear con los gallos del Oeste. En estos momentos de la temporada está por encima de los 30p-10r-10a. Una barbaridad a la altura de ‘Big O’.
  • James Harden. La llegada de D’Antoni le ha dado un plus a Harden, que con total libertad ofensiva hace lo que quiere con sus compañeros y rivales. Ha aumentado su capacidad de pase en favor de unos Rockets que empiezan y acaban por él (y por Eric Gordon). Números muy parecidos a los de Russ, aunque no llegue a las dobles figuras en rebotes capturados.
  • Kevin Durant. Tras su huída a California, Durant se ha adaptado perfectamente al esquema de Steve Kerr. Interpretando la nueva versión del ‘run & gun’, Durant se ha adaptado también a jugar minutos como interior lo que le ha favorecido a los Warriors para sumar altura en la consecución de los rebotes. Magníficos porcentajes de acierto en tiros libres, de 2 y de 3. La estrella que más brilla en la Bahía.
  • Kawhi Leonard. El mejor defensor exterior de la liga y una máquina perfecta en la evolución temporada tras temporada. Añadiendo registros nuevos a su juego y con una ética intachable de trabajo. Solo su trabajo y la mano moldeadora de Pop han hecho posible que una dura transición sin Duncan, y sin (casi) Parker y Ginóbili les coloque como segunda opción del Oeste tras los intratables Warriors.
  • DeMarcus Cousins. En unos Kings que sin él tendrían nivel de liga desarrollo, es sobresaliente la influencia que genera Cousins como líder del equipo. La prometida reconstrucción que giraría en torno a él no llega y los rumores sobre su marcha crecen cada día. Con la cabeza más amueblada que en anteriores temporadas, Cousins solo juega al baloncesto, y lo hace como el mejor center de la NBA (sin duda). Anotando 28 tantos de media por encuentro y cogiendo más de 11 rebotes por partido. En su sexta temporada, seguiremos bailando al son del ‘Boogie’.

Suplentes

  • Chris Paul. Como tienen que ser los dos ‘bichos’ que le hayan quitado el puesto a Paul en el quinteto inicial. Maestro del pase y reducto del clásico base de la NBA. Eso sí, sigue siendo un tipo odioso.
  • Stephen Curry. Sin los fuegos de artificio conocidos y por debajo de su media histórica en los lanzamientos de tres, Stephen Curry se está humanizando y ya es uno más de la Tierra. No se pródiga demasiado en el pase con tan solo 6 asistencias por encuentro y su % en el triple es el peor de su carrera. Tiempo para la mejora, pero este All-Star lo debería de comenzar desde el banquillo.
  • Damian Lillard. No corren buenos tiempos en Oregon pero Damian Lillard sigue temporada tras temporada creciendo en la NBA. Con unos números muy parejos a los de la temporada pasada donde no fue elegido para el juego de las estrellas, desde aquí le damos la oportunidad de reivindicarse.
  • Gordon Hayward. A pesar de perderse el inicio de temporada por una lesión, Hayward volvió con fuerza a unos Jazz que sueñan con hacer algo bonito esta temporada. Talento anotador en una liga dominada por el poder físico afroamericano y que demuestra que los blancos también saben encestar.
  • Marc Gasol. Recuperado de su lesión en el pie, el mediano de los Gasol ha comenzado la temporada siendo el faro de los Grizzlies. A sus registros interiores, le ha añadido una versión triplista para adaptarse a la NBA actual, todos tiran, todos tienen que encestar.
  • LaMarcus Aldridge. Maduro y adaptado a los Spurs, el mejor cuatro desde la media distancia de toda la NBA con un acierto insultante para su rango de tiro. Por encima del 50% en la media y la larga distancia (3p) con una gran defensa a las estrellas interiores rivales.
  • Anthony Davis. Sus casi 30 puntos y 12 rebotes por encuentro le hacen merecedor de una plaza en el roster del Oeste. Sus Pelicans siguen dando bastante pena esta temporada, y solo Davis es la razón por la que perder tres horas de tu vida en ver tal espectáculo.

Outsiders | Karl-Anthony Towns, Klay Thompson, Blake Griffin, Mike Conley, CJ McCollum.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados